Bachelet, punta de lanza en la embestida contra Venezuela.

Parece inminente la agresión imperial

El 6 de mayo de 1873 muere en Nueva york, el centauro de los llanos, José Antonio Páez. Transcurrida toda una vida de triunfos y glorias en la construcción de la Gran Colombia. Luego de la gesta emancipadora, decide traicionar el sueño del Libertador Simón Bolívar, siendo figura fundamental en lo que se conoció como la cosiata, movimiento que acabó con la unión Suramericana. También fue causante del último desmán sufrido por nuestro Libertador de parte de sus coterráneos, enviándolo al exilio. En uno de los intervalos de su vida, se dejó seducir por las oligarquías del momento, para finalmente en sus últimos días cuestionarse por determinaciones tomadas, que cambiaron el curso de la historia. Hoy vemos como personajes,que se han construido una imagen de izquierda, se suman cual cobardes, a la jauría que hoy se abalanza en contra de la Patria de Bolívar, transitando quizás inconscientemente, la senda triste que determinó el afligido final, de tan insigne guerrero.

Da pena el papel que le ha tocado jugar a la señora Bachelet en los últimos años; al frente del gobierno chileno y ahora como Alta Comisionada especial de los Derechos Humanos en la ONU. Increíble como un ser humano con criterio, puede desdibujarse tan dramáticamente y convertirse en tan poco tiempo en una pantomima. Qué pensaría hoy el señor Alberto Bachelet, ante el papel de inquisidora que ha escogido jugar su hija frente a la historia. Algunos argumentan que sus posiciones progresistas, fueron menguando debido a los continuos encontronazos de sus hijos con la justicia de su país, como una forma de evitar que fueran sentenciados. A partir de su subordinación, no escuchamos nunca más, sobre los desmanes de sus hijos y la mediática los desapareció de su agenda. Dejaron de ser tendencia. Es parte del trabajo silencioso que realizan los cuerpos de inteligencia norteamericanos. Son especialistas en torcer brazos, como orgullosamente se jactaba Obama en una oportunidad. La Bachelet, no conserva en sus memorias ni rastros de las torturas de que fue víctima ella y toda su familia al final del gobierno de Allende. El honor y la dignidad de la familia Bachelet, quedó sepultado con la muerte del señor Alberto Bachelet, asesinado por la oligarquía chilena y sus esbirros. En esta descendencia, solo se observa servilismo, sometimiento y desvergüenza. Para la señora Michel Bachelet, es más importante la libertad negociada de sus hijos corruptos, que la vida de 32 millones de Venezolanos. De seguro, el señor Bachelet se debe estar retorciendo en su tumba, por tan mal gen traído a la vida.

La señora Bachelet en su nueva responsabilidad dispuso de un telescopio, para medir los errores que pudiera estar cometiendo el Estado Revolucionario, como activista de la desestabilización orquestada por los norteamericanos en el país. Fallas de las cuales se habla mucho, pero son incapaces de presentar una sola prueba. Pero se presenta ciega, sorda y muda frente al terror y la incertidumbre que el imperio más poderoso del mundo, viene aplicando a los Venezolanos. Desde hace años el gobierno opresor del norte, responsable de las masacres más grandes sucedidas en el mundo, ha estado desplegando un plan para deponer al Gobierno Revolucionario y colocar un títere, que deje de lado los intereses del Pueblo Venezolano y responda exclusivamente a las patrañas del imperio. Es la repetición del libreto sangriento que han puesto en escena en otros países. Ha emitido sanciones económicas, con prohibición de hacer uso de la divisa americana en el mundo, ha prohibido operaciones del Estado Venezolano en el sistema financiero mundial, mantiene un bloqueo contra compra de alimentos y medicinas para el Pueblo Venezolano. Exige a sus aliados, se sumen a la política de asfixia que viene estrangulando al país. El presidente norteamericano, vocifera públicamente que profundizará la presión mediática, económica y diplomática en contra del país. Mas recientemente y a la vista del mundo entero, robó a todos los Venezolanos, la empresa Citgo. Emporio que posee 3 refinerías de petróleo en los estados; Texas, Luisiana e Illinois, las tres plantas tienen la capacidad de refinar 750.000 barriles diarios. Estas plantas emplean 4 mil personas. Es poseedora además, de tres oleoductos y tiene acciones en otros 3. Es propietaria de 48 terminales petroleros y tiene 5.600 estaciones gasolineras en toda Norteamérica, las cuales se conceden mediante un sistema de franquicia. Este es el activo en territorio extranjero más importante del Pueblo Venezolano y está valorado en no menos de 10.000 millones de dólares. Además de este robo que afecta la liquidez del país, y el poder cubrir las necesidades de la población, el gobierno inglés, consecuente con la sumisión que lo ha caracterizado y acatando órdenes del departamento de estado norteamericano, procedió de igual manera a hurtar 1.200.000 dólares en reservas de oro, depositado en uno de sus bancos.

Naciones poderosas del mundo, se abalanzan en contra de una nación pequeña, violentando flagrantemente el derecho internacional, imposibilitando que el Estado Venezolano pueda cubrir las necesidades más básicas de la población, como es la alimentación y la salud, retornando el mundo a la barbarie, al salvajismo donde el pez mas grande se devora al pequeño y no hay consecuencias por tal acción. La señora Bachelet es incapaz de voltear su mirada en favor del pueblo malogrado de Venezuela, por el contrario, se presta para seguir profundizando la crisis en procura de una intervención militar que permita que sus amos puedan apropiarse de riquezas que son de los venezolanos. El mundo otra vez se retrotrae, la barbarie que quedo en el pasado oscuro de la humanidad con la instauración de los organismos multilaterales, vuelve a resurgir. Dichos organismos, desoyendo las normativas y los convenios suscritos por los estados, documentos establecidos para la convivencia en paz de las naciones, se han desconfigurado y el papel que vienen ejerciendo, es el de enjuiciadores de los países considerados enemigos, del orden imperial.

A la señora Bachelet, le es difícil entender, que si el pueblo de Venezuela esta pasando por un mal momento, se debe en gran medida a que las naciones agresoras han estado destruyendo su sistema económico y su tranquilidad. Recientemente el ex embajador William Brownsfield, sostenía en una entrevista; "en Venezuela hay que acelerar el colapso, así sea mayor el sufrimiento del pueblo". En voz propia asume, que la catástrofe que ellos han estado provocando, debe acelerarse en estos momentos. ¿Qué otra prueba requiere el la ONU? Es palpable que no hay siquiera, disposición de evaluar el accionar genocida del imperio norteamericano en contra del Pueblo Venezolano. No hay sanciones frente a la destrucción de un gobierno libre y soberano y su gente. ¿Lo que le hacen a los venezolanos, no califica como un crimen internacional? Como puede haber tanta indolencia, mientras 32 millones de personas padecen semejante desgracia. Todo parece indicar que volvimos a la prehistoria, a la época donde se imponía el más fuerte. El gobierno gringo, aterra y devasta al mundo con total impunidad. Con el derecho internacional, Trump y su marioneta Guaido, simplemente se lustran el CULO.

La Alta Comisionada, en ese intento de ir consolidando una matriz internacional que aplauda todas las atrocidades que el imperio norteamericano y sus aliados en el mundo, viene impulsando en contra de la Población Venezolana, ha estado reproduciendo el mismo guion de la jauría golpista, sin revisar ninguno de los casos. Sostiene que en Venezuela se producen asesinatos extrajudiciales, detenciones arbitrarias, restricciones a la libertad de expresión y de asamblea y ataques indiscriminados. Contabilizando cantidad de muertos y detenciones falsas, con la irresponsabilidad que caracteriza a los que están forjando un falso positivo o una opinión particular del país, para la comunidad internacional. Al mismo tiempo, recapitulaba fuera de contexto y de la realidad, la situación vivida el año 2017, donde se produjeron cientos de muertos, la mayoría de ellos planificados desde los laboratorios mortuorios de los cuerpos de inteligencia norteamericano. Afirmaba mentiras, obviando que hoy en día, hay medios que te permiten cotejar la información. Procura en esa historia perversa que decidió escribir, aprovechándose del desgaste que a veces ocasiona el tiempo a los recuerdos, trastocar los hechos ocurridos en aquel momento y presentarlos de una manera que favorezca a los que desarrollan el plan de guerra y muerte en nuestra nación. En los saqueos a otros pueblos, no fueron pocas las mentiras esparcidas al mundo.

La injerencia bélica, que viene empujando el gobierno norteamericano en contra de nuestro Pueblo, no sorprende a nadie en su diseño, porque es el mismo libreto, con algunos bemoles, que fue aplicado en Libia. Solo que en aquella oportunidad el gobierno gringo, procuró la mayoría del tiempo, permanecer tras los bastidores. Hoy la ambición por los recursos naturales de nuestro país y el desespero debido a la persistente resistencia que ha mantenido el Pueblo de Venezuela, los lleva a arremeter con todo el descaro y en compañía de gobiernos lacayos, contra la tranquilidad y la paz de un país que no representa peligro para nadie.

Durante algunos años estuvieron creando condiciones para el deterioro económico y social de la familia Venezolana, generando descontentos y procurando que el Pueblo de Venezuela repudiara a su gobierno. Son múltiples y variadas las agresiones que han sido dispuestas en contra de la tranquilidad de la población.Y aplastante la campaña mediática que ha sido desplegada a nivel mundial para demonizar la Revolución. Consideran que este es el momento de poner en escena, la misma obra macabra que retrocedió más de 50 años en el tiempo, a la nación Libia. Producto de la basta destrucción y la cuantiosa mortandad que fue generada a consecuencia de los incesantes bombardeos que fueron desplegados en toda su geografía.

Desde hace pocas semanas, se ha acelerado el libreto macabro. Sin ningún basamento legal que lo ampare, haciendo uso de su poder imperial y sintiéndose amo en la selva en la que pretende convertir el mundo, Trump decidió ungir un reyezuelo, un títere al cual dictarle las acciones a llevar a cabo. En Libia fue Mahmud Yibril, una marioneta de los gringos y franceses, que no encajaba en los estereotipos libios, pero si en los occidentales. Un libio occidentalizado, alimentado para una tarea específica. Una fachada que pasó todo el periodo de la agresión a Libia en el exterior. De los que piden sacrificios, pero desde su sofá. En nuestro país, el plan lo inician con la autoproclamación de Juan Guaido, un total desconocido para la sociedad Venezolana. Un asustadizo a quien se le debe insuflar valentía, a través de las bravuconadas y amenazas exacerbadas que lanzan constantemente los tres principales voceros del gobierno norteamericano contra el país, incluido su nefasto Presidente. Siguiendo al pie de la letra los manuales de la intervención anterior, los gringos y sus perros de caza, han estado congelando bienes que son propiedad de los Venezolanos, al igual que lo hicieron con las riquezas Libias en el mundo. Donde con todo el descaro y desoyendo toda legalidad, cual malandro de suburbio, fueron robando las grandes reservas que el líder Gadafi depositó en muchos bancos de Estados Unidos y Europa. Acá designaron un encargado de negocios, para tratar desesperadamente de darle un atisbo de legalidad al acto hamponil, flagrante y a la vista de todo el mundo, que tienen planificado hacer con las riquezas de nuestra gente

Todos debemos recordar que la destrucción de Libia, fue hecha con armamentos, bombas y mercenarios pagados por los propios libios. En otras palabras, para los agresores poder colocar los 5 mil mercenarios en la frontera de Colombia con Venezuela, para iniciar la agresión bélica, tienen que pasar por bloquear y robar dineros de los Venezolanos en el exterior. Y a partir de allí, financiar cada uno de los pasos contenidos en el plan.

Casi todos los pasos han sido cubiertos. Ellos esperaban que un sector de nuestra Fuerza Armada mancillara su honor, y traicionaran la historia y la dignidad de su Patria. La dirigencia gringa, dentro de sus planes criminales contaban con que el ejército libertario de Bolívar, le abriera las puertas a nuestros pozos Petroleros e hicieran entrega de cada una de nuestras riquezas. Que fuesen ellos los que enterraran el honor y la soberanía de la Patria. Pero como a pesar de los sobornos, de los ofrecimientos, los maletinazos y las amenazas, no han podido quebrar la moral y la unidad monolítica de nuestras Fuerzas Armadas, se disponen a introducir a los llamados contratistas con sus ejércitos de mercenarios en la frontera con Colombia. Que es la manera como han llevado la guerra a Siria y a buena parte del mundo. Prueba de ello es la nota captada por los medios de comunicación en la libreta del asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca. Al parecer es inminente que la codicia de los gringos, se abalanzará en contra de la tranquilidad de los Venezolanos.

A pesar de lo turbulento que se presenta el panorama, hay una parte de la población que no termina de entrar en cuenta de que sus vidas y la de todos los Venezolanos corren peligro. No se ubican en el contexto real de lo que significa una conflagración militar. Continúan creyendo que la verborrea belicosa de los norteamericanos es una disputa por un juego Caracas – Magallanes. Y algunos se disponen a realizar consignas en apoyo a una intervención militar en el país. Olvidan también que la Patria es el todo para sus nacionales, la Madre Patria es nuestro terruño, la razón de nuestros orgullos, el principal motivo para el sacrificio y todos tenemos la obligación por nacimiento y convicción, de combatir y destruir a todo aquel que intente ultrajar su suelo y apropiarse de sus riquezas.

Camaradas, en este momento donde el clarín de la Patria nos convoca, es preciso olvidar diferencias internas y disponernos a defender nuestra estabilidad. Es necesario mirarnos en el espejo del Pueblo Sirio y aprender del ejemplo de valentía y de amor patrio, que se transmite en cada minuto de combate y tenacidad, exhibida por esta nación. Pero más aun es necesario volver a nuestra historia, allí encontraremos razones infinitas para la unión y para la lucha por la dignidad de la Patria.

Empezaba estas líneas recordando a Páez, uno de los grandes Héroes Libertarios de nuestra historia, mucho le debemos a él. Cuando cerraba sus memorias, decía; que hubiese preferido haber muerto en el campo de batalla y no haber sido perseguido hasta el final de su vida, por los fantasmas de los errores del pasado. Nuestra sangre libertaria no nos da espacio para la vacilación y mucho menos para la capitulación. El imperio norteamericano, al igual que el español de otrora, nos coloca en un trance que no podemos evitar, ante esa situación es preciso más y más vergüenza, mayor patriotismo, mayor valentía y mayor disposición para la victoria.

Venceremos!!!.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 882 veces.



Pedro Figueroa


Visite el perfil de Pedro Figueroa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a275628.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO