¡Ladrones!

¡Ladrones! Quieren robarse la revolución. ¿Para qué? Para destruirla, y después entregar el país a los sátrapas que están con la boca abierta, como un tiburón, esperando para la gran mordida. La mortal mordida que destruiría a mi país, como ha sucedido en Irak, en Libia e intentan hacerlo en Siria. El mayor sátrapa es el tiburón mayor. Ese mismo que ha mantenido a América Latina bajo su amenaza constante. El que amenaza de mil maneras, el que manipula, y el que miente descaradamente cuando cometen atropellos y agresiones contra otro país. Mienten sobre ser la mejor democracia del mundo. Mienten cuando de condenar terroristas se trata. Para ese tiburón hay terroristas buenos y terroristas malos. Es el criterio el “amo” del mundo… ¡Que se jodan!

¡Ladrones! Quieren robarse a la revolución, después de habernos costado tanto. No han podido con votos, no han podido con “salidas”, ni con guarimbas. Y no podrán con drones drogados, ni con bombas yanquis. Esta es una revolución blindada. Ustedes mismos, con sus torpezas, han dado pie para la consolidación, o radicalización del proceso, en sus propias narices, torpes.

Ustedes, ladrones, son unos buenos para nada. Son flojos. Brutos y faltos de hidalguía para aceptar que no sirven para nada. Parecen bobos, indeseables. Los cazan con las manos en la masa, y, a pesar de las contundentes evidencias, dicen que no estaban allí. Que andaban besándole el trasero a Trump, a Santos, Rajoy y a los demás satanás que atacan a Venezuela, de manera gratis, porque les da la gana. Venezuela: un país, noble y solidario de toda la vida, sólo porque unos traidores se arrodillan ante ese poder extranjero para pedir que les ayuden a salir de Maduro, sea como sea. Están obsesionado con Nicolás Maduro, y él, como un hombre indestructible, los enfrenta y les está dando más palos que a una piñata boba, barrigona y manflota.

¡Ladrones! Vayan a robarle los planos del muro que Trump aspira construir en la frontera con México. Róbenles, la corona de mierda que ostenta la viejita reina Isabel, y regálensela a María Corina Machado, para ver si se levanta del piso. Vayan, vayan, corriendo, los pocos que quedan de ese mierdero, tomen un fúsil y váyanse a las montañas. Sean hombres. Aprendan de los coñazos.

¿Quieren robarse la revolución chavista? ¿Quieren ver con las patas para arriba a Nicolás Maduro?, entonces, salgan de sus guaridas, dejen el despecho y la tragaderas de uisquí, y tomen los fusiles, para ver si son arrechos, tal como lo aparentan frente a un micrófono.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2493 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a267645.htmlCd0NV CAC = Y co = US