Las jaladas de Roberto Giusti a la desalmada Deborah Mc Carthy

Qué aparatoso mariquerismo se ha destapado en la oposición desde que Chávez llegó al poder. Los que se cogen el show están casi todos trabajando en Globovisión (el Kilo y su combo, el Leopoldo Castillo (según Mingo), Giusti, etc.). Julio César Pineda pasa dos horas al día atusándose los bigotes y la barba frente a un espejo. Este lacayito no tiene desperdicio a la hora de partirse pidiéndole a Chávez prudencia, sindéresis, moderación, cuidado, en sus giras por el mundo. Para él es muy feo que Chávez recorra África, para él es horrible que Chávez visite a los árabes porque todos los musulmanes son terroristas. Para él en fin, vivimos al borde del abismo y la locura internacional porque somos amigos de pobres, de feos y terroristas.

Una de las más tétricas partiduras que ha sufrido Giusti la tuvo ayer domingo entrevistando a la desalmada Deborah Mc Carthy. Con todo el carlosandresito que lleva dentro, Giusti, sufriendo un angustioso orgasmo resalta de la entrevista: "Chávez debe definir su papel en el futuro cubano"

No es cualquier cosa: está ante la Coordinadora Especial para Asuntos de Venezuela del Departamento de Estado. Y él la define, supremamente conmovido: “Afable, de modales delicados y sobrios, el aspecto de Deborah Mc Carthy no debe llamar a engaños. Detrás de ese mesurado encanto y de la necesaria dosis de discreción que debe recubrir a los buenos diplomáticos, se encuentra una experta en antiterrorismo y en asuntos relacionados con el narcotráfico al servicio del Departamento de Estado, a quien la América Latina no le resulta desconocida”.

Pueblo de Venezuela (hagamos como en Aló Ciudadano): ¿es o no partido este tipo? Vote SI o NO. Resultado inmediato de la encuesta: 94,456% SÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍ, el resto NO.

Y continúa el Roberto con las siguientes tectónicas jaladas: “Deborah Mc Carthy con una Maestría de la Universidad de Georgetown en Economía y Servicio Exterior, ha servido en Haití y Nicaragua, pero también en París, Montreal y Roma, desde las posiciones más diversas. Pasó por el equipo multidisciplinario dedicado al tema del Nafta, por la Oficina de Asuntos Relacionaos con Guatemala y durante su etapa en la empresa privada trabajó como funcionaria responsable de mercadeo corporativo y créditos para Venezuela y Colombia del Chase Manhattan Bank en Nueva York”. ¡Bingo!, ¡entonces disparen a matar, que el blanco está en Miraflores!

Anota extremando su amaneramiento, Giusti: “Desde marzo de este año es la coordinadora especial para Asuntos Relacionados con Venezuela y en funciones inherentes a su cargo pasó por Caracas para conocer desde adentro al PEQUEÑO MONSTRUO con el cual debe lidiar”. Y sus preguntas las hace en cuatro manos, como pidiéndole a gritos que por favor Bush saque de una buena vez a Chávez. Veamos:

“¿Temen ustedes que Venezuela intervenga en la sucesión?,

¿De qué manera cree usted que Chávez pretende intervenir en el destino próximo de Cuba?

¿Pretende intervenir Chávez para que continúe el fidelismo sin Fidel y que la transición o la sucesión, según como se mire, no impliquen ningún cambio sustancial hacia la democracia?

¿Si Chávez interviene de esa manera en Cuba para impedir que se implante la democracia, ¿por qué no habría de tener la misma intención en Venezuela?

Chávez es amigo de la guerrilla, se entrevista con el presidente sirio, es aliado del fundamentalismo iraní, mantiene una estrechísima relación con Castro. En otras palabras, es amigo de todos los enemigos de los EEUU y sin embargo ustedes hablan de cooperación.

¿Se refiere usted, cuando habla del hemisferio, a que Chávez se ha convertido en un factor de perturbación que pretende alterar el equilibrio geopolítico de la región?

En los años 60 el presidente Kennedy estableció la Alianza Para el Progreso, un programa de solidaridad con los sectores más necesitados en América Latina que sirvió como contrapartida a los intentos cubanos de exportar la revolución. Chávez regala petróleo y dinero por todo el continente para aumentar su influencia y debilitar la presencia norteamericana, mientras ustedes reducen los programas de cooperación.

Así habla este miserable que fue un lameculo de Carlos Andrés Pérez, que se ha enorgullecido de serlo y que lo proclama a los cuatro vientos cada vez que se lo preguntan.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3923 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a24980.htmlCd0NV CAC = Y co = US