Clintrump

Se va Obama, y pareciera despedirse dejando a su paso una estela de irresoluciones como legado sucesorial: Asesinato del Comandante Hugo Chávez, apertura de relaciones diplomáticas con la Revolución Cubana, inicio de proceso de paz con las Farc-EP, aparente salida política a la confrontación con la Revolución Bolivariana. Pero a su vez, se viene Hillarydonald con todo.

La tiranía de las masas

Pasión y desenfreno en la práctica exacerbada del sexo oclocrático, es decir, tiradera y orgias desbordadas de carácter generalizado.

El chavismo es amor y humor.

Dicen las buenas lenguas, que quien quiere saber por dónde van los pensamientos de un pueblo, debe escuchar a sus humoristas. Pura sabiduría popular. En el barrio el que menos, puja una culebra. "Es que somos una cuerda de jodedores y jodedoras que conformamos un país", dice Nancy, la mujer del Burro (sabrá Dios por qué le dicen así), pueblegister en filosofía callejera. "Tú crees que es fácil para estos locos descifrar este peo. Por qué crees tú que no nos han vencido ni siquiera por hambre, ni con todo ese bojote de provocaciones que nos han montado, al punto de llevarnos al borde de una guerra civil. Es posible que la clave esté en algo mucho más sencillo, pero esto se encuentra en lo profundo de la tiranía de las multitudes chavistas, es decir, de nosotros los pobres, que somos la inmensa mayoría, aquí y en Pekín".

El chavismo es conciencia popular

Selfydiplomatic

(chacumbele)

La última exigencia, de las tres que le hizo el perro Kerry a Delcy Rodríguez (lo de perro es por el parecido físico a uno muy anciano, característica que lo asemeja más al diablo (por lo viejo), que a cualquier otra cosa. Nada que ver con las notables manifestaciones humanas, entre ellas la lealtad derrochada por este muy querido animal. Si así no lo creéis, preguntadle a la Misión Nevado, otra de las maravillosas creaciones de la Revolución Bolivariana. Que si tratáramos de explicárselo al mencionado personaje, no lo entendería ni en mil años/infierno. Más adelante os mostraré el por qué, ya que su explicación tiene que ver con la médula de este breve texto), en el marco de la 46 asamblea general de la OEA, fue la recurrente injerencia en donde le ordena al gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, que respete la independencia de los otros poderes del estado.

Si no lo conociéramos, hasta lo aceptaríamos regalado. Pero sabemos de sus intenciones en estos escenarios de alta presión diplomática, y no son más de las que se acaten las decisiones de uno de esos poderes: su troyana Asamblea Nacional. Cuando los técnicos oeistas le sugirieron que precisara el tema de los poderes de estado en Venezuela, es decir ¿Quién contra quienes? Como para darle chance a que argumentara con mayores elementos, la abrumadora ventaja, según ellos, de uno contra cuatro; este respondió: "No entiendo. Hablo de los clásicos poderes de la democracia occidental. En esta caso, del ejecutivo y el judicial, contra el legislativo".

Todavía le están explicando que en Venezuela existen cinco poderes, en razón de un diseño político filosófico elaborado por El Libertador Simón Bolívar en el siglo 19. Por lo tanto, la eludida, no es una democracia clásica, es una de nuevo cuño, nacida al fragor de las refriegas humanísticas del siglo 21, así mencionada: participativa y protagónica, que exige otro tipo de barómetro para considerar, por lo menos, algunas aproximaciones a su entendimiento. Tal instrumento no existe, valga decirlo, habría que inventarlo. Y que, además, entre otros muchos descubrimientos, surgió en este irreverente país caribeño, un sistema de misiones que enaltecen, promocionan y protegen, las más puras y nobles manifestaciones del amor, entre otras, una que defiende los derechos y la calidad de vida de los animales.

El hombre entró en shock, y así aparece en las gráficas, dándole la mano a la cancillera chavista, con una postura fuera de todo pronóstico en la penosa retirada de Obama. Todo esto teniendo como ribete, las últimas victorias bolivarianas en la escena de la guerra diplomática mundial. Fin de mundo.

OEA con silenciador

Por otro lado el Kerry (perro viejo), pidió en el seno de la 46 asamblea general de la OEA, un minuto de silencio en memoria de las 50 víctimas de la masacre perpetrada en Orlando. Bueno, el silencio se hizo eterno: 43 de Ayotzinapa…, 43 de La Salida…, Palestina…, Afganistán…, Irak…, Libia…, Siria…, Hiroshima…, Nagasaki…, El mapamundi y sus alrededores…

"¡Almacri! ¡Ese es el micro!"

La OEA

Final de foto

La violenta masa de opositores y opositoras, vio pasar atónita (al igual que el ejército de periodistas camarógrafos y fotógrafos, corresponsales de guerra que la superaba con creces), la bala exhalada por un cañón chavista e ir a incrustarse en la frente del encargado de negocios gringo acreditado en Caracas, quien estaba agazapado tras las líneas de choque. El cadáver quedó allí tendido sobre su propia sangre. No fue la foto que andaban buscando. Al final captaron al imperio moribundo, mordiendo el polvo en la Patria de Bolívar. A la representación diplomática no le dio tiempo de dar explicaciones. Ella y los mercenarios, terroristas del comando sur, andaban en desbandada rumbo al norte con el ejército de Carabobo pisándole los talones a la voz de: ¡Váyanse al carajo gringos de mierda!

"¡Venezolanos y venezolanas, contad con la vida aun siendo escuálidos, escuálidas, oposicionistas y hasta traidores. Yanquis y gringos imperialistas, contad con la muerte aun siendo indiferentes, si no obráis en obsequio de la libertad!"

El chavismo es amor a la patria.

En la República Bolivariana de Venezuela, encontrará el agonizante imperio norteamericano su última morada. Pero esta vez no lo hará como siempre, con una trágica retirada a los confines de su infierno. En esta ocasión el Ejercito Bolivariano entrará triunfante en la Washington liberada, no para anexársela como la clásica codicia militar reclamaría, sino como parte del legado chavista, para empezar a despejar la incógnita del hombre y la mujer en libertad en cumplimiento de las promesas proferidas por El Libertador, Simón Bolívar.

El chavismo es doctrina militar bolivariana.

Tras el mojón perdido del desarrollo

Vamos a ser campeones mundiales con la vinotinto, y más de una vez. Mandaremos nuestros astronautas al espacio exterior con los flamantes equipos de la nasa. Nos ganaremos el óscar y los nobel (en todas las disciplinas), tantas veces como queramos. Tendremos un papa maracucho y el primer presidente latinoamericano y caribeño de usa, será, orgullosamente, un venezolano. En ello estaremos distraídos un buen rato, pero para cuando lo hayamos logrado, el concepto de desarrollo, habrá cambiado en sus intenciones y tendremos que volver en la oscurana por siglos, a la distancia de quienes lo crean, sobre el siempre lejano, escurridizo, violento y discriminador, primer mundo, sin entender que no se puede llegar a ser nada más allá, de lo que uno mismo inventa.

El chavismo es emancipación ideológica

OEA

Otra exigencia del Kerry en la OEA, fue la liberación inmediata de López. Los burócratas amanuenses de ese cascaron vacío que es la OEA, un tanto confundidos, le pidieron una simple aclaratoria para las actas de rigor: ¿El terrorista venezolano o el independentista puertorriqueño?

El Kerry, con su cara (de perro viejo) bien lavada, le exige a la cancillera bolivariana, Delcy Rodríguez, que le aplique el Referendo Revocatorio al Presidente Nicolás Maduro. ¡Abrase visto semejante descaro! Eso es como si los sauditas conminaran a su alter ego, el malandro Obama, a hacer público su secreto affaire tipo Lewinsky. Es decir, demandar en el otro lo que es imposible a su propia condición.

El chavismo es emancipación cultural.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1107 veces.



Milton Gómez Burgos

Artista Plástico, Promotor Cultural.

 miltongomezburgos@yahoo.es      @MiltonGomezB

Visite el perfil de Milton Gómez Burgos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Milton Gómez Burgos

Milton Gómez Burgos

Más artículos de este autor