Pal diván

Las instituciones subalternas a la gobernanza planetaria, no atinan a ser más que un reflejo del estado de confusión general en el que la globalización nos sume para su supervivencia. Esta le impone a los ciudadanos del mundo, incluyendo a propios y extraños, es decir, hasta a los miembros del Club Bilderberg, por aquello de la compartimentación de la información y el estado de sospecha generalizada, las noticias tergiversadas, manipuladas, sesgadas y un infinito volumen de mentiras, cosa de que nadie maneje la verdad, y mucho menos la suya. Tanto así que la realidad, específicamente la propia, termine siendo una ilusión desterrada al mundo de las aspiraciones.

Si ya de por sí, el lenguaje diplomático esconde tras su mundo de simulaciones, entendido de formalismos, manuales de estilos, buenas costumbres, de anacrónicos protocolos de caballeros, las tensiones propias de los intereses políticos, impidiendo que fluya el necesario lenguaje de la realidad, las acciones del poder mediático, legitiman la barahúnda resultante de sus excesos.

Turbación, es lo menos que siente el ciudadano desprevenido (escuálido) con el resultado de la última asamblea general del consejo permanente de la OEA. Todos, dentro del aturdimiento que produce la infofrenia, oímos declaraciones a diestra y siniestra, sobre la nebulosa aplicación de la carta democrática, para quedar al final, en el caso de nuestros amigos escuálidos, más confundidos y en estado de orfandad, que después del 13 de abril de 2002. Pero esa sensación de ambigüedad recurrente que no les permite entender la realidad concreta, ha pasado a ser una condición permanente en las filas del antichavismo irracional, a pesar de recriminarse en la revisión de su cotidianidad, sus inaceptables contradicciones.

El chavismo es independencia sicológica.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1259 veces.



Milton Gómez Burgos

Artista Plástico, Promotor Cultural.

 miltongomezburgos@yahoo.es      @MiltonGomezB

Visite el perfil de Milton Gómez Burgos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Milton Gómez Burgos

Milton Gómez Burgos

Más artículos de este autor