El imperio en contra de los movimientos progresistas

No podemos considerar los resultados en Perú una derrota, estamos en una constante y difícil lucha por mejorar las condiciones de vida de nuestros pueblos. En contra de esta intención, existen fuerzas en el mundo dispuestas a hacer todo lo necesario por mantener el actual sistema excluyente y beneficioso de unos pocos.

La oligarquía latinoamericana dirigida metódicamente por el imperio Norteamericano y sus especialistas en guerra sucia, está homogéneamente organizada y preparadas para usar todo su arsenal contra cualquier ciudadano que levante las banderas del humanismo y de la justicia social, contra todo aquel que ponga en riesgo sus estilos de vida, su comodidad, sus privilegios, su statu social.

El 27 de febrero de 1989 el pueblo venezolano sacudió al mundo al revelarse contra el sistema opresor y empobrecedor imperante. Y así como el pueblo venezolano la mayoría de los pueblos latinoamericanos se han venido levantando en búsqueda de mejoras sociales.

La insolencia de los pueblos de pretender ser gobierno, no es bien vista por el imperio y sus lacayos en los países latinoamericanos.

Cuando surgió el candidato Hugo Chávez Frías, este se encontró con un pueblo mayoritariamente despierto y poco manipulable. Los medios como ya es una costumbre en Latinoamérica, embistieron bestialmente, pero el pueblo mayoritario no les creyó. Nuestro pueblo en comparación con otros, ha venido despertando a pasos agigantados.

El proceso electoral en Perú, estuvo signado por la mentira, las deformación de la realidad y un brutal ataque en contra de las corrientes progresistas que se pasean por Latinoamérica y cuyo máximo representante en los actuales momentos es nuestro presidente. Por ello el ataque mediático iba dirigido principalmente en contra del comandante Hugo Chávez. A quien sin ningún desparpajo deformaron mediaticamente de la forma mas brutal y ruin. Estos agentes del imperio, luego de sembrar sus mentiras se propusieron buscar alguna persona de las humildes que desprestigiara al comandante, luego de muchas personas entrevistadas, se encontraron con una señora de apariencia humilde, que disociada por el acoso mediático, dijo de forma vulgar: Chávez es un hijo de prostituta. Obviaron a todas aquellas personas que suponemos hablaron bien de Chávez, porque es de imaginar que al menos 1 de los mas de 6 millones que apoyaron a Humala, se debió expresar bien de nuestro presidente. Las imágenes de la señora disociada, la repetían con una frecuencia inusitada. Esto habla de lo irrespetuosos que son estos lacayos del imperio, y de la intensidad con la que se afincaron para disociar al pueblo peruano.

Lograron hacerle creer a una parte del pueblo peruano, que nuestro presidente se entrometía en las decisiones de los peruanos. Mostraban al pueblo hasta la asquedad que eso era así. Cuando todo el mundo sabe en Venezuela, que cuando el presidente emitía sus criterios lo hacia en respuesta a las agresiones que dirigía el presidente Toledo y el candidato Alan García en contra de Venezuela y su presidente.

El ambiente creado en Perú, fue similar al que lograban crear los medios privados en nuestro país. El más reciente fue el escenario creado durante el paro petrolero, donde miembros de una misma familia se detestaban, situación que era achacada al discurso presidencial, pero luego de vencido el cerco mediático y fortalecido el comandante al frente del gobierno, las familias simplemente se reencontraron.

A pesar del arremetida mediático, donde los medios privados en Latinoamérica manejaban el mismo discurso fascista, lo logrado por Ollanta Humala se debe considerar una victoria del movimiento progresista latinoamericano. El todos contra Humala y la reciente articulación de su partido Unión por el Perú (a penas 1 año), no impidió que se lograra conquistar el apoyo de más del 47% de los votantes peruano, sin mencionar los vicios que se presentaron durante todo el proceso.

La izquierda en Latinoamérica es atractiva para los votos del pueblo. El candidato izquierdista en Colombia, alcanzó en las ultimas elecciones casi 3 millones de votos, cantidad inimaginable. Latinoamérica se enrumba hacia el camino de la justicia social.

Ellos deshumanizaron tanto a Humala y fue tan viciado el proceso electoral, que les sorprendió que este reconociera con la urgencia que lo hizo, el triunfo de Alan García. Apresuramiento que muchos criticamos en Latinoamérica, cuando ahora se sabe que la diferencia entre los dos candidatos fue de solo 600.000 votos y que mas de 1.100.000 resultaron nulos.

No se tropieza dos veces con la misma piedra, este proceso electoral, deja una valiosísima experiencia. Todo lo expuesto anteriormente, nos dice que es imposible que Humala pierda en una próxima oportunidad. Sobre todo por la persona que los medios lograron convertir en presidente, un delincuente que en su anterior periodo de gobierno, descalabro la economía peruana: La inflación acumulada de julio de 1985 a julio de 1990 alcanzó la tasa de 7.600 por ciento, los precios se multiplicaron 21.785 veces. El resultado fue que una camioneta station wagon Toyota Corona costaba, en agosto de 1985, 124 mil intis. En julio de 1990, con 124 mil intis solamente se podía comprar media cajetilla de cigarrillos y una cajita de fósforos.
Se le acuso de enriquecimiento ilícito y otros cargos, en 1992 se exilia en Colombia y Francia, hasta que en el 2001 prescriben sus delitos y ahora esta rana es convertida por lo medios en un principe. Pero como los puercos siempre comen desechos, este señor no va dejar de ser Alan. Posiblemente antes del próximo periodo electoral en Perú, el pueblo peruano lo deseche. Y ante de lo pensado estará el nacionalista, luchando por mejorar la vida, de las grandes masas excluidas en Perú.

El Pueblo va ir despertando, humala tiene 5 años para lograr que eso pase.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2991 veces.



Pedro Figueroa


Visite el perfil de Pedro Figueroa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a22733.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO