Si Obama asiste a la Cumbre, sería mal indicio

El presidente estadounidense, Barak Hussein Obama, se equivocará, una vez más, con respecto a los países de nuestra América Latina y del Caribe. A pesar de ello, ojalá, que de esta VII Cumbre de las Américas surjan elementos que logren cohesionarnos aún más, para seguir apostando por la vida y por la paz, en este nuevo mundo, multicéntrico y pluripolar, contrario al decadente imperio estadounidense, su gobernante y los gobernantes de varias naciones hermanas y vecinas, que ya entregaron su suelo, para que tropas de la muerte nos invadan, asesinen y colonicen, incluso, con su participación activa, cual Caín.

Por supuesto, el endorracista presidente imperial está en el ojo del huracán, en esta Cumbre, no por su popularidad, sino por sus acciones enemistosas, injerencistas y bélicas, cuyo antecedente son todos los países que hoy están sumidos en guerra, gracias a su acción genocida, como en Libia, Siria, Palestina, Donetsk, Lugansk, Yemen, Irak, lo que lo convierte en el personaje que más muertos inocentes tiene en su haber en toda la historia de la humanidad.

Esta práctica genocida y depredadora, son contextos que en esta VII Cumbre de las Américas, van a marcar la política en esta parte del mundo, a propósito de los avances en el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y EEUU, los avances en las negociaciones por la paz, entre el grupo insurgente revolucionario FARC-EP y el gobierno de derecha colombiano, que preside Juan Manuel Santos y la “Orden Ejecutiva” contra Venezuela, como preámbulo a la incursión bélica que prepara Barak Obama.

En cuanto al restablecimiento de las relaciones Cuba – EEUU, todo apunta a que responde más a un distractor, si en un lapso perentorio, Barak Obama no propone una fecha de desalojo de la base militar de Guantánamo, en donde mantiene hacinados a seres humanos, a quienes se les viola hasta el derecho a existir. Estamos seguros de que en este sentido, Barak Obama, solo juega al hecho noticioso, al distractor, para no ceder en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba, lo que hace que tal acercamiento, haya sido solo una pantalla e irrespeto hacia el noble pueblo cubano y sus gobernantes.

En lo que respecta a los avances de los Diálogos de Paz, entre las FARC-EP y el gobierno de Juan Manuel Santos, éste último, está obligado a buscar una salida airosa y engañosa que desmovilice a este grupo insurgente de izquierda, pero que lo neutralice, para de esta manera, el gobierno colombiano, con todos los desmovilizados de las llamadas “Autodefensas” y “Contratistas” o mercenarios, ayudar al gobierno de Barak Obama, en su afán de incursionar bélicamente contra Venezuela. Juan Manuel Santos, quien fuera mano derecha del narcopolítico, Álvaro Uribe Vélez, sabe muy bien, que si las FARC-EP están movilizadas y en armas, no permitirían ninguna agresión contra un país que solo ha servido para ayudar en la paz y que ha abrigado a más de cuatro millones de desplazados de la guerra y la pobreza, que hoy son venezolanos nacionalizados.

A este coctel, se suma la incondicionalidad del presidente del Perú, Ollanta Humala, quien también ha prestado su suelo, como lo hizo el gobierno de Colombia, para apostar tropas estadounidenses, que serían causantes de muerte en masa (genocidio) sobre los pueblos hermanos de esta América Latina y el Caribe.

Otro elemento más de esta Cumbre, tiene que ver con la recolección de más de diez millones de firmas contra la arrogante “Executive Order” de Barak Hussein Obama contra Venezuela, hecho sin precedente, que no es ninguna súplica, sino un aviso, de que no apostamos por la muerte, pero tampoco estamos dispuestos a dejarnos pisotear por ningún imperio, específicamente, por quien se ha convertido en el verdugo y anunció, con esta “Orden Ejecutiva”, lo que esperamos y enfrentaremos: su incursión armada, por cuanto el boicot contra Venezuela lo ha orquestado siempre, el gobierno de EEUU.

Por todo lo anterior, más el fracaso del lobby hecho en la última semana, para comprar voluntades y gobiernos, de manera fallida, es muy probable que el estadounidense presidente Barak Obama no asista a la VII Cumbre de las Américas, enviando sí, a algún incendiario funcionario de poca monta, algún subalterno que asista en su nombre, para leer y cumplir un libreto previo a las acciones genocidas de los próximos días. Pero, si Barak Obama asistiera a esta histórica Cumbre, sería para sonar los tambores de guerra, previo a la incursión contra Venezuela, así como lo hizo el imperio norteamericano, años atrás contra Panamá, con la estela de muertos, que aún hoy, los panameños recuerdan con dolor.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2412 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a205665.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO