Agresiones imperiales serán derrotadas por Rondón/Pueblo

Si alguna duda existía en torno al proceso conspirativo y subversivo dirigido desde el propio podrido corazón del imperio yanqui contra Venezuela, los últimos acontecimientos de inicios del 2015, se han encargado de evidenciarlos claridad.

Ya la troika fascista, la Malinche Machado, el vámpio Ledezma, el monstruo de Ramo Verde; la alicaída colcha de retazos que es la mud, el desprestigiado Capriletti, el paramilitarismo asesino de primero (in) justicia y de voluntad (im) popular, ese combo de nacional traidores y vende patria pasan a un segundo plano, su papel es cada vez más secundario e inferior, a lo sumo como soldados y carne de cañón.

La contrarrevolución criolla no es que perdió el favor del imperialismo, claro que no, perdió –si le quedaba alguna– la capacidad de dirigir un proyecto con miras a derrocar el gobierno. Con el hándicap de 15 años de fracasos golpistas, incluyendo intentonas estelares como el golpe de Estado de 11 de abril de 2002. El derrotado golpe terrorista petrolero de diciembre de 2002 y enero/febrero de 2003. La importación de 150 mercenarios paramilitares colombianos para asesinar a Chávez y crear las condiciones para una guerra civil en el 2004. La descomunal derrota política del referéndum revocatorio del Presidente Chávez en 2004, que se convirtió en un referéndum aprobatorio. La barrabasada de abstenerse en las elecciones parlamentarias de 2005 y no sacar ni un diputado; más recientemente la enorme derrota política y militar de las guarimbas, feroz intento imperialista para derrocar al presidente Maduro con el siniestro plan de ‘la salida’.

Ahora el imperialismo decidió emplearse directamente en su intentona golpista en lo que se ha llamado el golpe de Estado permanente y está moviendo fichas pero directamente, sin los bates quebrados de los grupos terroristas cubano/mayameros, las bandas narco/paramilitares del capo Uribe, los grupos terroristas de policías y exgenerales asesinos escondidos en Costa Rica, para esos están los trabajos sucios, en fin, el terrorismo, el crimen, las guayas decapitadoras, los piromaníacos y los franco tiradores colombianos.

Ahora es Obama en persona anunciando ‘torcernos el brazo’ si no nos inclinamos ante el imperio. Una virtual declaración de guerra a la mayoría de los países soberanos.

La iniciativa recae en el vicepresidente norteamericano Joe Biden que se va a ‘visitar’ a las sufridas naciones del Caribe angloparlante, a tratar de soliviantarlos, ejercer presiones indebidas, amenazarlos con la disolución de Petro Caribe que tantos beneficios les ha aportado a esas naciones y pueblos, vendiéndoles la especie que pronto el gobierno socialista que dirige Nicolás Maduro, será derrocado por ellos, chantajeándolos con el ofrecimiento de presuntos beneficios que nunca les han dado. Está claro que lo que buscan es apropiarse del mercado petrolero creado por Petro Caribe.

Luego vendría la ‘deserción’ del agente de la CIA, ex capitán Leamsy Salazar y su ataque por mampuesto a las FANB personalizándola en Diosdado Cabello como capo de un presunto cartel de los soles (en alusión a los soles que son los grados del generalato venezolano a quienes subliminalmente se los vincula al narcotráfico) en infames y falsas declaraciones al pasquín fascista español ABC y reproducido por la mediática imperial a nivel planetario y por la prensa derechista y fascista venezolana. El imperialismo busca desesperadamente fracturar la poderosa alianza cívico/militar sobre la que se sustenta la Revolución Bolivariana. Es hacia allí donde dirigen sus ataques.

Vendrían luego las agresiones de los editoriales del periódico derechisa norteamericano The New York Times irrespetando y ofendiendo al Presidente Maduro y a las políticas de su Gobierno. El ‘Informe de seguridad y defensa’ del gobierno yanqui que señala insólitamente a Venezuela como ‘país enemigo’. Las restricciones impuestas al comercio con Venezuela por el Buró de Industria y Seguridad y la entrada en vigencia de la extraterritorial "ley de protección de los derechos humanos y de la sociedad civil de Venezuela", aprobada por el Congreso norteamericano. La campaña perversa de la televisora norteamericana CNN y otras televisoras cartelizadas para una permanente agresión contra Venezuela a través de falsas noticias, mentiras, infamias, entrevistas a enemigos jurados, terroristas y conspiradores venezolanos protegidos por el gobierno norteamericano.

La agresión al pueblo venezolano y al país adquiere, así mismo, dimensiones gigantescas con la guerra económica que la oligarburguesía venezolana; el empresariado delincuente ha desatado contra el pueblo una guerra total con miras a crear las condiciones para un estallido social, un enfrentamiento entre venezolanos y así justificar una agresión militar norteamericana o encubierta en los llamados ‘cascos azules’ de la ONU.

No obstante el gobierno revolucionario viene lanzando una ofensiva contra el capitalismo salvaje, contra el sector empresarial militante de la subversión que esconde los productos de la cesta básica, que estimula las colas en las zonas populares pero no en las urbanizaciones de la clase media y alta, que estimula el llamado bachaqueo que pone a los sectores del lumpen proletario colombianos, ecuatorianos, haitianos y venezolanos, entre otros, a revender los productos que no se consiguen en abastos y supermercados a precios abiertamente especulativos, que eleva artificialmente la inflación con la subida masiva y usurera de todos los productos. El pueblo organizado, el Psuv a través de su liderazgo, los CLP, las UBCh, el Polo Patriótico acompañan al funcionariado y aportan valiosas informaciones y derrotan la guarimba empresarial.

Igualmente el gobierno denuncia las agresiones del imperio, la injerencia abierta y descarada del gobierno norteamericano en los asuntos internos venezolanos, y Venezuela recibe el apoyo del poderoso Movimiento de Países no Alineados, de los países del ALBA, de la CELAC y de Unasur.

Para el pueblo venezolano ‘la pelea es peleando’, le tocará a Rondón pelear cuando las condiciones lo requieran y que los gobernantes yanquis no olviden las aplastantes derrotas de Cuba (Playa Girón, 1961 y crisis de los misiles atómicos, 1962), Vietnam (1975), Corea (1953) donde dejaron una enorme estela de muertos. Las amenazas no nos amedrantarán, somos de la estirpe de Guacaipuro, Bolívar, Zamora.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1669 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: