El imperio y la burguesía se deseperan...

En la vida se premia el atrevimiento, los pueblos reconocen el arrojo de sus líderes, de los momentos más críticos salen las grandes soluciones a los problemas de la humanidad. Partiendo de esa premisa; el capitalismo, causa de los males peores de la humanidad actual, que amenaza con desaparecerla, hoy hace hasta lo imposible para seguir dominando a unos pueblos que han decidido ser libres pero siempre temerosos al arrojo de los pueblos que se liberan para construir un mundo mejor. La revolución bolivariana está a la vanguardia de esta osadía, de ese arrojo necesario, de esa "locura" creadora que solo es movida por el amor a los principios y a la propia esencia humana. ¿Quién hubiera sido Chávez enmarcado en la lógica burguesa? Un general, seguramente muy rico, disfrutando de "la tranquilidad" que ofrece el capitalismo a los talentos que le sirven, aunque en su gran mayoría los utilizan y les sub-pagan. Chávez con su arrojo junto a un puñado de soñadores se atrevieron aquel 4F en medio de las peores circunstancias y los más tétricos escenarios para los analistas acartonados en el academicismo insustancial de las ciencias políticas burguesas, el pueblo lo identificó como uno de los suyos en solo 30 segundos de intervención televisada. Para cualquier político atreverse a impulsar una insurrección cívico militar o militar cívico en 1992 no representaba otra cosa sino el suicidio, más aún levantando las banderas del nacionalismo, mucho más si se hablaba de socialismo estando tan cercano el derrumbe del muro de Berlín y “el fin de la historia” según los análisis de la burguesía que arrastraban en su lógica a algunos “pensadores de izquierda”.

Pero Chávez se atrevió y triunfó el sueño, se concretó con el triunfo el 13 de Abril de 2002 y continuó vencedor durante estos años derrotando demonios por doquier. Este pasado domingo la dirección del PSUV se atrevió a llevar a la práctica un ejercicio democrático que para muchos se convertía en un riesgo, sobretodo en el momento que se vive, sobretodo en medio de una guerra económica oculta por la gran prensa y en donde están involucrados la crema y nata de la burguesía nacional orientados desde los centros de poder imperialista, un sabotaje diario que impulsa una inflación especulativa que difícilmente pudiera ser contenida por un pueblo sin altos niveles de consciencia histórica del momento que vivimos.

El solo hecho de atreverse a elegir por la base a los jefes de los CLP es un acto de valentía revolucionaria y una muestra de confianza en el pueblo, el único que en definitiva se erige como ductor de este tipo de proceso revolucionario en los momentos difíciles. La claridad del pueblo se conjuga con las decisiones de sus verdaderos dirigentes a cuya cabeza está Maduro y Diosdado, a pesar que a muchos no les gusta, les da piquiña y les genera malestar esta realidad. El domingo observamos a un pueblo gigante votando en las urnas y dejando a un lado a un montón de oportunistas que pretendían convertir estas elecciones internas en un torneo entre "jefes" locales del partido... Ciertamente que hubo injerencia de alcaldes y alcaldesas elaborando su chuleteo, pero, incluso quienes fueron electos con ese chuleteo y maquinaria de alcaldes, en el fondo están claros que aquí debe acabarse las imposiciones y manipuleo… el pueblo comienza a reconocer el poder que tiene y el rechazo al tutelaje es automático. Las críticas a prácticas contrarrevolucionarias no se hacen esperar, pero las críticas maduras en la base que aísla a los oportunistas y generadores de divisiones en el seno del pueblo revolucionario, el chavismo está hoy más sólido que nunca, muy consciente y muy claro además. Que se bajen de esa nube los alcaldes y alcaldesas que se creen dueños y dueñas de los CLP, nada más alejado de esas pretensiones.

Esto desespera a la burguesía; que en muchos centros electorales los camaradas hicieran la tradicional vaquita para prepararse un tente en pie en las elecciones es una muestra de autonomía. La clara consciencia de que quienes pretendieron influir en la escogencia no son sino manipuladores con proyectos individuales es una demostración de grandeza y madurez revolucionaria. El solo hecho que los electores fueran a votar sin tubos, a pesar que algunos quisieron instalarlos nos debe llevar a realizar una lectura adecuada de qué es lo que el pueblo chavista quiere. Esto pone a los burgueses muy preocupados, cada día se dan cuenta que ya no se trata de un caudillo que pueden comprar o desviar, es un pueblo que se organiza para lo grande y con mucha claridad política donde no tendrán cabida los malabaristas. Seguramente hay críticas y muy válidas, pero el solo hecho de atreverse como lo hemos hecho en el PSUV nos da la autoridad moral para recordar a Chávez y sus recomendaciones de buscar en el seno del pueblo las grandes respuestas a los grandes problemas de la sociedad y en eso el pueblo chavista simplemente es vanguardia. Como van las cosas, entendemos el desespero de la burguesía y el imperialismo, en este sentido, lo conveniente y razonable es estar atentos y preparados para derrotar en todos los escenarios a este imperialismo y sus adláteres de la burguesía nacional.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2067 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor