¡Mami, yo quiero incendiar a Venezuela y los chavistas no me dejan!

¿Recuerdan los meses previos a la vil invasión de Estados Unidos en los tiempos de George W Busch y sus secuaces a Irak? Pasaron meses acusando a Sadam Hussein de estar apertrechándose, de prepararse para la guerra, a la vez que ellos cerraban el cerco para el golpe devastador sobre Irak. Imagino a George diciéndole a su mami Barbara Bush “¡Mami, Sadam no se quiere dejar pegar por mi! Ellos son así, cobardes, nunca pelean una guerra de tú a tú, en igualdad de condiciones, ni siquiera porque cuentan con la más avanzada tecnología militar del mundo.

A Irak le aplicaron un embargo de armas, de materia prima, económico, etc, o sea, se encargaron de desarmarlo y de atarle de manos, para poder pegarle a gusto e iniciar sus bombardeos ablandadores de terreno (¡Dos mil misiones diarias durante semanas!) y posteriormente invadirlo sin, prácticamente, encontrar oposición.

Luego de Irak aprendieron que tal despliegue de fuerza y cobardía era inncesario, ya que podían utilizar a la oposición interna de los gobiernos antagonistas a los oscuros designios de Washington. El nuevo esquema resulta más económico, práctico y conveniente y de paso, creen ellos, siguen quedando como meros defensores de la democracia y de los derechos humanos de sus protegidos, que no de los pueblos, porque los pueblos solo sirven para ser “víctimas colaterales” de los conflictos alimentados por ellos.

A la derecha mundial se le dado este ejemplo y apoyo para derrocar gobiernos incómodos para Estados Unidos. Funciona de este modo: la oposición violenta asalta, veja, mata, quema, destruye propiedad privada y pública y se le cuenta como su derecho a protestar “pacificamente” y si a alguien se le ocurre intentar ponerle freno a sus desmanes es acusado de represor, de violador de los derechos humanos, de antidemocrático, etc. Aparecen sus voceros ante la gran maquinaria manipuladora de la opinión mundial llorando, pataleando, porque no los dejan incendiar al país tranquilamente.

El cerco imperial se está cerrando, ahora han echado mano de la farándula internacional, la cual incluye a la élite deportista mundial. Para el momento de escribir la presente Venezolana de Televisión lleva tres días fuera de internet, lo cual garantiza que lo que se diga sobre Venezuela provenga únicamente de los medios más reaccionarios. Se está preparando el terreno para justificar medidas drásticas contra la Revolución. Creen haber aprendido la lección de Viet Nam al no haber preparado a la opinión pública nacional e internacional, lo cual los hizo aparecer como lo que eran y son, los malos de la película. El próximo paso será armar a la oposición y desatar la guerra civil, dándole así carácter beligerante a la contrarevolución, lo cual completaría al receta aplicada a Libia y a Siria. A menos, claro está, que el gobierno ceda y siga el ejemplo de Yanukovich en Ucrania.


jessarmi@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1852 veces.



Miguel F Rodríguez S.


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: