El águila imperial acecha en lontananza

Pensamiento, Martiano: Nuestra América no se levantará mientras no se levante al indio, al negro, hombre y mujer es más que blanco. No hay rosa blanca para los culpables del asesinato de millones de hombres y mujeres del pueblo, torturados, masacrados, desaparecidos, los culpables de la existencia de millones de hombres, mujeres y niños hambreados, descalzos, enfermos, analfabetos. Su humanismo convoca, en última instancia, al combate, pues el único libre mientras no tengamos Patria Libre. La Libertad está en los campos de batalla.

Les voy a hacer una pregunta un tanto extraña, pero creo que de algún interés: Si todos los venezolanos nos marchásemos de aquí y nos estableciésemos en otro territorio, digamos África o Brasil, ¿dónde estaría Venezuela?

Un asomao: (Que nunca falta) Pues donde nos encontremos los venezolanos.

Está ustedmás pelao, amigo mío. Cuando los judíos fueron masacrados por el Emperador Tito en el año 70 de nuestra Era, y los sobrevivientes huyeron de Judea, ésta continuó siendo y llamándose como siempre, por más que la población original fuese sustituida por otros pueblos, naciones o razas.

¿Y a qué viene todo eso? ¿Es que acaso insinúa que Venezuela, como país soberano e independiente, puede perder su autonomía y libertad?

No estamos insinuando nada. Tan sólo afirmamos y para ejemplos, la historia que cualquier nación puede desaparecer y, Venezuela, por consiguiente, no es la excepción. Ahí tienen el caso del País vasco y Cataluña absorbidos por España, desde hace más de seiscientos años.

¡No me venga, usted, con historias viejas! Eso fue hace seiscientos años, y el mundo ha cambiado demasiado desde entonces.

En 1938 Alemania  se tragó a Austria y Checoeslovaquia y, de no haber sido derrotado Hitler, ambas naciones hubiesen perdido su identidad, como aconteció recientemente con el Tíbet y China. ¿Se dan cuenta, ustedes, que aún en nuestro siglo, un país soberano, con un milenio de existencia, puede perder su identidad y ser tragado por un pueblo extraño?

¿Les parecen muchos 70 años para más de 500 años de historia? Ojalá tengan ustedes razón, de que estamos viviendo el inicio de una nueva era en las relaciones internacionales; pero si a la historia nos remitimos, no es descartable, así como así, que Venezuela, al igual que cualquier país del mundo, sea absorbido y digerido por otro. Es ahí a donde queremos llegar: y no por tremendismo especulativo, sino por acción profiláctica más que justificada y ansiosamente patriótica.

No es que me las quiera dar de filósofo, ni de taquititaqui, pero todo se mueve, todo se transforma, aunque al fin y al cabo siempre aparezcan las mismas figuras de siempre. La historia de los pueblos es un bullir constante. Alemania e Italia, como las unidades políticas autónomas que conocemos, no existían a cuarenta años de ser Venezuela un país libre e independiente. Baviera, Sajonia y Prusia eran naciones muy viejas, cuando a la fuerza perdieron su autonomía, para hacer la actual Alemania. El reino de Nápoles era absolutamente autónomo frente a Saboya y los territorios del Papa.

Y así como los pueblos, por buena voluntad o por el imperativo de la fuerza, se han unido para formar grandes entidades, las grandes naciones, al igual que las pequeñas, tienden a escindirse en fragmentos. Ahí está el caso de Corea del Norte y Corea del Sur. Sin ir más lejos, Bolivia, que por siglos fue parte del Virreinato del Perú y luego del Virreinato del Río de la Plata, fue segregada por el Libertador de una y de la otra tutela, para crear un Estado tampón favorable a los intereses de la Gran Colombia. Texas comenzó por segregarse de México para hacer nación aparte; pocos años después terminó por anexarse a los Estados Unidos.

Las grandes potencias, con objetivos esencialmente voraces, suelen favorecer los separatismos regionales y los Estados tampones.

Sabían ustedes que para 1810 Venezuela tenía 2.500.000 Km2. Según el principio del Derecho Internacional Público Americano, el Uti Possidetis Juris de 1810. Por lo tanto, Venezuela tiene derecho sobre los territorios que correspondían a la Capitanía General de Venezuela, creada por Carlos III en 1777, de tal manera que sus límites actuales deberían ser los mismos que en ese año tenía dicha entidad colonial con el Virreinato de la Nueva Granada, (Colombia) el Brasil, y la Guyana Holandesa. (Surinam)

Por la traición de López Contreras, Colombia en 1941, se tragó 500 mil Km2. de nuestro territorio. Con el agravante problema de la Península de la Goajira y el Golfo de Venezuela. ¿No pensó acaso en las terribles proyecciones que esa entrega concitaría contra la Soberanía Nacional? La Convención del 3 de noviembre de 1916, a la que Venezuela no ha renunciado ni puede renunciar jamás, pues tales compensaciones son parte inobjetablemente integrantes de nuestro territorio.

Por debajo de cuerda y ya es bueno que los venezolanos lo sepan se auspicia desde hace mucho tiempo la formación de un Estado-tampón entre Venezuela y Colombia; lo que dejaría a éste a merced de terribles y extraños imperialismos, con la mengua territorial de ambos países.

¡De modo que ojoe garza, que cigarrón atora! Cuidado con los que atisban ventajas en esta discusión de hermanos.

En el caso de un fratricida encuentro entre ambas naciones en que en nombre de la paz llegarían los árbitros en portaviones, en aviones y tanques, luego de una hábil campaña de ablandamiento psicológico, vendría la propuesta: El Estado tampón. Hablamos con conocimiento de causa; aparte de que la historia rebosa de situaciones similares.

El clima de justicia internacional al que la Humanidad parece abocarse desde hace más de cien años está lleno de excepciones. Tradicionalmente el pez grande se ha comido siempre al chico.

Venezuela es un país codiciable por sus grandes reservas de petróleo y metales preciosos;y entre otros aspectos, por su ubicación geográfica. Venezuela, aparte sus riquezas, es el camino que conduce hacia el Caribe. El Mare Nostrum americano, ya es o será el centro del mundo occidental.

Tras ladolorosa partidade nuestro Líder Eterno, el Comandante Chávez. Nuestro pueblo se debilita cada vez más, sumergido como está en el Festín de Baltasar, izquierdosos endógenos de cafetín, comunistas lichts y boliburgueses, rojo-rojitos. La identidad nacional se desvanece ante la corrupción de los funcionarios públicos, la voraz especulación de la burguesía yel acaparamiento;elcontrabando de extracción de alimentos y combustible hacia Colombia, y de una inmigración masiva e incontrolada. Carecemos de estadistas de visión larga en materia internacional. Hay colosos voraces al Norte, al Sur, al Oeste y, aunque ustedes no lo crean, en el Este. La historia comparada es un excelente libro de navegación. Estudien y verán clarito qué aves de rapiña se ciernen sobre Venezuela.

Nos resistimos a ser copia de los pusilánimes que entregan las grandes causas, que se ocultan en los problemas de hoy para apuñalear el mañana.

¡Gringos Go Home! ¡Libertad para los cuatro antiterroristas cubanos héroes de la Humanidad!

¡Chávez Vive, la Lucha sigue!

¡Patria, Socialismo o Muerte!

¡Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1821 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Taibo

Manuel Taibo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a181306.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO