Llamado urgente a todos los revolucionarios

Aún muchos revolucionarios no logramos salir de nuestro asombro ante los acontecimientos ocurridos en los días pasados, uno tras otro, en una auténtica callapa.

* Los problemas en las elecciones primarias del MVR y la posterior disputa entre Bernal y Barreto.

* Las investigaciones contra el gobernador de Guárico y el fuerte impasse entre el MVR y el PPT, con amenazas y todo.

* Los problemas internos en el programa La Hojilla, que llevaron a la aparente partida de dos de sus moderadores.

* La suspensión del diputado Luis Tascón de las filas del MVR, a pesar de estar en el ojo del huracán por la fulana lista, en el momento en el que más necesita apoyo. También se suspende a varios concejales involucrados en el problema de las elecciones primarias del MVR, a pesar de que Chávez se había reunido con los dos cabecillas del conflicto y habían resuelto el problema.

* El cierre por parte de Conatel de la Radio Alternativa de Caracas, una emisora comunitaria que lleva cinco años luchando para recibir una habilitación. No contentos con el decomiso de los transmisores, Conatel ordena el cierre de la página web de la Radio Alternativa, sentando un terrible precedente que ya la oposición explotará con mucha razón.

* Las nuevas fuentes de sabotaje descubiertas dentro de PDVSA, que requieren la implementación de un plan especial con reservistas para custodiar la industria. Fuentes del gobierno afirman que la empresa está infiltrada por la CIA, y que su rápida acción evitó un nuevo paro.

* La suspensión de varios miembros de la directiva del MEP por no defender al partido en las pasadas elecciones municipales y en las próximas elecciones parroquiales.

* Los problemas y las protestas en la Universidad Bolivariana, que condujeron al cambio de su rectora y vicerrector.

Este es el momento apropiado para que todos y cada uno de los revolucionarios nos sentemos un momento a pensar. ¿Qué está pasando aquí? ¿Es realmente "revolución dentro de la revolución", o hay algo extraño en todo esto?

No es mi intención emitir juicios o plantear hipótesis en unos u otros casos; cada uno tiene particularidades y justificaciones que debemos respetar.

Pero tampoco hay que ser un experto historiador para saber que, en otros países, la CIA ha intervenido de una forma muy discreta, poniendo a la gente a luchar unos contra otros, a desconfiar de tu aliado, a pensar que Fulano es tu enemigo que te quiere serruchar el cargo. En definitiva, la CIA "monta casquillo", hace que los grandes movimientos se dividan y que las personas se llenen de una paranoia nada saludable.

Los procesos, entonces, terminan cayéndose por las ambiciones personales y la desconfianza entre revolucionarios que los lleva a dividirse.

Por favor, no me hagan buscar en los libros de historia para citar ejemplos de cómo la CIA intervino en Centroamérica, Chile, Irán u otros países, logrando infiltrar a personas que ponían a pelear entre sí a líderes políticos, religiosos y militares, explotando las envidias, los celos y la codicia que hay en cada uno de nosotros.

Las diferencias no necesariamente tienen que solventarse por la vía de la expulsión, la suspensión, la renuncia, el despido, el decomiso, la destitución o la publicación de encartes en la prensa. ¿Acaso Chávez expulsó a Barreto y Bernal del MVR cuando ocurrió el problema entre ellos? ¡No! Los llamó a reunirse y cenar con él; los sentó a ambos a conversar entre sí y dirimir sus diferencias, algo que parece que no hacían en mucho tiempo.

Por ello, le pido a usted, que tiene un cargo en un ministerio, en un ente del Estado, en un partido político, en una junta parroquial, en un CLPP o en su propia familia: la próxima vez que usted tenga diferencias con algún compatriota revolucionario, ¡solucione el problema con él, no contra él!

Invítelo a su casa, o vaya usted a la de él. Siéntense en un restaurant o fuente de soda. Tómense unas cervezas, relájense y hablen. El hecho de que usted tome la iniciativa no significa que usted sea inferior o que haya sido vencido; todo lo contrario, es un gesto de nobleza en pro de la unidad.

Lo importante es que se sienten y hablen. Exponga sus molestias, y también aprenda a escuchar. Recuerde que ambos están luchando para construir un nuevo país... ¿quien sabe si aquellas quejas que usted tiene contra él son en realidad inventos de alguna tercera persona interesada en verlos divididos y desmoronar el proceso? ¿Quién sabe si el problema puede resolverse con un simple acuerdo, con un pacto entre caballeros (o damas) o con un acuerdo en el cual ambos deban poner de su parte?

Algunas otras diferencias no podrán subsanarse, pero se pueden llegar a acuerdos para vivir con ellas. ¡Eso se llama política! Es así como se resuelven los problemas, no pensando que la otra persona es un enemigo al que hay que aplastar.

Sí señores, la CIA está en Venezuela. Y sabe aprovecharse muy bien de nuestros defectos. En otros casos, no hace falta que la CIA intervenga, porque cuentan conque nuestro egocentrismo nos destruya. ¡No les demos el gusto, coño!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2749 veces.



Luigino Bracci

Estrecho colaborador y antiguo miembro del equipo editor de Aporrea. Bracci es un celoso defensor del Software Libre y de la libertad de expresión.

 lbracci@gmail.com      @lubrio

Visite el perfil de Luigino Bracci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luigino Bracci

Luigino Bracci

Más artículos de este autor



US N ab = '0' /tiburon/a13945.htmlCd0NV CAC = , co = US