¿Los escuálidos son venezolanos? ¿Merecen serlo?

Si intentamos darle respuesta a las dos interrogantes del epígrafe, estamos
obligados a afirmar que desde el punto de vista legal, los escuálidos sí
son venezolanos. El haber nacido en esta tierra maravillosa, el ser hijo de
venezolanos o el haberse nacionalizado como tales, les da el derecho a
poseer la mejor nacionalidad del mundo.
Ahora, merecer ser venezolano es otra cosa; ello es algo que va mucho más
allá de lo legal o de poseer una cédula de identidad o un pasaporte que lo
identifique como tal. Ser venezolano significa amar a la patria por encima,
incluso , de la familia.

Un venezolano verdadero jamás le haría daño a la patria, pues para serlo
debe sentirse orgulloso de ser heredero de la sangre, los sueños, el amor y
los ideales de quienes recorrieron el continente entero jugándose la vida
para legarnos la patria y el honor de haber nacido en ella.

Usted puede ver un escuálido disfrazado de venezolano cuando juega la
vinotino o se presenta nuestra maravillosa orquesta sinfónica juvenil,
puede verlos incluso llegar al extremo de gritar ¡Viva Venezuela! cuando
Arango revienta las redes del arco contrario o cuando gritan “mambo”
nuestros maravillosos muchachos, pero hasta allí llega su venezolanidad.
Hágale dos tres preguntas y verá cuan poco les importa la patria, sus
niños, su futuro.

Pregúntele por ejemplo que opina del programa Canaima que dota a nuestros
niños de la escuela primaria de computadores personales, lo cual generará
un beneficio enorme a la educación y futuro de nuestro pueblo. Pregúntele y
verá cuál es el amor que sienten por Venezuela.
Pregúntele que opina de la Misión Barrio Adentro y de los médicos cubanos
que llevan salud a todos los rincones de nuestro pueblo y entenderá porque
afirmamos con tanta convicción que escuálido no es sinónimo de venezolano.

Usted podrá no estar de acuerdo con nuestras afirmaciones, apreciado
lector, pero no puede negar que nos sobran argumentos para afirmar que no
merecen ser venezolanos aquellos que le gritaron al mundo que este era una
tierra de incultos e imbéciles que pretendía cambiar la “hermosa
constitución” de 1961 para imponer otra, hecha a la medida de un tirano.

O Cree usted que merecen ser venezolanos aquellos que:
· Sueñan con tropas norteamericanas arrasando nuestro territorio para
derrocar un presidente que elegimos, ratificamos y reelegimos la mayoría de
los venezolanos?
· Festejaron el decreto de un dictadorzuelo que de un solo plumazo arrasó
con la democracia en aquel triste abril de 2002.
· Planificaron, ejecutaron o apoyaron un sabotaje petrolero que le produjo
pérdidas a Venezuela por más de 20 mil millones de dólares.
· Orquestaron, ejecutaron y apoyaron una campaña internacional de
desprestigio contra una institución como el Consejo Nacional Electoral
porque “pretendía usar unas captahuellas que violaban el secreto del voto”.
· Idearon y respaldaron la estrategia de no participar en unas elecciones
parlamentarias para tratar de aislar al país internacionalmente, con el
argumento de que existe democracia ni estado de derecho.
· Someten al pueblo a escases de alimentos, mediante el acaparamiento y la
especulación sólo para lograr objetivos económicos y políticos.
· Se oponen a que nuestras reservas sean colocadas lejos de los países y
los bancos sumergidos en la crisis que afecta el capitalismo.
· Luchan a brazo partido para impedir que nuestras reservas en oro sean
rescatadas de las manos de quienes en cualquier momento y con cualquier
excusa pudieran hacerlas suyas mediante un embargo.

¡No amigo, que va! Les falta mucho a los escuálidos para merecer ser
venezolanos. Por ello, es que afirmamos con claridad y convicción: que hay
venezolanos legales y venezolanos verdaderos.


arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3655 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor