Amojonamiento en Washington

Cumbre apestosa

Si, ya sé camaradas que mojón es un término cartográfico que ahora está de moda por el “incidente limítrofe” entre Costa Rica y Nicaragua, fraguado por el Imperio. Pero aquí todos sabemos que cuando alguien tilda a otro de tal, se entiende perfectamente lo que quiere decir. De modo que, coloquialmente, el adjetivo delimita muy bien la esencia de la caterva opositora reunida en Washington, donde han llegado a deleitar a Obama con sus excrecencias. Una cagada pues.

¿En qué otra cosa puede pensarse honestamente, que no sea en un saco de heces, al ver a un truhan de siete suelas como Zuloaga declarando en contra de Venezuela y en inglés, para guinda del pastel? He allí el ejemplo más acabado de pitiyanqui. Nuestros medios deberían pasar eso todos los días y a cada rato. Sugiero efectos especiales de moscas zumbando.

Luego un pupú calvo y avispado, Mezheranne, completa el cuadro fecal solicitando ayuda más contundente de parte de iunaitestei para “salir de la dictadura que impera en Venezuela”. Solo que ambos son fugitivos de la justicia venezolana por estafadores. Un par de cobardes cayéndole a mentiras- a mojones – a propios y extraños.

Ciertamente es inusual ver tanto de “eso” junto, orquestando una cumbre para “dilucidar” el destino de Latinoamérica. Una “pléyade cloacal” encabezada por Connie Mack e Ileana Ros-Lethinen y con los auspicios de dos pozos sépticos como lo son The Hudson Institute y Heritage Foundation. En realidad se trata de conformar un frente para atacar el ALBA, tarea dada precisamente a Connie Mack por la bancada republicana en la cámara de representantes del imperio. Se arriman además otras peloticas de mierda como Lucio Gutiérrez, magnicida frustrado.

Lo que se ha juntado en Washington haría las delicias de zamuros y gusanos. Un verdadero promontorio que pretende impedir el avance y desarrollo de los Pueblos Latinoamericanos. Quienes le hacen coro  a esta cumbre, en un evidente juramento de odio contra sus patrias, saben que jamás podrán regresar a ellas sin ir directo a la cárcel. Pero de eso alimenta el imperio a sus perros.

Y peor, suelen encontrar cipayos  tan vacíos de moral que solo les basta rellanarlos con su propia mierda.

coolthin@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1665 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor