Los gorilas hondureños, el ALBA y las patentes

Hechos interesantes están ocurriendo en el mundo y uno de ellos, el más vistoso, es que el gorilismo hondureño tiene el juego trancado y la cochina ahorcada. Por desgracia se están desquitando con el pueblo que es el origen y el destino de todo proceso revolucionario en la actualidad. 

Los derechistas del hermano país, que tenían por virtud de una constitución que ellos hicieron, el poder de destituir presidentes, nombrar tribunales, pagarse y darse el vuelto, tal vez no temían tanto a una consulta popular como a la probable pérdida de la mayoría en el congreso, si el ascendente liderazgo de Zelaya llevaba, en su portaaviones, a un equipo dispuesto a fajarse por la constituyente, es decir, por una transformación a fondo del sistema. 

Algunos eventos como la intención expresada de luchar contra el narcotráfico y la posibilidad de desalojar la base militar yanqui son otros elementos sobresalientes pero, sobre todo, como decía un gorila, estaba el hecho de que el presidente Zelaya metió a Honduras en el ALBA. “Por el componente militar” -dijo el tiranuelo. 

Pero no solamente se trata de eso. El ALBA es una organización de Estados soberanos que cada día crece más y es un fuerte indicador de la tendencia hacia la izquierda en nuestra América del Sur (¿Y quién sabe qué puede pasar en EE UU?). Es una asociación solidaria y no competitiva, es una verdadera cayapa para ayudarnos y defendernos entre todos. 

Uno de los últimos anuncios que se conocieron antes del golpe fue que el ALBA podrá tener un sistema común de patentes. ¿Qué significa eso? Que las empresas transnacionales ven el “peligro” de que sus privilegios monopólicos sean derrotados en aras del interés de los pueblos. 

Con la muy de moda gripe porcina – mexicana – H1N1, que sacó de la crisis a las farmacéuticas poniéndolas a ganar dinero, con la venta de vacunas después de una terrorífica campaña mediática, puede pensarse que las patentes, con el derecho a monopolio que traen, son dañinas para la salud, sobre todo en estos momentos de crisis del capitalismo. 

Liberarnos de un sistema de propiedad intelectual concebido totalmente para beneficiar a las empresas transnacionales, apuntalando la soberanía de nuestros países y poniendo por encima de todo al pueblo, necesariamente ha de propiciar una era de desarrollo tecnológico tal, que no sólo Venezuela se convertirá en potencia. 

Con el grupo de países del ALBA -que va en aumento- y la unión de gobiernos revolucionarios y progresistas se está creando un polo de poder político capaz de latirle en la cueva al mismísimo imperialismo, y eso quedó demostrado con el desarrollo del golpe contra Honduras y la subsiguiente reacción en cadena de respaldo al Presidente Zelaya, en el cual hasta el imperio tuvo que doblar la cerviz y, aunque fuera en murmullos, hubo de admitir que fue ilegal la asonada militar que propició y que no puede mantenerse sin el oxígeno yanqui. 

Es sólo un botón de muestra de lo que significa ALBA: Un polo que surge en la conformación de un mundo multipolar, contribuyendo a romper el dominio unipolar que tuvo su paroxismo en los años noventa y desde el 11 de septiembre de 2001 va en caída libre.


andrea.coa@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2693 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ciencia, tecnología e innovación