Ingeniería de la clase mundial de nuevos Intocables

En Francia el gobierno del Presidente Macron quiere reservar el acceso a los teatros, estadios y restaurantes y cinematógrafos a las personas vacunadas con alguna de las 4 vacunas norteamericanas aprobadas por la Comisión Europea. Emmanuel Macron, antes de ser Ministro de Francia Hollande ha sido siempre un fiel y oportuno servidor de los deseos de la oligarquía financiera mundial, que es la que dicta su agenda; dictado que copia enseguida Giorgio Draghi, antiguo hombre de Goldman Sachs en Europa. Por ello, mirando las iniciativas de Macron podemos anticipar lo que decidirán, posteriormente impondrán los otros dictadores nacionales designados por la Oligarquía política europea que designa también a quienes se sientan en la Comisión e Bruselas.

Macron acusa a quien esos exigen respeto de las libertades que garantiza la Constitución francesa de ser: irresponsables egoístas, por rechazar las vacunas, made in USA. No, Sr. Macron; es sólo gente prudente que desconfía de la evidente manipulación del COVID, para cercenar libertades e imponer como obligación el dejar introducir en sus cuerpos una substancia sospechosa es un sofisma yel mayor abuso de poder del que tanga noticia.

El ejemplo de Suecia donde su gobierno respetó la libertad de sus ciudadanos, sin ninguna consecuencia a deplorar, demuestra que la dictadura sanitaria que usted busca no es necesaria para limitar las muertes causadas por el COVID.

Sin medidas vejatorias ni bozales, la mortalidad en Suecia fue de 14.651, apenas el 0,09% de una población sueca de 15 millones. Menos muertos de cuantos pierde cualquier país en una batalla para hacer respetar la libertad de sus ciudadanos.

Desde un principio la gente que conoce el modo de proceder de los oligarcas de Washington, sospechó que lo del COVID-19 no era una epidemia corriente.

La campaña de miedo desencadenada por los grandes medios desde noviembre del 2019, orquestada con el alboroto anticipatotio por los políticos del estatus, hacía sospechar de tanta alarma previa por otra epidemia de gripe.

Distorsión de datos y desinformación fue diseminada para presentar al público la gripe COVID-19, como letal, a pesar de que de acuerdo a las cifras dadas por la experiencia de China en Wuhan ya se sabía que sólo mata al 1% de los infectados. Con esa cifra de China, Suecia argumentó que 1% era su tasa de mortalidad normal durante las gripes estacionales y optó por no imponr restricciones preventivaso y dejar a la gente en libertad de continuar su vida normal, a pesar de las presiones de Bruselas para hacerlo. Solo se le dio protección especial a los grupos que suelen sufrir más bajas durante las gripes estacionales.

El Imperial College de Londres le pronosticó a Suecia 100.000 muertos en el primer mes, igual que los de la Comisión Europea, nada de eso sucedió. Suecia no adoptó nunca las exageradas precauciones a causa de la gripe del COVID-19 que se adoptaron en los otros países de la Comunidad Europea que son miembros de la OTAN (Suecia no lo es). Desde Bruselas se encabezó la campaña que presentó el COVID-19 como el virus letal que no es. Temo que esa actitud y la posterior resistencia en aceptar las vacunas SputnikV y Sinovac de Rusia y China respectivamente. Demuestran cierto grado de politización en cuanto a frenar el avance de la epidemia que desmiente el sentido de urgencia conque ahora se usa como pretexto para suspender libertades y cohercionar a la vacunación.

Si nos atenemos a las cifras oficiales con que sin pausa nos quieren alarmar; veremos que según el número de infectados y muertos, si alguien usa la calculadora, resulta que el 99% de los infectados la sobrevive. Luego se viene a saber que el cuento, narrado en TV de los hospitales saturados con víctimas es falso. La mayoría de las víctimas se curó en su domicilio, sin hospitalización.

Para impresionar al público los medios mencionan siempre la cifra de muertos primero, sin mencionar nunca la cifra habitual de muertos, para ese lapso. Siempre y sólo anuncian las muertes atribuidas al COVID.

Con lo del Coronavirus, parece que la gente ya no muere por otras causas.

Es evidente que se trata de una campaña de intimidación, que es el mismo proceder de los terroristas: atemorizar para después someter.

Es evidente que el objetivo inmediato de la campaña de miedo es obligar a toda la humanidad a vacunarse. No se sabe bien si es para enriquecer a las farmacéuticas o para un propósito aún más turbio

Se procede con la misma técnica que los terroristas. Inspirar terror para doblegar. Es muy probable que el objetivo último de esta campaña de miedo, sea algo inconfesable; como modificar patrones de comportamiento humano.

En Estados Unidos acaban de autorizar el consumo de Marihuana, un a droga que aletarga el intelecto (space out ) decían los hippies. Será eso lo que se quiere lograr con una vacunación universal en el momento en que va a tener lugar la crisis mundial del sistema Dólar; lo cual traerá graves desórdenes.

Los hippies eran gente poco agresiva que preferían hacer el Amor que la gurrra. Una actitud muy conveniente para gobiernos que enfrentan la crisis agónica del Sistema económico internacional creado entorno al Dólar como referencia Internacional de Valor.

Los que no se vacunan muestran desconfianza en los voceros del sistema; ello los identifica como opositores.

Desde Roma se envía a los opositores a los confines del país Imperio para privarlos de contacto con gente de influencia. Algo equivalente es lo que se quiere hacer con el nuevo Apartheid ordenado por los gobiernos de Macron y Draghi.

Las últimas noticias sobre el origen de la epidemia, señalan a los Estados Unidos como su lugar de origen. Hay indicios de que la Pandemia del SARS Coronavirus es algo que se viene tramando desde principios de este siglo.

En 2002, la Comisión para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos trató de patentar el Coronavirus, pero su intento fue rechazado porque no se pueden patentar cosas de origen natural.

Las patentes se hacen para tener el monopolio a un conocimiento e impedir a otros su uso. Cuando la CDC intentó patentar el Coronavirus en la oficina de Patentes de Estados Unidos, es obvio que quería excluir a otros del conocimiento de su secuencia DNA del Coronavirus para trabajar con eso, por ejemplo, para elaborar vacunas si se repitieseuna epidemia de gripe causada por ese virus (ya sucedió una en 2008.

El 22/07/2021, el Dr. Fauci, Director de la oficina que financia la investigación médica en Estados Unidos fue acusado de mentir al Congreso de Estados Unidos.

El senador Ron Paul lo denunció por mentir cuando Fauci negó que el fondo que administra financiara una investigación del laboratorio especializado en virus de Wuhan; el propósito de la investigación era aumentar las funciones del SARS Coronavirus.

No es una casualidad que la epidemia haya comenzado en Wuhan, que, no es una ciudad cualquiera; es una ciudad grande con 10 millones de habitantes en su mayoría venidos de otras regiones y que es el centro de distribución logístico de los insumos de la industria china. Aumentar las funciones del Coronavirus es añadirle una capacidad infecciosa que antes no tenía: por ejemplo, hacerlo trasmisible a humanos.

El efecto visible inmediato de hacer obligatorio sentir terror irracional ante el COVID-19, fué el establecimiento de una Dictadura Sanitaria Mundial Dictadura que ordena medidas como prisión domiciliaria, bajo guardia policial, de la entera población, algo que no se les ocurrió nunca a los más autoritarios dictadores: Hitler o Stalin.

El toque de queda es un rasgo típico de las dictaduras. Lo imponen porque los conspiradores se ocultan en las tinieblas para urdir sus ataques. Una costumbre de nocturnidad que los epidemiólogos de los gobiernos europeosatribuyen también al COVID-19.

Tanta estupidez pareciera cómica sino fuese porque causa la ruina de aquellos que ganan su vida trabajando en establecimientos dedicados a las actividades que amenizan el Ocio Nocturno. Un sector que es el motor del turismo nacional y extranjero; algo que proporciona importantes ingresos que engordan las Arcas Fiscales nacionales, regionales y municipales.

Las órdenes sanitarias de la Comisión Europea quieren ignorar el derecho humano básico de todo adulto sano de mente a decidir los riesgos que quiere correr.

Ahora debe someterse a las medidas vejatorias e inconstitucionales que para protegerlo de riesgos que le impone el gobierno. Los Gobiernos se han convertido en el Hermano Mayor que sabe mejor que tú lo que te conviene: el Big Brother del que habló George Orwell en su novela socio política: 1984.

Los gobiernos obedientes a la Dictadura Sanitaria Mundial pisotean con desenvoltura las Normas y libertades Constitucionales cuando limitan las personas que podemos recibir en nuestro domicilio o cuantos amigos podemos sentar en nuestra mesa y ahora el colmo de las invasiones: la exigencia de dejarnos introducir substancias extrañas y peligrosas en nuestros cuerpos bajo pena de vivir segregados de todo contacto social.

Estamos ante el peor y más osado intento dictatorial de la historia y los jóvenes y adultos hacen bien en defender en las calles la legalidad constitucional y los derechos ciudadanos garantizados por las respectivas constituciones.

Los gobernantes que de modo evidente han manipulado el temor por la salud para embriagarse de poder; deben ser juzgados como reos de haber violado la Constitución con pretextos de un riesgo contra la salud pública intencionalmente exagerado, como es comprobable. Con frecuencia para someter a la gente han presentado las infecciones causadas por el COVID-19 como una gripe letal; las cifras de sobrevivientes demuestran que no lo es. Que es contagiosa; pues quienes temen la infección que se auto confinen; como se ha hecho siempre con las epidemias. Lo que no es tolerable es que se confina a la gente sana que no tiene miedo y vive su vida como adulto. Como se hizo en la democrática Suecia.

Que algunas personas maltrechas hayan muerto como consecuencia del COVID-19 no justifica la tiranía e intromisión del gobierno en la conducta personal y doméstica.

También mueren todos los años personas maltrechas con las gripes estacionales.

El COVID-19 lo sobrevive el 99% de los infectados, sin necesidad de hospitalización. La OMS nos informa que 4 millones de personas han muerto en el mundo como consecuencia del COVID-19. Al considerar que la población mundial es de 7000 millones. Por muy lamentable que sea la muerte de 4 millones de personas. Si miramos objetivamente esa cifra, la aritmética demuestra que en el entero mundo el COVID-19, resultó fatal para apenas el 0,057% de la población mundial.

Eso demuestra cómo se exageró su peligrosidad en todo el mundo, más en Europa que en otras partes; donde se usó el miedo para establecer Dictaduras Sanitarias Nacionales como filiales de la Dictadura Mundial. Las normas en materia de precauciones impiden de facto manifestaciones o protestas; porque gritar con un bozal hace menos ruido y es menos amenazador; igual que mantener 2 metros de distancia en una manifestación la hará parecer en las fotos como más rala y menos potente.

Es sospechoso que esta dictadura sanitaria mundial impide no solo la libre circulación sino la expresión que la critique es reprimida con censura y multas, denunciada y etiquetada, por los gobiernos, como Bulo negacionista.

La Dictadura Mundial sucede justo en el momento en que organismos económicos internacionales serios como la OCDE (Paris) y el IEB (Basilea) habían anunciado una crisis financiera impagable y el colapso de la economía mundial. Como la deuda está denominada en US$ y ha sido causada por la emisión sin límites de dólares y euros digitales por parte de la FED y el BCE. Por lo que como esas 2 entidades son el Eje del presente sistema financiero: lo cual no sucederá sin una guerra.

La crisis traerá hambre, privaciones e inquietud social agresiva; puede que la creación de una clase privilegiada de vacunados; alejada de la masa intocable de los no vacunados, haga necesario esta nueva versión del Apartheid; porque la masa de los no vacunados ya es considerada potencialmente subversiva porque desconfía de las vacunas norteamericanas impuestas por los gobiernos de la OTAN, como las únicas aceptadas con exclusión, sin dar al ciudadano la opción de escoger las vacunas Sputnik V y Sinovac, de Rusia y China respectivamente; que son más baratas y de las cuales hay las existencias necesarias, pare no tener que interrumpir el suministro.

La exclusión y discriminación de las vacunas rusa, china o india es de evidente origen político que descalifica el pretexto de que la Dictadura Sanitaria Mundial es necesaria para proteger la Salud Pública Mundial de un virus manufacturado para imponer la compra por cantidades millardarias de las vacunas previamente desarrolladas por las grandes farmacéuticas norteamericanas, tal como consta en el registro de patentes de los Estados Unidos, donde hay 73 vacunas patentadas, para cubrir las olas de variantes que van a prolongar las dictaduras sanitarias.

La coacción para dejarse vacunar exclusivamente con vacunas Made in USA, hace desconfiar más en las 4 vacunas que acepta la Comisión Europea.

Está claro que las farmacéuticas y el gobierno oligárquico norteamericano (representado por un Dr. Fauci) están envueltos en el aumentar las funciones del SARS Coronavirus. Según denunció el Senador Ron Paul en el Congreso de Estados Unidos y la denuncia pública de los periodistas médicos David Martin y Reiner Fuellmich sobre como algunas farmacéuticas norteamericanas habían patentado vacunas antes de la declaración de la Pandemia y la Comisión para el control de enfermedades -DCC- de Estados Unidos intentó patentar el SARS Coronavirus en 2002; para evitar que los laboratorios de otros países pudieran elaborar vacunas contra los nuevos virus creados con el aumento de las funciones del SARS Coronavirus original.

En conclusión, este excesivo alboroto exagerando la letalidad del COVID-19 tiene como objetivo evidente el hacer obligatoria la vacunación, pero sólo con las vacunas elaboradas por las farmacéuticas, cómplices desde el principio en crear una Pandemia con el COVID-19 que justificase la instalación de una Dictadura Mundial impuesta con pretextos sanitarios. Como la Comisión Europea que ha empujado esta forma de terrorismo desde su inicio y la CE no es más que la máscara política de la OTAN.

Sospecho que sólo una guerra en que la OTAN sea derrotada nos va a devolver las libertades y derechos que garantizan en vano las constituciones de los países europeos



Esta nota ha sido leída aproximadamente 753 veces.



Umberto Mazzei


Visite el perfil de Umberto Mazzei para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Umberto Mazzei

Umberto Mazzei

Más artículos de este autor


Notas relacionadas