De Maracaibo salieron....

En realidad Manolito nos pintó no una sino dos palomas y se fue volando, gracias a las cabronerías de Alberto Federico y Teochoro. El último abrazo, por ahora, se lo dieron tras bastidores en Cloacavisión, como tres alegres compadres que se despiden luego de una noche de juerga.

Solo nos queda disimular entre chistes y sarcasmos, la desilusión de no ver al Encandilao del Catatumbo, defendiéndose con su verborrea hilarante en un juicio que ya no será lo mismo, pues al contrario de aquellos versos de Neruda, me gustaba que hablara bastante paja porque siempre lucía como ausente de la realidad.

Pero Manolito resultó todo un vivaracho al fugarse antes de que lo metieran preso por ladrón, de acuerdo a las abrumadoras evidencias en su contra. Ahora le dicen “Penca e´ sábila”, porque mientras más lo investigan, más propiedades le encuentran.

Un nuevo tiempo revuelto el de estos locos atrabiliarios. Mire que yo he visto vainas pero ver a los cabecillas de la oposición defender en una especie de “ta´barato dame dos” mediático, a Manolito y al Monje Zen de Baduel, sencillamente no tiene precio.

Hasta el grupete de estudiantes piromaniacos, surgió de entre las cenizas a defenderlos, en un ejercicio de pescueceo y paroxismo, al mejor estilo Changallup. La guinda mediática, la perfección hecha cuña televisiva, fue la de Cloacavisión: “Por defender la democracia, por luchar por tus derechos…” mensajes sobre un fondo difuso y al final aparece la cara de Manolito con un aire de estatua griega. Lo quieren presentar como una víctima del régimen, un acosado político.

Ido el perro, no se acaba la rabia fascista. Hay que despotricar contra un gobierno inmisericorde tanto con quienes se han fugado como con los que aun no lo han hecho. Para ellos, las garantías democráticas deben sustentar la posibilidad de tramar golpes y guarimbas impunemente. Por eso apelan una vez más al manoseado art. 350 de la CRVB como comodín para sus exégesis lunáticas.

A propósito de la sentencia en contra de Vivas y compañía, Mosquito muerto Borges dice con desparpajo y sin resquemores semánticos por el nombre de su partido, que “se ratifica que el Poder Judicial es el brazo político del Gobierno”. Vaya Julito, estoy seguro que te agradan las sentencias preñadas de buenas intenciones, como el camino al infierno. Ni Urosa Ladino aguantó el prurito declarativo al respecto y con mohines de angelote triste dijo que: la sentencia perpetúa la tragedia del 11 de Abril”. El cardenalito va por el mismo camino, con tridente, cola y cachos.

Este año, la lucha por el Judas del Pueblo va estar más reñida que nunca. Hay unos candidatazos. Mi favorito, Manolito, aunque algunos lo quieran transformar en Cristo crucificado por el Gobierno. Ante su huida, habrá que clonarlo con un monigote atiborrado de paja y petardos, para hacer justicia popular. Mientras tanto, desde la Alcaldía de Maracaibo, sus acólitos separatistas dicen: Algún día volverá a Venezuela, pero a Maracaibo ¿Cuándo?

pladel@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2279 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social