Pudiera ser

        Se cansa uno de escuchar a los expertos pero no deja de sorprender que cuando abren la boca para arrostrarnos media enciclopedia, en realidad nos lanzan una verdadera sarta de sofismas, cada vez mejor elaborados, eso si.

        Decía Bolívar que el talento sin probidad era un azote. Razones y ejemplos siempre tuvo entre  sus enemigos, como en sus aliados y compañeros de caminos.  A partir de ese apotegma dirán algunos que ser talentoso y no comulgar con ciertas ideologías no es sustento para que lo cataloguen a uno de azote, ergo, si estoy en contra del proceso de cambios que lidera el Comandante, no quiere decir que yo sea un flagelante de esos. Premisa de taimados.

       Pero salta la liebre y recuerdo una conseja llanera que junto a muchas otras andaba en la boca de mi abuela Beatriz y que caían como mano e´ pilón en los desprevenidos: “Todo el mundo es bien bueno hasta que se echa a perdé, carajo”.

       Por ahí va la cosa. Se trata de adherentes temporales, de ecuanimidad echa parálisis, de claustrofobia para no adentrarse en el proceso, relamidas exégesis de quienes luchan un tiempo y se cansan o expertos en caminos que se extravían, se echan a perder.

       La lucha en los albores de esta tercera etapa de la revolución, creo que adquiere otra dimensión. No porque  otro grupo de apóstatas reniegue del proceso, sino porque surgen retos esencialmente de profundización ideológica. No es casualidad el barniz de “frescura” que los medios infofrénicos se han dado. Con bakings nebulosos, brujitas disfrazadas de hadas y con superficialidad en el trato de temas serios para la población, se quieren lavar la cara de energúmenos para afianzar sus fanatismos. Al unísono defienden sin disimulo, los intereses de la oligarquía criolla y extranjera. Por acá la revolución afina sus estrategias para golpear bien fuerte… “a quien desde siempre golpea y golpea, nos golpea”. 

       El hermano nos enfrenta seducido por el imperio; más no es mi hermano quien trata de saborizarme la comida para tragarse mi salario con avidez, ni quien cierra las puertas  de mis curaciones y conocimiento apenas recibido el mandato popular, menos quien me da tierra en cementerios para no darme parte de su latifundio ocioso. Tampoco aquel a quien le tiendo la mano y me hiere con su daga, ni quien pacta con el extraño y le señala el camino secreto de Las Termópilas. El hermano es el vecino disociado, el alienado por los medios. Allí hay un reto ideológico al que nos debemos con inteligencia.

       Se acercan nubarrones con ínfulas de huracán. Pretenden encarar los tiempos revolucionarios con ráfagas de paro y ventoleras de huelga. Serán soplidos de humo, polvo y paja. La CVG requiere una limpieza profunda porque es un nido de perversiones contractuales y negociado donde engordan a placer las ratas neo adecas y donde se contraviene sin pudor lineamientos fundamentales de la ética  revolucionaria. Solo una minucia: en una de esas empresas,  una cláusula contractual establece que un trabajador que se enferme, recibirá el equivalente a tres veces su salario diario por cada día de reposo. Oigo de nuevo la pregunta del Líder Comandante: ¿Por qué?

       Los rumores de que el Gobierno metería ojo a esas empresas en Guayana, tienen cierto tiempo rondando en la zona. Grupos y mafias de la derecha vinculados a entes gubernamentales, siguen operando allí en connivencia con sindicaleros inescrupulosos y están articulando estrategias para enfrentar lo inevitable. Aúllan los lobos vestidos de Caperucita roja rojita porque “tocan” sus predios.

       Hay detalles que expresan mucho. En los días de cierre de campaña de los pasados comicios, desde las salidas de varias de esas empresas partieron caravanas de trabajadores (seguramente en carros comprados con su aporte de vehículo) aupando al NO. Y este es mejor: si usted revisa por parroquia los resultados del SI y el NO en el Municipio Caroní (básicamente conformado por las ciudades de San Felix y Puerto Ordaz y donde están casi todas las empresas de la CVG) se dará cuenta que de los 44.000 votos de ventaja del SI sobre el NO, poco más de 38.000 fueron de las parroquias de San Félix, donde vive la mayoría de la clase obrera de esas empresas y solo en la parroquia Unare de Puerto Ordaz ganó el SI para completar la ventaja antes mencionada. En las demás parroquias de Puerto Ordaz, el NO ganó con amplia ventaja. Hay que acotar que ese municipio, esta muy bien definido desde el punto de vista socioeconómico y profesiográfico, así que la mayoría de los cuadros directivos, gerenciales y profesionales de la CVG vive en Puerto Ordaz. De modo que tal vez en esos niveles de la CVG no abunde el espíritu de enmienda. Otra vez ¿Por qué? Ojo pelao en el estado Bolívar. Disculpen, no soy experto, pero la causas pudieran ser de índole ideológica. 

       Nota: para efectos prácticos, he redondeado las cifras.

pladel@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2207 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social