Diosdado, Tareck William Saab, La Policía Anticorrupción y los testaferros en Mérida

Testaferro es la persona que presta su identidad para la realización de algún negocio o la firma de un contrato que en verdad pertenece a otro sujeto (llámese: Ladrón). La relación entre ambas partes se basa principalmente en la confianza, por lo que generalmente el testaferro es un familiar o muy allegado a quien reemplaza en los documentos o es tremendo Chupamedia. Si bien suele asociarse esta figura con actos ilícitos; por eso es que tienen vuelta mierda a Mérida (Compra de Bodegones, Posadas, Mansiones, Centros Comerciales, Hoteles, Bombas de Gasolina etc. etc. etc.). Es legal cuando se opera dentro de los márgenes legales, pero acá en Mérida los testaferros manejan recursos ilegales (llámese: Bienes robados al estado). Características de los testaferros: El sujeto que acepta la utilización de su identidad para encubrir al verdadero ladrón, tiene características muy específicas, es más ladrón. El llamado es, a que las investigaciones se intensifiquen en nuestro estado Mérida, y se hagan como debe ser, se haga justicia, caiga, quien caiga, aunque lo que está a la vista no necesita anteojo.

Los testaferros son personas ampliamente flexibles y con la capacidad de arrastrarse como gusano para vivir como ricos, a estos Chupamedia, mal llamado testaferro, se le oía "orden cumplida patrón" a cada segundo, a cada minuto, a cada hora. Son quienes deben adaptarse a cada situación que se presente y actuar de acuerdo con los bienes e intereses de sus mandantes, que no son bienes de su mandante, son bienes del pueblo venezolano que su mandante se robó. El bajo perfil es otra de las características de estas personas que prestan su nombre. Lo ideal es que sean desconocidos para el público y que no capten la atención. Pero los testaferros en Mérida, rompen con lo ideal: son conocidos, y captan la atención de todos, haciendo desastre a diestra y siniestra a nombre de su mandante.

Cuando la participación del testaferro tiene por finalidad encubrir hechos que constituyen un ilícito, el testaferro tendrá la responsabilidad penal que el Código Penal Venezolano imponga para tal infracción. Un hecho muy frecuente es la utilización de la figura de testaferro para lavar dinero, que es lo que está pasando en el estado Mérida, y en toda Venezuela. "Recordar es vivir": recuerdan ustedes a Luis Velásquez Alvaray, lo asignaron presidente de la DEM, uy, ese coño hizo desastre, busco un testaferro amigo de Luis Velásquez, y el testaferro lo dejo mamandini, y toda Mérida, sabe quién es el testaferro de Luis Velásquez, y ahí está, tranquilo disfrutando lo que se robó Luis Velásquez. Algunas personas suelen aducir en su defensa que no tenían conocimiento de los actos del mandante. Pero acá se caen con los kilos, porque con un sueldo de hambre, son propietarios de posadas en Santo Domingo-Mérida, Camionetotas del año, y pare usted de contar. Es decir, que han prestado su identidad, pero desconocen por completo la operación. ¡No Creo! Acá el mandante les dice lo que se va hacer, y como se va hacer, y el testaferro con una voz fuerte responde "Cuente con eso Jefe".

La realidad es que ante el público en general y la justicia, figura su nombre como responsable, y así se lo considera al igual que su mandante. En cada caso en Mérida valorarán en la justicia las particularidades y circunstancias del único mandante y muchos testaferro, para determinar el grado de responsabilidad, en este Tsunami de corrupción en Venezuela, y que en gran parte esta implicado nuestro estado Mérida, porque arropa una gran cantidad de testaferro, que benefician a un solo mandante. Investigaciones como debe ser, aunque lo que está a la vista no necesita anteojo.

En el mundo empresarial y político la presencia de los testaferros es de las más frecuentes. Personas de la máxima confianza, chupamedias o que perciben un pago, fuera de las vías legales, entran en el tráfico mercantil o financiero con la identidad del mandante, para obtener bienes, beneficios o ganancias que se transfieren al mandatario. En la gran mayoría de los casos conocidos el testaferro opera con la finalidad de encubrir al verdadero ladrón actuando fuera de la ley. Un posible supuesto es cuando un político utiliza a otras personas para que realicen transacciones comerciales o financieras en su beneficio (el caso de Mérida), pero sin que se conozca su verdadera participación. Pero, lamentablemente en Mérida, se sabe quién es el verdadero propietario de esos bienes (Bodegones, Posadas, Edificios de Oficina, Construcciones. Mansiones, Centros Comerciales, Hoteles, Bombas de Gasolina etc. etc. etc.). Y por último, el llamado es, a la fiscalía, que haga las investigaciones a que dé lugar, y que se intensifiquen en nuestro estado Mérida, y se hagan como debe ser, aunque lo que está a la vista no necesita anteojo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8763 veces.



José Antonio Velásquez


Visite el perfil de José Antonio Velásquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social