Caso Barinas ¿El experimento?

Que culpa van a tener los barineses que en su suelo haya nacido Hugo Chávez, mucho menos que la familia le exija a Nicolás Maduro el control de ese estado mediante la entrega de la gobernación. Ni siquiera aceptan un protectorado por el orgullo de perder el legado del "comandante supremo". La fragilidad interna de Maduro no aguantaría reclamos públicos de los herederos.

Aunque una sobrina nacida en esas linda Barinas, nos comentaba hace tiempo que los residentes esperaban la elección de un nuevo gobernador de oposición, para desde allí iniciar la construcción de un muro que impidiese que algún habitante con ganas de ser pelotero saliera con cara de yo no fui, convirtiéndose en líder político y destruyera lo poco que el otro había dejado. De allí, suponemos el gran miedo de los familiares a someterse a un confinamiento eterno.

Estas elecciones regionales en la entidad llanera con un Superlano al frente, han logrado la ansiada unidad de la oposición. Henry Ramos reclama, Tomas Guanipa dice que esa victoria es el faro para recuperar la democracia, Freddy Guevara se manifestó a favor de Superlano. Al único que le impidieron que se pronunciara fue a José Brito, el candidato le dijo "Hermano quédese quieto, no me raye".

El madurismo por su parte, no se sabe si por cargo de conciencia al no darle el suficiente apoyo a Argenis Chávez en las propias elecciones o por temor a las represalias familiares. Se ha resteado de una manera tal que prácticamente a una semana de los comicios no hay un pronunciamiento oficial. A los extremos de haber retenido unas actas para impedir el conteo definitivo.

Aprovechando a la vez la oportunidad para realizar un experimento. Pensando en los resultados del revocatorio. Pues a diferencia de Capriles, Superlano sacó a la gente a la calle por cinco días seguidos y al parecer hasta con sus noches, atendiéndoles con suculentas sopas. La solución del gobierno fue enviar a Iris Valera a coordinar el respaldo al gobernador Chávez.

Supuestamente también enviaron comandos antimotines reforzando la fuerza militar, se habla de posibles toques de queda. Quizás con la intención de evitar disturbios en caso de que el CNE proclame a Argenis Chávez, nuevamente como gobernador. De ser así con esa decisión mataría dos pájaros de un solo tiro, ya que con la eliminación de las aspiraciones de Superlano, también disminuiría la credibilidad del voto, lo cual les ayudaría mucho en el referendo.

De aceptar la victoria a Superlano, aparte de la derrota moral, se le estaría dando la razón a los que comentaron que Cilia Flores y el presidente buscan terminar con la influencia de Chávez, para convertirse Maduro en el verdadero líder de la revolución. Teniendo como sucesores a la primera combatiente y por supuesto a Nicolasito.

Fíjense de las contradicciones en la política, el gran perdedor de todo este proceso, es José Brito el compañero de Superlano. Ya no tiene la jefatura virtual de los alacranes, pues en la chiquita es un cobarde. No defendió los ocho mil votos nulos que le metieron en Pariaguán, posteriormente quiso tomar el CNE en Barcelona y la gente no le respondió.

Este experimento y por momentos ensayo. Puede dibujarnos lo que pasaría en la eventual derrota de Maduro en el referendo. La Iris Valera gritando fraude, con los colectivos motorizados tomando las calles de Venezuela. Pero existirán suficientes Iris Valera en el Psuv, además tendrán tantos motorizados para causar temor. Esperemos con la fe en Dios y la convicción de no rendirnos, haciendo lo que esté a nuestro alcance para que esta pesadilla termine.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 879 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Schiveci

Claudio Schiveci

Más artículos de este autor