En Mérida estamos viviendo la política del absurdo donde el gobierno es oposición y la oposición actúa como gobierno

Si Ud. no entendió que quiso decir Eduardo Galeano, cuando definió a la política venezolana como la de "un mundo al revés", le ofrecemos este trabajo donde hacemos un análisis de lo que sucede en la ciudad de Mérida, específicamente en el Municipio Libertador. Lo primero a constatar es que, en este Municipio, la fuerza del chavismo no ha ganado ninguna de las 24 elecciones que ha organizado y realizado la Revolución Bolivariana, aupadora del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI.

La llamada izquierda venezolana se ocupó durante los últimos 50 años de construir una fortaleza con los sectores universitarios, comercio, empresarios, clero y clase media en esta ciudad, la cual gozaba de todos los privilegios que disfrutan las clases ricas y adineradas de cualquier país capitalista, en dos palabras creó una burguesía local, la cual cuando llegó Chávez y le cuestionó sus valores y privilegios no se lo perdonaron.

Las veces que el chavismo ha ganado alguna elección es porque ha recibido el apoyo de los sectores populares de otros municipios, conformados por una población campesina trabajadora y pobre, que puso sus esperanzas de redención en el mensaje que les trajo el Comandante Chávez, o porque la oposición se ha negado a participar, como pasó con las elecciones para la ANC y las últimas para diputados al Concejo Legislativo Regional (CLEM) y Alcaldías Municipales donde el chavismo ganó mayoritariamente por forfait.

Lo segundo a constatar es que en la actualidad, tanto la gobernación del Estado Mérida, como la Alcaldía del Municipio Libertador, asiento de la capital, están en manos de Acción Democrática (AD), o sea, un partido político de la oposición al gobierno nacional, cuyo Presidente es Nicolás Maduro (el cual también dicen que ganó por la abstención notable de un sector de la oposición).

Lo tercero que debe dejarse por sentado es que, en nuestro país, tiene desde Simón Bolívar para acá un sistema político presidencialista, donde es el Ejecutivo Nacional, integrado por El Presidente, sus Ministros, gobernadores y poder Municipal, quienes realmente mandan; los otros poderes le sirven de comparsa. Este Poder puede ser Civil o Militar o Mixto, como el que tenemos ahora. (La llamada unidad Cívico-Militar). Según este esquema, tanto el gobernador de Mérida, como El Alcalde del Municipio Libertador son Gobierno, forman parte del Poder Ejecutivo Nacional y son responsables directos para aplicar las políticas que de él emanen. Pues resulta que en Mérida la cosa no es así. Estos funcionarios no se ocupan de gobernar y de ejecutar los presupuestos que les son otorgados por Ley, y todos los problemas que surgen en su jurisdicción se lo achacan al gobierno nacional y no hacen nada para resolverlos.

Si lo anterior provoca llorar, no es menos doloroso lo que sucede con el sector opositor, conformado por el partido de gobierno (PSUV), el polo patriótico, los concejales y diputados regionales, que se creen, actúan y proceden como si fueran ellos el gobierno regional y municipal, en vez de actuar como opositores, que es el papel que les asignó el electorado que votó por ellos. Vamos a poner un ejemplo patético como es el problema del transporte privado de pasajeros, el cual es un Servicio Público y quien otorga las concesiones de rutas y fija las tarifas es el Poder Municipal, de acuerdo a nuestra Constitución Nacional. Resulta que en Mérida los transportistas, militantes del partido de gobierno, que reciben gasolina gratis, repuestos y cauchos subsidiados, abusan y maltratan al pueblo con las tarifas y violan todas las ordenanzas y la oposición chavista, que son los que deberían contrarrestar esos abusos, los protegen para que el pueblo no les queme o apedree sus busetas y en cambio ellos, los del gobierno Municipal y regional, si lo hacen con los autobuses que son del gobierno nacional.

Igual pasa con los comerciantes de alimentos de primera necesidad, que sólo aceptan dólares y cada dia suben los precio para hambrear al pueblo, los farmacéuticos que atentan cada dia contra la salud, los panaderos que reciben la harina que les suministra el gobierno nacional y los chavistas de la oposición nada hacen y más bien los cuidan y apoyan para que el pueblo no se levante en su contra.

En conclusión, podemos afirmar que aquí en Mérida, los que crean los problemas de desabastecimiento, de especulación, de inseguridad, de hambre y de injusticia social son la gente del gobierno regional; los que aparecen como responsables de su resolución son los chavistas de la oposición y los culpables de que esos problemas no se resuelvan son los chavistas que apoyan al gobierno nacional del Presidente Maduro. Todo esto ha sido posible, gracias a la sagaz estrategia de la derecha fascista que ha vendido la imagen del Presidente Nicolás Maduro como dictador e incapaz por no tener los títulos universitarios a los cuales ellos han tenido acceso,

Por eso cada dia el partido del Gobierno Regional se crece más y se da el lujo de amenazar con la no participación en las próximas elecciones parlamentarias para debilitar a la Democracia Participativa y Protagónica que proclama la Revolución Bolivariana, además la oposición chavista les aprueba cada año las cuentas que presentan.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1125 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI