Juancho Marcano: Candidato en Margarita y los conejos

Este domingo, decidí muy temprano en la mañana, salir a participar en un pequeño conservatorio, pautado en el pueblo de El Maco en Margarita. El conversatorio participaría el periodista Juancho Marcano, Patricio Silva, Esteban Rojas, el profesor Marcano Marín, el profesor Esteban Rojas y esta servidora. Antes de vernos, acordamos: distancia social, guantes, cada uno debía llevar libreta de apuntes. Era obligado, llevar tapabocas para cumplir estrictamente con las instrucciones.

La idea, era aprovechar la mañana y mientras me preparaba en el rancho de Ñango Marín, que es donde llevo mi cuarentena, sentí que Chela la Ñeca daba vueltas al frente del rancho. Al verme salir, Chela me emplazo: ¿Me llevas y te llevo?

Lo pensé un rato y decidí buscar la silla, la gurupera y el bozal. Sabía, por la enseñanza de mi abuelo, preparar la burra para salir. Me monté sobre Chela y tomé Camino al Maco. Decidí pasar por San Sebastián y de ahí tomé la vía a Los Altos del Gallegos, El Cercado y El Maco. Juancho y yo, habíamos decido llevarnos nuestros pecoritos por si había un café y no tener que usarle las tazas al profesor Marcano.

Ya en casa del profesor Marcano, dejé a Chela muy cerca pastando, pero estaba mosca porque me acordé de historias viejas entre muchachos y las burritas. Estaba pendiente; mosca pues. Marcano nos tenía preparado arepas raspá con sardinas, guacuco guisado con ají y tomate margariteño, chicharrón y morcilla.

Juancho Marcano nos regaló cuatro hermosos libros: El Tuey es un Poema (2020) de Moisés Francisco Salazar, 2) Huellas y Presencias Insulares (2019) de Verni Salazar, 3) Cancionero a la Virgen del Valle (2015) Varios autores y 4) Poemario del Ají de Margarita (2020) editado por FundaYoSoyIdentidad.

El punto en cuestión, era estudiar la posibilidad de lanzar al periodista Juancho Marcano en unas próximas elecciones. A cualquiera. Su trayectoria como ñero, nos hacían concluir, que Margarita y particularmente el Municipio Gómez, necesitaba de muchos Juancho Marcano. Las matas y todos los animales iban a incluirse en su gestión. Juancho prometía muchos túneles en Gómez. Túneles naturales como una manera de promover el turismo en el municipio y producir ahorros en los hogares porque más matas y más túneles naturales, evitaría el uso de cremas. Mucha túneles naturales es mucho verde y mucha sombra.

Juancho le prometió a Chela la Ñeca, que todos los bailes de la burriquita se se realizaran (por lo menos en Gómez) ella sería contratada. Prometió ademas, llevar a todos los pueblos de Margarita a Chela la Ñeca con la canción de la Burra Tambor de un Solo Pueblo. Yo en mi condición de maneger de Chela, le aseguré que la burrita no cobraría un centavo por este trabajo porque Chela estaba cuadrada con la promoción cultural.

Pipo, que es el fiel amigo de Juancho, sería designado junto con Chela y el guacharraco Carro, como el equipo de gestión urbana.

Decidimos ya aprobada la opción candidatural de Juancho, preparar una encuesta y crear ya las condiciones para lanzar (a cualquier vaina) a Juancho Marcano. Nos despedimos codo a codo, como ahora debe ser.

II

La discusión estuvo tan interesante, que me olvidé de Chela y al llegar hasta ella, tomé la precaución de revisarle los parafangos traseros haber si había alguna anormalidad. Todo bien y ella tampoco me dijo nada. Si hubo, le gustó la vaina.

Me monté sobre ella y emprendí camino hacia Tacarigüita para darle estricto cumplimiento a la cuarentena. Juancho Marcano se vino en su carrito viejo. Apenas agarramos camino, Chela la Ñeca me dice: Mamanta, oyes esa voces que vienen del monte. Yo enfoco el oído y le digo, si. son muchas Chela y mas que voces, son gritos

Chela me pregunta: ¿Sabes qué es eso?

No Chela, no logro saber.

Mamanta, esas bulla es una práctica de cacería del conejo que ahora la ejecutan muy mal. Te explico Mamanta. Antes en los pueblos de Margarita, se organizaba un grupo de cazadores y se iban a cazar conejos con la práctica llamada rotación, que era como espantarlos. Los mejores en el tiro, se colocaban en puntos estratégicos y el resto del grupo, tomaba un determinado terreno y comenzaba a caminar en forma de semicírculo. Gritaban y tiraban piedras para espantar a los conejos que debían salir (según los cálculos) por los puntos donde estaban los tiradores. No siempre sucedía así y no siempre los tiradores con el tiro daban en el conejo. Había con esta práctica llamada rotación, la posibilidad de matar unos entre muchos. Hoy Mamanta no es así. Ahora colocan una red (Tren) que utilizan los pescadores y con esa práctica Mamanta, matan en un punto muchos conejos. No se escapa uno. Así Mamanta acabaran con el conejo por estos lado entre El Maco y El Cercado.

¿Oyes nuevamente las voces Mamanta?

Si Chela. Ya están en otro sitio. Tienes razón es una práctica muy criminal y sabrá Dios Chela, dónde estará el Ministerio, que se llama o llamaba del ambiente. No me creas, si te digo que hoy, es posible, que ese ministerio se llame Ministerio del eco-socialismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1391 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: