Esto pasó el 7-D: entonces salieron a mentarle la madre a su madre...

  • El 6-D del 2015 había madrugado para ir a votar. Los tumultos en las colas frente a los centros de votación eran de vértigo, y allí relumbraba soberbia y agresividad. Casi todo el mundo maldecía alegremente y gritaba: "Nojoda, esta será la última cola que haga en nuestras vidas, y queremos saber quién en esta mierda es chavista. ¿Dónde se habrán metido los chavistas, muéstrenme uno por favor para joderlo ya..., que no aparecen...?"

  • En la Avenida Urdaneta a las 3 de la tarde comenzaron a quemar cauchos. Se oían cacerolas. Pasaban carros a todo dar tocando cornetas. Algunos con gorritas tricolores se desgañitaban diciendo que Maduro estaba caído. Grupos de aparentes jóvenes se mostraban armados, unos llevaban palo y mostraban sus dientes en las trémulas claridades de un autobús incendiado.

  • Vi pasar a un perro al que le habían echado gasolina, y apestaba a gasolina. Lo habían intentado quemar. Vi tres hermosos guamos derribados y colocados frente al Colegio La Salle para cortar el tráfico. Los promontorios de basuras cortaban las vías incluso para los que iban a pie.

  • Vi a un grupo del sector de la "16 de Septiembre" beneficiados por La Misión Gran Vivienda de Venezuela gritando: "¡Muera Maduro!". Todo esto y mucho más lo vi palmo a palmo de aquel día tan horroroso. Vi a unos supuestos chavistas que se les retuercía la lengua diciendo que a fulano o a zutano les habían dado carros o tablets, neveras o cocinas y que a ellos los dejaron por fuera. Caía en la cuenta que estos salieron a votar a la derecha, bsucando el fulano CAMBIO para volver a comer m...

  • El 7-D, muy temprano, salí a comprar unos pastelitos para llevarle a unos parientes recluidos en el Hospital Universitario, HULA, y me dirigí a la Parroquia. En la cola había unos doce guardias nacionales, y en total como unas cuarenta personas. Entonces llegaron unos motorizados asquerosamente amanecidos y borrachos que venían de celebrar el triunfo..., y sin ton ni son comenzaron a decir: "-Nojoda llegó el cambio y a estos "aguacates" hay que sacarlos del medio. Hasta cuando esta mierda de encontrarse aguacates hasta en la sopa". Los tipos daban tumbos con sus cascos en las manos; todos con muy mala pinta, el rostro sudoroso, los ojos rojos inyectados de brutalidad y rabia, y escupían: "Cambio, cambio, y que me la chupen estos aguacates, y que los mamagüevos chavistas vengan aquí a decirme algo, pendejos... que se atrevan". Uno de ellos se golpeó con la pared y haciendo eses se fue de bruces, y lo recogió de suelo otro de los "cambistas", y comenzaron a balbucear burlonamente: "-Patria, patria…", pero la lengua se les trababa y soltaban una risita con una baba que le corría por la comisura de los labios. Fue entonces cuando comenté: "¡Que viva Pérez Venta, carajo!", y uno de los borrachos, flaco como un látigo, abrió todo lo que pudo sus ojos aguados y rojos, y replicó: "¡Que viva ese Pérez que es de los nuestros!", al tiempo que otro motorizado agregaba: "- Con nuestros diputados vamos a sacar ese gran carajo de Maduro, hijo de la gran puta, ¿y como dijo usted señor que se llama ese diputado del cambio que hemos llevado a la Asamblea?", y contesté: "-Pérez Venta". Los embriagados malandros como pudieron salieron hacia sus motos y partieron gritando: "¡Tenemos cambio! ¡Que viva Pérez Venta!" "Que viva"... Así nomas...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1444 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: