Auxilio, Haiman El Troudi

¡Qué tal, camaradas! Tiempo sin escribir, ni leer. Trabajando parejo en varios proyectos interesantes aun y lo convulsionado en que se encuentra nuestra hermosa nación. ¡Qué gran peo!

A nuestro gobierno se le fue de las manos la situación del país. ¡Vaya guerra de cuarta, de quinta y de todas las generaciones! Y no diría yo que es por incompetencia, sino que nos metieron el mayor, intenso y simultáneo ataque devastador de la economía y de las conciencias de las personas, para matar a la Revolución y al Chavismo de una vez por todas.

Estamos contra las cuerdas. Aguantando golpes y golpes por todos los lados, upers, ganchos, etc. De vez en cuando nos separamos y no ripostamos, solo soltamos una bravuconada y nada más.

¡Qué golpiza! o dicho en criollo ¡qué coñamentazón! Hasta por el cielo de la boca. Repito lo que mes atrás en un artículo: las elecciones de la Asamblea están cuesta arriba, perdidas diría, porque milagros no hay.

Y peor aún, la Revolución se tambalea. Nos ha faltado sembrar ideología, y mucho más que no destacaré aquí. Pero gracias a que Chávez planificó de manera integral nuestra subsistencia es por lo que no nos han sacado con tanta guerra mediática y de falta de una buena distribución de insumos.

Lo sabemos, pero se los recuerdo, Chávez como gran estratega y viendo que el poder económico está en manos de los ricachones, y que podían destruirnos como a los chilenos socialistas y a Allende, creó una organización de distribución de alimentos, Mercales y Pdvales, que paliaron la escasez de alimentos.

Pero nos prensaron en los demás insumos: pañales, preservativos, toallas sanitarias, medicinas, cauchos y baterías que no se consiguen sino a precios exorbitantes (mafias) y todo lo necesario para una vida normal. Y se desató una ola de comerciantes populares que compiten con los “comerciantes” establecidos. Explico: un comerciante es aquél que tiene un local, invierte comprando productos, y los revende al precio que les da la gana.
Hemos tratado de frenar ese concepto, pero fíjense lo que nos ha costado, nos tiene agarrados por las metras.

Estos nuevos comerciantes, que no entrarán en Consecomercio porque les quitarían el liderazgo, son los bachaqueros populares, y sus mini mafias, que revenden a precios exorbitantes también, pero con el agravante de que venden productos regulados y de la cesta básica.

Y no es que roban en las comunidades populares, porque los habitantes andan pilas y los rechazan, salvo por una necesidad extrema, sino que, el contacto de sus vecinos populares con la clase media (trabajan en las casa, en las oficinas, en talleres mecánicos, etc.) le venden a su patronos.

Si a las comunidades organizadas les damos poder, poder de denuncia sin perjudicarse ni enemistarse, dirían quienes acaparan y bachaquean en sus comunidades y ¡zas! “presos todos y todas” y se acaba el problema.

Bien, pero quiero referirme a un problema de orden técnico, de ingeniería vial y por eso va dirigido al colega El Troudi, que es uno de los ministros cuyas funciones viene desempeñando con eficiencia.

Tiene un buen asesoramiento y lo acepta, lo recoge, que es lo importante.
Pero le pido que evalúe bien el VTR (Vías de Transporte Rápido) para la ciudad de Puerto La Cruz ya que considero que, aunque para otras avenidas puede ser un buen sistema, no sirve para la Avenida Municipal.

Cuando nuestros gobiernos pasados, bien atrás, ni los arquitectos ni ingenieros pensaban en planificación, por allá por los años 37 aparecieron y contrataron a unos urbanistas de fama europea y africana del norte, Maurice Rotival, Lambert, Prost y Wegnestein.
Vale decir que vinieron a la incipiente Dirección de Urbanismo de Caracas y que, comentado por arquitectos de ese tiempo, cuando llega Rotival a Venezuela, nadie sabía lo que significa la palabra Urbanismo. Luego realizó lo que se llamaba Plan de Urbanismo de Caracas

Comentan unos arquitectos famosos, que para la época, cuando se presentaba algún trabajo de gran categoría, como podría ser el Puerto de La Guaira, se ignoraba realmente cuál era su costo. De Rotival en adelante se comenzaron a definir costos de obras proyectadas.

Luego trajeron a Rotival en el año 59 cuando se realiza el I Congreso de Arquitectos y fue un invitado de honor junto a Burle Marx, para dar ese reconocimiento a su labor como profesor.

Esta información la extraje de esa conversación de un grupo de arquitectos sobre Rotival: “En el estudio de una ciudad, en la fase inicial, su cerebro le dejaba ver lo que podría ser esa ciudad. En el caso de Puerto La Cruz él la veía como un gran puerto y Puerto La Cruz en los años 40 era un pequeño pueblo, pero para él no lo fue nunca”

Rotival llega a Puerto La Cruz y “no vio ese pequeño pueblo”, vio una gran ciudad, es decir era un visionario, tenía un olfato maravilloso y seguía las corrientes claras de todo lo que iba a suceder, lo veía, lo percibía, lo sentía donde quiera que él llegaba.

Bueno, según nos informaron, esa avenida Municipal de Puerto la Cruz la diseñó ese prodigio urbanístico llamado Rotival. ¿Por qué la consideramos una tremenda avenida? Porque tiene en cada sentido dos canales rápidos de circulación separados por una isla ancha, y a ambos lados dos canales de servicio con estacionamiento diente de sierra (angulares). En algún tramo uno solo de servicio, pero amplio.

O sea, por sentido, después de la isla central, 2 canales expresos, una isla más, 2 canales y una fila de estacionamiento en las aceras. Pero de los 2 canales expresos habrá uno (1) con autobuses taponándolas y gente cruzando a las paradas, y viceversa pasando por los canales de servicio más el estacionamiento a cada instante.

Ahora bien, las personas vienen caminando por las aceras hasta sus paradas, pero en lugar de “ubicar las paradas” en las calles de servicio, que para eso están diseñadas y las construyen en la isla central con lo que se condenan dos vías, una de ida y una de vuelta, separadas de la único canal expreso con unos separadores de concreto y que, además de dejar una sola vía de circulación por sentido, va a generar una movilidad peatonal desde las aceras hasta las islas y viceversa… permanentemente. Y a la mitad de las calles entre semáforos.

Bueno, sino entendieron, no se preocupen porque ni yo, lo que queremos es llamar la atención.
Señores colegas ingenieros del MinTransporte, si en alguna vía no se justifica ese sistema (y que porque los autobuses sus puertas abren a la izquierda), es en esa extraordinaria avenida, tal vez de las mejores de Oriente.
Reconsideren ese diseño que se nos va complicar el tránsito, que jode.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1323 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor