El aire contaminado de Maracaibo

Con asombro e indignación, hemos leído en un periódico nacional que Maracaibo tiene la peor calidad del aire de todo el país. El cúmulo de sensaciones viene dado no solo por la noticia en sí misma; además, porque en el Estado del regionalismo ningún medio, autoridad o fuerza viva alguna se ha hecho eco de lo que es un secreto a voces entre especialistas y preocupados por el medio ambiente urbano y de toda la cuenca del Lago. La nota viene avalada por datos, registros y mediciones tanto del Ministerio del Ambiente como de la Universidad del Zulia que le permiten concluir al medio que desde el año 2008 la degradación del aire, medida en microgramos de partículas suspendidas por cada metro cúbico de aire, ha incrementado sus niveles en más de doscientos cincuenta por ciento. ¿Qué nos está entrando en los pulmones a los maracaiberos?

Aparentemente los estudios que allí se citan vienen a ponerle ciencia y números a lo que todo el mundo en Maracaibo siente: el deterioro impresionante de las condiciones urbanas de vida. Uno lo palpa y padece. Ojala la misma universidad nos diera cifras de cómo se multiplican las enfermedades respiratorias o asociadas a la toxicidad del medio ambiente, que uno percibe en familiares, amigos y gente en la calle. En varias entregas anteriores hemos reflexionado sobre este tema y hemos denunciado la falta de un plan ambiental para Maracaibo. Hemos dicho de la necesidad de medir permanentemente los indicadores ambientales de calidad del aire, de las aguas, de los suelos; de manejar adecuadamente los desechos sólidos, de implementar la agenda local XXI del PNUD para el medio ambiente, que acierta en señalar que el reto es forjar otro modelo de desarrollo que satisfaga las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer el acervo natural de las generaciones futuras.

A todas estas, el acelerado deterioro de las condiciones de vida, que en toda la cuenca está asociado irremediablemente a las condiciones ecológicas del Lago, parece pasa ante la mirada inerme de los organismos medioambientales y la indiferencia de la opinión pública regional. Incluso en LUZ el paro es más noticia que los resultados de sus investigaciones y laboratorios. La ciudad, su hábitat urbano, nos está matando. No soy especialista en la materia, pero no hace falta mucha ciencia para darnos cuenta de la responsabilidad del parque automotor sin control alguno en los calores que por estos días alcanzan cifras record desde que se mantienen mediciones. ¿Qué pasa con los medios de comunicación y la opinión pública regionales que no dan cabida a eventos de tanto impacto sobre la vida del maracaibero? ¿Por qué los organismos medioambientales son incapaces de alertar sobre esto e intervenir para frenar que se nos mate de a poquito respirando aire tóxico? En cualquier caso, contrasta la solvencia y el loable trabajo de los investigadores del Laboratorio de Química de la Facultad de Ciencias de LUZ que dan a conocer estas mediciones con la ignorancia del presidente del Instituto Municipal del Ambiente, incapaz de articular propuesta alguna que de respuesta ante la situación en el mismo medio que nos trae ésta pésima noticia. El smog lo vemos a diario; se ha quedado entre nosotros alterando el microclima urbano en toda la ciudad. Sin hablar ya de las basuras esparcidas y degradándose a cielo abierto, bien en las esquinas, bien en el Relleno Sanitario. El medio ambiente nos pasa factura y luego de un siglo viviendo de la naturaleza y sus riquezas ahora estamos sitiados por la contaminación por agua, suelo y aire. Los maracaiberos debemos sacudirnos la indiferencia. Tomar en serio que Maracaibo será lo que decidamos que sea y que el primer vector contaminante que hay que acabar está apoltronada en el palacio municipal. Por suerte, el hastío de que ya no se puede seguir así se expande entre todos como lo hace desgraciadamente la contaminación.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2211 veces.



Henry Ramírez


Visite el perfil de Henry Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas