¿Por qué votar por Felix en Cabimas?

Siempre  hemos  pensado que los Cabimeros somos gente que no sueña vivir en una  gran  metrópolis,  aspiramos,  eso  sí,  a  vivir en una ciudad digna. Lamentablemente,  esos sueños fueron postergados año tras año y década tras década,  como  si aquella predicción que hiciera María Acosta, la mujer que hablaba  con  los  pájaros,  se  hubiese  transformado en una maldición que condenaba a los Cabimeros a vivir en condiciones mucho más que indignas.

Cabimas,  para  su  desgracia,  cayó  en  manos de los adecos y en lugar de avanzar  como  hacen  la gran mayoría de los pueblos del mundo que viven en paz, fue retrocediendo hasta arribar a unas condiciones que la convirtieron en  la  ciudad  más sucia, mal oliente e intransitable del país.

En un gran charco  de  aguas  negras  y  en  un  basurero  de  tamaño  gigantesco  fue transformada  una  ciudad que por todo lo que ha aportado al país (y no nos vamos  a detener en ello por falta de espacio y porque es harto conocido) y por su historia de lucha, no merecía haber sido tratada así por sus propios hijos y por quienes tuvieron la responsabilidad de gerenciarla. De  aquella  ciudad que en el primer cuarto del siglo XX lucía próspera, en comparación  con el resto del país, y que llegó a  tener el mayor número de cines  y  teatros  percápita  de la nación,  Cabimas fue transformada en un pueblucho que no contaba con espacios para la recreación y el sano disfrute de  sus  hijos.

 La  deshonra  de  ser  la única ciudad de Venezuela que no contaba  con  una  plaza  para  rendirle honores al Libertador recayó sobre nuestra  Cabimas,  por  obra  y gracia de esa maldición que representaron y siguen representando, los adecos. Esto sería más que suficiente para votar, por Félix Bracho en Cabimas, pues su  rival  es  una adeco de la misma calaña, e incluso del mismo equipo, de quienes  por  décadas  se encargaron de destruir la ciudad.

Pero no es sólo por  instinto de conservación que los Cabimeros deberíamos votar por Félix, el  hombre,  un  obrero  que sabe de las penurias de su pueblo, tiene ya un periodo  al  frente  de  la  alcaldía,  y  si bien no ha resuelto todos los problemas de la ciudad, su gestión le ha devuelto a la ciudad la dignidad y lo que es más importante la esperanza.

De  aquel  periodo  en  el  que  los  cabimeros  teníamos  que contratar un camioncito  para  que  nos  botaran  la  basura, se ha pasado a un servicio municipal de aseo urbano eficiente, continuo y económico. La especulación a la  que  éramos sometidos, por los dueños de camiones cisternas, para poder contar  con un poquito de agua potable, es hoy un problema que afecta a una minoría  y  está  en  vías  de  solución,  gracias a la labor de Félix y su equipo.

Aquella  horrible  y  peligrosa situación de vivir entre aguas negras ya no está  presente,  los  colectores  de  la ciudad fueron reparados gracias al compromiso  adquirido  y  cumplido  por el actual alcalde. Las plazas de la ciudad,  incluyendo por fin, la plaza Bolívar, presentan un nuevo aspecto y condiciones para el disfrute de los paisanos. Las  calles  que parecían la superficie lunar, comienzan a mostrar un nuevo rostro  gracias  a la estrategia de Félix de dotar a la ciudad de su propia planta  de asfalto, lo que permite reducir significativamente los costos y, por supuesto, incrementar el número de avenidas y calles asfaltadas.

No pretendemos afirmar que todos los problemas están resueltos, pero no hay dudas  de que se avanza en hacer de Cabimas una ciudad digna, dejando atrás aquellos  días nefastos en los que la ciudad retrocedía hacia un abismo. La construcción  de viviendas destinadas a mejorar la calidad de vida de miles de  familias  es  quizás  una  de las mejores demostraciones de lo que aquí afirmamos.  

La Gran Misión Vivienda Venezuela es un sueño que hizo realidad nuestro  Comandante  Supremo,  pero  su éxito depende en buena medida de la coordinación   con   las  alcaldías  para  los  estudios  previos,  censos, localización  de  espacios  y  aportes monetarios. Félix ha dado cátedra en esto  y  Cabimas es una de las ciudades del interior donde más viviendas se han  construido.  ¿Qué  pasaría con la misión vivienda si contáramos con un alcalde como el adeco que aspira? Se  nos  acaba  el  espacio y nos comprometemos a continuar, en una segunda entrega,  exponiendo porque creemos que los cabimeros, si quieren preservar los logros y avanzar en la modernización de la ciudad, deben elegir a Félix Bracho  como  alcalde.  Por ahora los invitamos a que hagan un ejercicio de memoria  y recuerden en lo que se había transformado la ciudad tras 20 años de dominio adeco.

Alexis Arellano -  Noviembre 2013



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1582 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor