Medicina natural en la nueva Constitución

I.

Convencidos que la Nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (Nueva CRBV) seguirá siendo una Constitución de Derechos como señala el principio socialista y nunca llegará a ser una constitución de deberes como imponen los capitalistas; seguros que con la nueva Carta Magna habrá un cambio de perspectiva siempre a favor de las mayorías, ponemos en el tapete para el debate constituyente, un asunto de Estado como es la constitucionalización de la Medicina Natural como parte del sistema de salud.


Las políticas y el sistema público nacional de salud establecidos en la constitución vigente están hechas exclusivamente para la Medicina Alopática, ya que se enfocan en: atender las enfermedades infecto-contagiosas sobre las cuales ese tipo de medicina tiene grandes exitos; formar solo médicos especialistas en la filosofía alopática; incrementar infraestructura hospitalaria e incrementar la dependencia de los fármacos.


Si bien es cierto que en el texto constitucional no se reconoce ni valora la Medicina Natural para el grueso de la población. También es cierto que se reconocen las prácticas médicas tradicionales de los pueblos indígenas en el Articulo 122 que establece: “Los pueblos indígenas tienen derecho a una salud integral que considere sus prácticas y culturas. El Estado reconocerá su medicina tradicional y las terapias complementarias, con sujeción a principios bioéticos”.

Este reconocimiento es pilar fundamental para el debate y las conclusiones favorables a la inclusión de la Medicina Natural en la Nueva CRBV, ya que los derechos son progresivos y crecientes. Si un sector de la población ya tiene el derecho, es justo y lógico que se extienda a la totalidad porque es innegable que en toda Venezuela hay práctica de una medicina tradicional y terapias complementarias.


Otro elemento a considerar es que las principales enfermedades que están matando a la población (cáncer, diábetes, hipertensión, obesidad) son incontrolables e irreversibles con los recursos de la medicina alopática y está suficientemente demostrada la eficiencia de la Medicina Natural sobre estas anomalías.


A esto hay que sumarle el desarrollo de las Ciencias Naturopáticas en el mundo; su reconocimiento en la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el respeto que le tienen en muchos países y el ordenamiento legal que existe en varias naciones.


II.

Hay grandes referencias en todos los continentes sobre la Medicina Natural, entre las significativas tenemos:

En Europa, unos 120 millones de personas en 27 países de la Unión Europea asumen la Medicina Natural.

En China 750 millones de personas confían en la Medicina Tradicional China (MTC) y están permitidos los establecimientos de MTC.

India: el Ayurveda está incorporado en 2500 hospitales.

Brasil: Ley del Naturologo Profesional.

Alemania: Ley para Naturopatía desde 1939.

España: Real Decreto Legislativo para la Naturopatia desde 1990.

EEUU: Licenciaturas y Postgrados en Naturopatía.

Nicaragua: Ley de Medicina Natural y Terapias Complementarias desde 2011.

Ecuador y Bolivia: Legislación en proceso.

Chile: Decreto Supremo N 42 para el ejercicio de la Naturopatia desde 2002.

México: Licenciatura en Naturopatía Medica en Universidad Autónoma de Tlaxcala desde 2016. Primera universidad pública en América que ofrece este programa de formación.

En el caso de Nuestra América, vale decir que la Medicina Natural se práctica en todos los países pero en la mayoría es descalificada por el poder constituido y por tanto, tiene ejercicio legítimo pero no legal, tiene escuela pero no tiene universidad, tiene éxito pero no se incluye en el sistema de salud. Esta realidad se sufre en mayor grado en Colombia, México, Argentina, Chile, Perú, Guatemala y Paraguay.


III.

Llegó la hora de movilizarse por la Medicina Natural en Venezuela.

La modalidad de participación en la Constituyente nos favorece, ya que los actores sociales del Frente Sectorial si reconocen el valor de Medicina Natural que desconocieron los actores políticos que participaron en la Constituyente de 1999.

Se propone un encuentro nacional de Naturopatas y Terapeutas, en Caracas a finales de Mayo, a fin de establecer la Ruta Constituyente. Que tenga como insumos: el Anteproyecto de Ley de la Medicina Natural que se está gestando desde el VI Congreso de Medicina Natural (Caracas Nov-2013) y otras propuestas para la nueva perspectiva.

Otra vez le toca a Caracas dar el ejemplo.

Vamos a constitucionalización de la Medicina Natural.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 4782 veces.



Alexis Adarfio Marín


Visite el perfil de Alexis Adarfio Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /pachamama/a245970.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO