Sainete transportable con remolque

Tenemos un chofer que es una maravilla

A saber, maneja con los pies y frena con las rodillas. Ya demostró a qué juega este adalid de los virajes quien pide paso libre para meterse por la derecha mientras encrocha con la izquierda y piensa: “tiempo de cambios”.

Para ser franco lo poco que hizo con las manos lo desbarató con las extremidades inferiores, fiel a sus principios de que más vale hacer zigzag en el medio de la vía que quedarse encunetado a un lado de la carretera del proceso. Le dio la colita a Carla y a Idania, pero al rato una se fue con su cumbia a otra parte y la otra le dijo “Buenas Noches”. Se dirigió a Barquisimeto a sacarse el clavo en un “pop festival” pintarrajeado de rojo. Le dijeron que un tal Henry tenía un “tunning car” con el cual hacía unas piruetas acrobáticas sin que se le cayera la gorra ni le temblara el bigote.

Se vieron en la pista, picaron caucho, derraparon y los panas se alborotaron. Desde las gradas los observaba con una sonrisa sardónica, un tipo canosito y de chiva. El tipo llama por el celular y dice: Los muchachos están listos ¿Me-ndoza los cheques?

Se bajan de los carros, todo es alegría, hay abrazos y espaldarazos. Alguien propone un brindis. Un portugués que casi-no llega a tiempo desde Caracas expresa jubiloso: Eu creo que Polar para Todos.

Se meten en una camionetota azul derechoso. El chofer toma el volante con los pies y afloja las rodillas. Mientras sale del canal izquierdo sin poner luz de cruce, sus amigotes polarizados cantan: Acelere, acelere, acelere señor conductor…

¡Púyalo, que va en bajada!

EPÍLOGO.

Al filo del mediodía siguiente, un carajito lleva varios chivos por la orilla de una carretera larga como tragavenados. A lo lejos ve una camionetota azul con un montón de tipos empujándola. Al rato se cruzan y el chofer le dice:

-Mira, carajito ¿Tu no cargas agua ahí?

-Poquita, pero en el Pueblo hay bastante.

-¿Es lejos?

- Uhjú.

-O.k. Ayúdanos a empujar la camioneta que se le recalentó el motor…

-¡Vacié, don! Arreen su perola ustedes solos, que aquí ni los chivos son mansos.


pladel@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4964 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor