¿Porqué Petkoff calla la resucitación de su madre?

A modo de introducción les participo, que a partir de hoy queremos invitar a todos nuestros amigos de Aporrea a que visiten el sitio web ENSARTAOS.COM, en el que nos proponemos hacer un trabajo de investigación minucioso de la vida política nacional e internacional. Fundamentalmente nos propondremos rescatar la memoria histórica de nuestro país. Apenas estamos naciendo y hoy ustedes podrán apreciar algunos temas básicos de nuestra preocupación. En pocos días nuestra página, no lo dudamos, se convertirá en unos de los lugares de referencia clave de nuestra revolución bolivariana. Insistiremos en el aspecto de nuestra HISTORIA y la necesidad de realizar, ahora, en el inicio de nuestra ERA BICENTENARIA, una revisión de la evolución de nuestra identidad nacional, gravemente adulterada por la oligarquía nacional. En ese mismo sentido nos propondremos realizar una profunda investigación de los recientes hechos de la denominada etapa del Puntofijismo, del cual presentamos el siguiente trabajo: ¿POR QUÉ PETKOFF CALLA LA RESUCITACIÓN DE SU MADRE?

“EL CÓDIGO PETKOFF”, del escritor Armando Guerra que aparecerá íntegro e ENSARTAOS.COM, con toda la documentación escaneada para que el pueblo venezolano la conozca se verá parte de las inmundas estafas que este vil canalla le ha hecho a Venezuela. En “EL CÓDIGO PETKOFF”, se podrá apreciar la minuciosa, seria y objetiva investigación que Armando Guerra hace de la vida “política” de Teodoro Petkoff y sobre los mafiosos negocios de su familia. Aquí se revela por qué Petkoff no podía traicionarse a sí mismo embanderándose con un movimiento de izquierda, con una posición política que propugnase la honestidad, el sacrificio por una causa de justicia social. Eso habría sido lo mismo que ver a Alcapone, a Vinicio Carrera o a Eleazar Pinto encabezando un proyecto “revolucionario de justicia social, de igualdad y de soberanía para nuestra patria”. No. La familia Petkoff (los esposos Petko Tedoroff Petkoff Fresteff e Ida Malec de Petkoff) venía ya viciada de negocios oscuros desde Bulgaria cuando se estableció en Venezuela con sus tres hijos búlgaros, Teodoro, Liubomir (Luben) y Milko Petkoff Malec.

Eso de aparecer Teodoro y Luben como comunistas, guerrilleros, luchadores intelectuales, ha sido uno de los sarcasmos más crueles y horribles que les ha podido pasar a este par de especiosos estafadores y delincuentes. En cualquier país serio, con jueces decididos y honestos, ellos hubiesen tenido que cumplir largas condenas en penales de alta seguridad; pero aquí, casi llegan a ser presidentes como lo fueron en la Nueva Granada las hienas que asesinaron a Sucre, José María Obando y José Hilario López.

Teodoro rápidamente comprendió cómo debería ser el estilo a usar para imponerse en nuestro medio, plagado de burdos negociantes politiqueros que no eran otra cosa que inescrupulosos caudillitos y miserables ladrones y asesinos: la utilización pertinaz de la injuria, la calumnia, la traición y la burla más descarada e infame, el asesinato y la amenaza con escuadrones armados hasta los dientes (con los que pretendieron matar a Argenis Rodríguez, y con los que sí lograron eliminar al profesor Lovera y a los hermanos Pasquier, por ejemplo).

Del libro “EL CÓDIGO PETKOFF”, sólo quiero resaltar dos escabrosos y tétricos hechos de los muchísimos que en este libro se presentan:

1- TEODORO NO NACIÓ EN VENEZUELA. “El año de llegada a Venezuela de Petko Tedoroff Petkoff Fresteff, su esposa, Ida, y sus hijos Teodoro, Milko y Liubomir, está claramente determinada en una declaración notariada que realizó Luben ante el Notario Público Noveno de la Parroquia el Recreo. Documento que gestionó a raíz de la muerte de su padre y para complementar la respectiva declaración sucesoral”.

“Liubomir, respaldado por dos testigos y su partida de nacimiento expedida en Bulgaria y traducida al español, afirma haber nacido en Sofía, capital de Bulgaria, el 11 de mayo de 1933, un año después que Teodoro; ser hijo legitimo de Petko e Ida; aclara que su nombre Luben es un diminutivo búlgaro del nombre Liubomir; y, entre otros aspectos, señala: “He vivido en Caracas desde antes de cumplir un año de edad”, lo cual ubica la llegada de la familia Petkoff-Malec al Puerto de la Guaira, durante el primer trimestre de 1934. Esto deja por sentado que ni Teo ni sus hermanos nacieron en el Batey, estado Zulia. Definitivamente Teddy es búlgaro de nacimiento”.

2- DE CÓMO TEODORO Y LUBEN PARA ESTAFAR AL FISCO REVIVIERON A SU MADRE DESPUÉS DE MUERTA: “El caso es que Teddy y Luben valiéndose del viejo poder otorgado por la madre, vendieron a Inversiones Foktep todos los bienes de la sucesión Petkoff. Esto implicó pasar por alto el fallecimiento de Ida Malec viuda de Petkoff; cuyo deceso dejó sin ningún efecto el poder utilizado para vender a Inversiones Foktep los activos citados. Luego, para obtener copias certificadas de dicho poder era necesario el Registro de Información Fiscal de Ida Malec, quien ya para la fecha descansaba en paz en una fosa del Cementerio del Este, así que los hermanitos hicieron “firmar” a la difunta madre su inscripción en el Ministerio de Hacienda el 17 de diciembre de 1993, catorce años después de haber fallecido. El documento tiene como dirección fiscal la avenida El Picacho, Quinta El Cigarral, San Antonio de los Altos; es decir, que en 1993 se hospedaba con su hijo Luben y su nuera María Teresa Azcuna de Petkoff, y no en la bóveda donde fue sepultada. ¡Qué poco serio ese cementerio!

En síntesis: a la muerte de Ida Malec de Petkoff, el 10 de octubre de 1979, no se hizo las respectiva declaración sucesoral, lo cual implicó una estafa al Fisco por aproximadamente 30 millones de bolívares de la época, a alrededor de 7 millones de dólares de aquellos años (unos 22 millones de dólares de ahora).

Los otorgantes de esta venta fraudulenta fueron Luben Petkoff (fallecido el 21 de enero de 1999) y María Teresa Azcuna, con la participación del varias veces diputado y ex candidato a Presidente, también ex ministro de Cordiplan, y ahora Directror de Estrategia Electoral de Manuel Rosales, nos referimos, por supuesto, a Teodoro Petkoff.

En esa venta se usó un poder prescrito el 10 de octubre de 1979, a raíz del fallecimiento de Ida Malec, quien en 1994 fue resucitada por sus hijos para que sacara un RIF en el Ministerio de Hacienda.

Sería interesante que el Seniat, la Fiscalía General de la República, la Procuraduría General de la República y el Ministerio de Finanzas hicieran una investigación propia sobre esta conspiración de fraude contra la nación y, por ende, contra la sociedad. Teodoro Petkoff y su cuñada Maria Teresa Azcuna de Petkoff deben responder penalmente por sus conductas delictivas contra el Estado venezolano, más aún habiendo sido Teodoro Petkoff figura pública en el segundo gobierno de Caldera.”


jsantroz@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5506 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a95989.htmlCd0NV CAC = Y co = US