Insulza se desvela en paz por los estudiantes universitarios venezolanos

La huelga de hambre ridícula a lo trágico-cómico

Comprobado el éxito de nuestra fecunda e inédita recién finalizada huelga de hambre antes del noveno ining con las bases llenas y, sin out frente al Gobierno con todo su poderío al bate y su rabo de cochino en acción, le dimos nockout al conseguir que el secretario de la OEA nos reciba en el norte con nuestro uniforme de estudiantes con toga y birrete y un buen almuerzo en McDonald´s.

E Insulza sabe de lo difícil que fue para todos nosotros este trofeo que, hemos puesto a su disposición después de tantos días sin comer y dormir por el futuro de Venezuela y, de sus honorables presos políticos que más que nadie vieron como sufrimos por ellos sin descanso para que todo siga igual.

Jamás dejamos de pensar que más “vivo” que los estudiantes universitarios venezolanos ninguno en otra parte: o, ganamos o, empatamos y, hoy la razón está de nuestro lado: doblegamos al enemigo con las armas de la voluntad pacífica para morir callados si hubiera sido preciso.

Nuestros estudiantes universitarios son los mejores del mundo y su ejemplo recorre las arterias de la placenta direccional del mapamundi: lo que no hacen con estudios lo obtienen pasando hambre bajo el sol del cielo caraqueño –algo curioso de imitar.

¿Qué cree usted amigo observador qué sería mejor: estudiar con todo incluido o estar acostado pasando hambre sin necesidad para que otro que transgredió o que mató o robo, siga jodiendo libremente, sin importar el motivo?

El que muere de hambre por las buenas no muere de desengaño ni de obesidad y, tendrá perdón de Dios, siempre y cuando Baltazar Porras lo confiese antes.

¿Quiere ser famoso y aclamado: véngase a marchar este sábado con nosotros los que mantuvimos la huelga de hambre frente a la representación de la OEA en Caracas? Que si no lo agarra el chingo lo agarra el sin nariz.

Adivine: ¿qué vale más en las bolsas: una huelga de hambre o un preso político?

La consigna de nunca olvidar: yo estudio, tú estudias y él hace huelga de hambre.

Amor con huelga de hambre no dura y si dura no hay estudiante que lo aguante.

Hoy amanecí saboreando el triunfo de la huelga de hambre y, como tal mi cabeza está en otra parte y, mi corazón apretujado de caricias callejeras por la OEA.

¿Chamo, chama, quiere triunfar en la vida sin escatimar esfuerzo y sin ninguna pizca de vergüenza? Entonces no sea un desconocido más de la oposición venezolana e inscríbase para nuestro futuro maratón de huelga de hambre sin nada que perder y mucho que ganar por el bien de la democracia que está en pañales de aburrimiento.

Compañeros estudiantes: tenemos que demostrarle al mundo que los estudiantes venezolanos estuvimos de brazos caídos sin apetito y, con la moral y las luces apagadas por propia iniciativa del aparato digestivo en favor de las luchas sociales de los más necesitados de poder.

Papás, mamás; ¿quieren ser las personas más felices sobre esta tierra sin mirar atrás?, ¿si?, entonces, qué espera doñita: para poner a pasar hambre a sus bebés desde su nacimiento para que sean los líderes del mañana.

Nuestro triunfo servirá para tapar los cráteres de la historia universal que demanda del esfuerzo mancomunado de nuestro estómago cerebral.

Amiga, amigo mío, no sea cobarde y deje el miedo en su casa que nuestras universidades te ofrecen la mejor carrera del momento con un riesgo mínimo y, sin pruebas de ninguna clase, fácil como hacerlo agachado, coja su morral de buenas intenciones y, sea uno más del decanato de la felicidad, metiéndose de lleno en nuestro movimiento huelgario de hambre con brillante futuro para compartir.

Estudiante que peló las enseñanzas del ayer, por no estar presente en la fiesta de las barrigas caídas es un muerto de hambre de la IV-república.

¡Si quiere vivir con emoción salvando vidas inocentes pida su beca de la buena suerte frente a las instalaciones de la OEA en Caracas!

Amigos de nuestras causas: no pase hambre por las malas y, comparta con nosotros saboreando a todo vapor por las calles de Caracas las consignas que pondremos al alcance del público para festejar la dualidad del momento, perdiendo también se gana,

Está comprobado sin demora que en la gran huelga de hambre ganó el pueblo mundial, saboreando como se sacrificó ideales, principios, estudios, oraciones, canciones, objetivos y, una gama de vistosos colores para derrotar las malas intenciones del Presidente de seguir metiendo infinidad de gente presa y, con tal fin fue, acorralado el Gobierno contra la OEA.


estebanrr2008@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1802 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a87586.htmlCd0NV CAC = Y co = US