Cuando los peos pesan

Aré lo que pude

Ismael excreta siempre el contenido de sus tripas (o de su cerebro, vaya usted a saber) por la misma boca. Aparte de la unanimidad en la aprobación de la Ley Orgánica de Educación, probablemente los diputados agradecieron en pleno que haya evacuado fuera del hemiciclo. Dicen que Ravell le advirtió vía blackberry: Salte de esa vaina, que eso es un peo extra pesado. Dedícate a arengar a nuestros disociados a ver si revivimos las guarimbas.

Pensé que le iba dar un ataque. La histeria fue tal que se le iban los gallos…o las gallinas…o puso una ñema, no se, pero el cacareo fue estridente. Menos mal que no salió en cámara. Tal vez le preguntó a su mentor: ¿Papi los peos pesan?

Sin embargo, la carga de sus entrañas –que no era aire- fue diseminada rápidamente por los medios golpistas. Se atiborraron sus cloacas y cañerías y todos los bichos y alimañas que allí pululan acudieron con regodeo al festín.

La oligarquía y sus acólitos saben muy bien que esta vez, aunque el ataque mediático fue duro, no lograron infundir el miedo que esperaban en la población. Los Cloacavidentes no fueron suficientemente estimulados para que salieran a destruir los espacios públicos y hasta flojera les dio tocar cacerolas.

De un tiempito para acá, dándose cuenta de que no pueden fomentar disturbios de cierta magnitud ni agitar el ambiente político – a excepción de sus ya aburridas pataletas en cámaras y sus shows de loquitos y “loquitas” disociadoras, comenzaron a hilar más fino.

Vuelvo a lo de Lina quien por más que se tongonee, se le ve el bojote y tampoco es de aire. He tratado de leer con amplitud todos lo escritos que de una u otra forma pretenden entender o justificar el acto del UPV frente a ese chiquero y ninguno me convence. Recomiendo a los camaradas estudiar las doctrinas de la anarquía. Como dije, vuelvo a eso porque de cara a la agresión en contra de periodistas de la Cadena Capriles, pudiera haber relaciones que tal vez lleven a autores intelectuales comunes.

Coincido plenamente con el camarada Mario Silva en las conclusiones que expone en el editorial de la Hojilla de ayer. Entonces añado ¿A quien o quienes benefician ambos hechos? ¿Por qué es consecuencia común en ambos casos que los medios golpistas satanicen y condenen a priori a la revolución y al propio Líder Comandante?

Se está implementando un estilo de echarle mierda al proceso, antes practicado contra Allende. Ya no se trata de exaltaciones mediáticas o de ataques abiertamente opositores. La ultra derecha ya se ha sintonizado con la ultra izquierda y han desempolvado rancias recetas anárquicas, que aunque sutiles no menos peligrosas. El sofisma más artero de esa doctrina es que siendo germen de la individualidad y la violencia, suele aparecer a través de “adalides justicieros” en los colectivos.

Ojo pelao camaradas. Incluso resulta preocupante que en espacios como este sea común ver absurdas opiniones sobre el acontecer revolucionario. Por supuesto que no está en mi espíritu pretender que se impida la libre opinión, pero si es nuestro deber contraatacar sus planteamientos; ir con decisión a la batalla de ideas. Sea entonces justo decir: ¡Venga la mierda, que como el Guaire, cuanto más nos echan más nos crecemos!

Sin embargo, en descargo del otrora claro río, debo señalar que su proceso de saneamiento se lleva a cabo más rápido que el del sistema mediático nacional.

Nota: el título de mi artículo no tiene errores ortográficos.


pladel@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2010 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor