Consulta escuálida

- Buenos días señorita ¿El doctor Mata?

- No, Cómo se le ocurre. El doctor cura, aunque se ha echado sus pelones.

- ¡Que si ESTÁ el doctor Mata!

- Ah bueno si. Pero a él le gusta que usen sus dos apellidos ¿sabe?

- Ajá y cuál es el otro.

-   Cabezas. Doctor Mata Cabezas.

- Bueno, necesito que me atienda…

- ¿Tiene cita?

- No pero debo verlo ya. Yo soy de la oposición. Yo soy…

- ¡No, tranquilo! El me dijo que a todos ustedes los pasara de una vez por emergencia. Pase, pase.

- ¡Doctor, cúreme doctor! Me siento desganado.

- Yo lo puedo hacer sentir ganador, pero tiene que someterse a una sesión de rayos catódicos en un laboratorio mediático.

- ¡Coño si de allá vengo, doctor!

- Entonces su caso es grave pero común…

- ¿Cómo es el golpe?

- “Común burro”, porque eso es una encefalitis equina que les está dando a ustedes por estos días. Además viene asociada con laberintitis.

- ¡Ay mi madre! Y… ¿es temporal, doctor?

- No, también es occipital. Yo diría que es en todas las regiones del…

- ¡Si, ya sé! De vaina si ganaremos alguna gobernación y un puñito de alcaldías. Pero tenemos un golpe maestro…

- ¡No, chico! Te estoy hablando de las regiones cerebrales. Es más, yo creo que se te “es-Chávez-taron” ambos hemisferios.

- ¿Ambos, doctor? ¿o sea que en el Hemisferio Norte también tienen encefalitis?

- No mi loco. Me refiero a los hemisferios cerebrales. El loco de allá lo que debe tener es cirrosis hepática por la bebentina…

- ¡Mas respeto con el dueño del bar, doctor! Mire que de allá son los cobres que tengo pa´la consulta.

- Esta bien compa. Pero hay que actuar pronto porque si no tendrás una “fuga de cerebro súbita”.

- ¿Cómo es el golpe?

- ¿Otra vez mi loco? Sácate eso de la cabeza que de tantos golpes te van a salir chichones.

- Es que usted no es el único que reconoce mi talento, doctor. Yo tengo un cerebro superior. En guachinton me ven como una “inminencia”.

- No compa. Quiero decir que estás a punto de perder el encéfalo si no te sometes a un tratamiento urgente. No te quedará nada dentro del cráneo, pues.

- Mire doctor, prefiero mil veces quedarme sin “masa cetácea” que vacío de poder. Ahí no doy ni un paso atrás ¿Me va a curar?

- Bueno…si. Pero vamos a hacerlo entonces de la forma tradicional. Primero vamos con unas preguntas…

- ¿Preguntas? Eso es como una encuesta…

- Parecido pero…

- ¡Vergajeicion! ¿Me va a encuestar a mí? Si yo soy el rey de las encuestas. Yo soy el consentido de súmate que se restea con la sociedad civil. De los oligarcas reprimidos soy la redención. Yo soy la alfalfa y el omega 3 de las mayorías mediáticas minoritarias. Yo soy mejor que Descartes, pues ni descarto ni me descartan. Yo que las encuestas subí y que luego las bajé y en todas partes dejé aroma de Montesquié. Yo que…

El doctor oprime una tecla del teléfono y dice bajito: Mi reina…manda a los enfermeros del manicomio. Si, igual que la otra vez, con camisa de fuerza. Rapidito que éste está filosofando.



pladel@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1762 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor