Trincheras de Ideas

Las marramucias adecas y la candidatura muerta del Ledezma

Finalmente las maniobras del cogollo adeco –el partido más débil del archipiélago opositor– logró, mediante maniobras, zancadillas y ardides contra sus aliados, actitudes que rememoran los momentos estelares de la Cuarta República. Rosales y su Nuevo Tiempo, Primero Justicia, COPEI, BR y el raquítico Stalin, y muchos grupúsculos más del archipiélago fascista o neo fascista escuálido sintieron en la espalda el zarpazo de la cúpula adeca que lidera el gurú Ramos Allup, que busca un tercer aire para sobrevivir, alcanzada al parecer la legalidad ante el CNE después pasar por la humillación de tener que recoger firmas porque no llegaron al 1% de votos en las elecciones presidenciales de 2006.

Esa mezcla de vámpiro y buey cansado que es Antonio Ledezma obtuvo, finalmente, la nominación de un sector de la oposición para la candidatura a la Alcaldía Mayor Metropolitana. Ese triunfo es, sin dudas, una victoria pírrica para los adecos por el poco de cadáveres políticos escuálidos que quedaron en el camino, las heridas que difícilmente se cierren en el mediano plazo, los resentimientos, sobre todo en los aspirantes mucho más jóvenes y, al menos, en mejores condiciones físicas que el ahora candidato, porque a nivel político-ideológico su atraso cavernario los emparenta e iguala.

La candidatura del zorro corrupto –experto en malas mañas administrativas en todos los cargos de gobierno que ocupó en la Cuarta República: gobernador de Caracas, Alcalde de Caracas y unos cuantos más– entusiasma a un mínimo universo de lo que queda de los partidos del pasado, pero ¿qué evidencia si vamos más al fondo? que ni siquiera como estrategia para renovarse han promovido caras nuevas, jóvenes, lo que pudiera ser una nueva generación de relevo de los sempiternos cuadros como Alfaro Ramos Allup, Rosales y la corte de nombres de politiqueros de tan triste recordación para el pueblo venezolano. Y es que Ledezma es un cadáver político, un viejo torpe y ambicioso que no cede en su vanidad para que otros ocupen el lugar que él, a punta de cuchilladas e intrigas. ¿Así van a reconstruirse y ocupar espacios de poder y debilitar o derrocar a Chávez? ¿Con que se sienta la cucaracha? Que decepción debe tener el electorado derechista de Caracas.
¿Piensa el adecaje, los copeyanos y otros especimenes de la fauna golpista opositora que Ledezma, como individuo, como político tiene estatura de líder para enfrentarse a la garra, el carisma y al liderazgo de un candidato como Aristóbulo Isturiz y el programa bolivariano que se elabora con la activa participación popular?

Ledezma cuenta con el apoyo mediático de los partidos Globovisión, El Nazional y compañía del espectro mediático privado, ¿pero será eso suficiente para torcer el rumbo arrollador de las candidaturas bolivarianas y socialistas del área metropolitana de Caracas que cuentan con calor de masas, calor de pueblo? ¿Y el archipiélago golpista –porque juegan a Dios (participación fraudulenta en el proceso electoral) y al Diablo (intentona golpista), cree tener más fuerza organizativa que los aguerridos batallones del PSUV que diariamente están contactando al pueblo?

Indudablemente que la nominación de Ledezma es el parto de los montes, tanto pujar y pujar por parte de los chivos de la derecha para echar un cagarruta. El financiamiento en dólares por el gobierno norteamericano, la NED, la CIA, la Embajada yanqui en Venezuela, la participación de expertos en imagen y vendedores de productos electorales es plata perdida porque el Vampiro tiene plomo en las alas, no va pa’ el baile.

humbertocaracola@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2221 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: