Más allá de la talanquera

El corral opositor

Un amigo decía a los despistados: “Ustedes saben que a mí me gusta andar metido entre el chiquero”.  Cuando ponían cara de asco, aclaraba: “entre las chicas, panita, entre las chicas”. Pueden estar seguros que en el caso de esta descocada y rubia oposición, eso no aplica. A ellos les encanta realmente el pichaque.

En estos momentos de angustia y revuelta allende la talanquera, la diseminada manada opositora se siente acorralada por las inhabilitaciones, la habilitante y hasta por los habitantes de sus propios feudos. Cuando alguien les habla al respecto se les tranca el serrucho, miran a uno con inquina y en su desesperación no saben si imitar al  rey de España o a Kico (el de la vecindad).

El corral opositor no es para nada producto de mi imaginación ¿Acaso han visto ustedes un sitio con tanta paja y bosta junta? Además, recordemos que los que están dando piruetas en sus barandas contribuyen con su parte. De hecho es tanta “su materia prima” que han tenido que exportarla de sus feudos y comenzaron a regarla por calles y avenidas.

Cuando ya sus seguidores empezaban a creer  en “su talante democrático”, salen con retrecherías y muerganuras que pensamos eran cosas del pasado. Pero es que precisamente de allí y casi del más allá llegan sus políticos antediluvianos a hablarnos sobre futuro y patria, sobre progreso y desarrollo. Ustedes no se han preguntado, despistados diseminados ¿Es esto lo que tú quieres que continúe? ¿Es esto correcto?

Leopoldoloco dice que se ha consumado un golpe a sus derechos humanos. Debe haberse consumido una buena dosis de un golpe, porque golpe el de él hace varios Abriles.

Entonces, una vez más el corral opositor hace pupú (que no aguas). Manda a sus querubines pimpineros a regar sus propuestas políticas para regocijo de sus perros viejos, que laten “echados” desde los “botalones mediáticos”.

Ya me imagino a Súper Yongo diciendo que ellos, ya no van a incendiar la ciudad, que han decidido “abonar el terreno democrático”.

O a Manuetóteles exclamando” “Como el Gobierno insiste en coartar nuestros derechos humanos, no nos queda otro camino que lanzarnos a la calle” “¡que tiranía tan biodegradable, primo!”

Bobolongo,  vuelve pronto de Puerto Rico, para que recojas las gracias de tus cachorros.

Dicen que pronto habrá rodeo en el corral opositor. El árbitro: Zámpate.

pladel@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1314 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor