Locuras, posesiones y linchamientos

Me siento vacio de poder

Todas las mañanas al levantarse cada uno de quienes conforman la caterva opositora, debe sentir en eso antes que otra cosa. Con ellos no vale Descartes con su “cogito ergo sum”. No no, para ellos es “I feel so empty of power” como algo instintivo, basal y así en inglés porque su ansias son insufladas desde el imperio del norte y llega a sus sistemas límbicos directo sin “traslation”; como una orden dada a un can. Por eso Leopoldoloco se rasga el bolsillo para demostrar que es impune, alzado y resteado con el Tío Sam. Pero ya eso lo tenemos claro.

Sospecho que no se trata de un caso de simulación de hecho punible sino de un caso paranormal. Como se siente vacío seguramente Leopoldoloco está poseído por un ente maligno con tufo azufroso que se ha colado en sus oquedades físicas y espirituales y luego anda por ahí con cara de pendejo desmemoriado. Probablemente esté poseído por dos demonios; uno mediático y otro que lo jode sin que lo sepa. Lo del bolsillo se lo hizo este último y luego el otro fue el que declaró ante Cloacavisión.

Cuando denuncia se le ponen los ojos pepuos como los de Linda Blair en el Exorcista, se le prensa el pescuezo como si estuviera levantando pesas y se le para el pelo del remolino que tiene en el cogote. Después que le apartan micrófonos y cámaras él vuelve a ser el Leopoldo de siempre: motolito y con su peinado de carajito que va para la escuela.

El otro ente burlón usa máscaras antigás, tranca autopistas, fomenta golpes y guarimbas, se rompe los bolsillos, ataca funcionarios en los aeropuertos y hace que le echen la culpa al pobre Leopoldoloco con la malévola intención de “lincharlo políticamente”.

Lo noto desesperado, lo siento “inhabilitado” para sacarse de adentro a esos bichos. Hasta ahora no ha podido darle la vuelta completa al pescuezo como Linda, pero pone la bandera al revés. Debe sufrir mucho porque uno lo ve por ahí como loco diciendo que defiende la Constitución, el estado de derecho, las libertades democráticas y jura que es candidato. A mi me da lástima verlo así. Me dan ganas de hablar con el Cardenal Urosa para que le practique un exorcismo pero el problema es que él también lleva lo suyo por dentro y en estos trances no furula eso de que un clavo saca otro clavo.

Ya hay gente que canta: “Leopoldito tu estás loco déjate de tonterías, métete en el manicomio y se te quita esa manía”.

A mi modo de ver, está jodido pues si no lo inhabilitaba la Contraloría, lo raspaban en un examen psiquiátrico.

Este es solo un caso del “Síndrome del Vacío de poder” que cunde en el manicomio opositor. Debe ser duro arriar con estos locos desde la Guaijaus.


pladel@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1415 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor