Fragilidades, Infidelidades y Tendencias

En su cuento “La noche boca abajo”, Julio Cortázar nos narra cómo un hecho donde un citadino sufre un accidente en una moto, termina siendo en verdad, la pesadilla de un prisionero indígena poco antes de ser sacrificado en un ritual de guerreros enemigos.

El mismo autor, en “Axolotl” explica que un hombre de tanto contemplar en una pecera a uno de estos animales (una especie de batracio), se convierte en uno.

Dicen por ahí que la memoria es frágil, infiel y tendenciosa, pero creo que esto no es más que un lema para evitar que tengamos presente nuestros orígenes. Se trata de propaganda para socavar nuestro acervo, nuestras gestas emancipadoras, nuestros héroes e ir llenando a la sazón, las oquedades de la memoria con “abalorios pitiyanquis”. El monstruo imperial tiene en cada satélite y en cada medio un ojo vigilante que analiza y explota nuestras fragilidades, infidelidades y nos dicta tendencias.

Hay quienes viven su noche boca abajo. Se sienten libres atados, como el expectante idiota de renacuajos, a la pantalla de los medios golpistas sintiendo y viviendo, sufriendo y odiando por control remoto. Ahora el opio mediático se difunde en sus cerebros para alucinarlos una vez más e inducirlos a creer que el Comandante distribuye y consume psicotrópicos. Lo acontecido en el Aló Presidente 301 donde éste vierte sobre la mesa leche en polvo para demostrar ante las cámaras la calidad del producto, no fue manipulado para emitir un mensaje subliminal, sino que fabricaron un mensaje claro, que se realizó dentro de un contexto propagandístico muy preciso y cuyo contenido viola, ya no un código de ética profesional, sino hasta el manual de Carreño. La pregunta ¿Quién detiene a Globovisión? solo tiene respuesta popular.

Vivimos al filo de una realidad virtual que parece una pesadilla porque los medios les dicen a sus larvas de sapos rabuos que los locos, escandalosos, equivocados y hasta narcoterroristas, somos nosotros. Vociferan que estamos enredados en un “arrozconmango” socialista que no entendemos y que vamos directo a un foso donde yacen mezclados despojos revolucionarios de otras épocas. Pero son ellos quienes desempolvan los más conspicuos tratados fascistas, son ellos los guarimberos, quienes asilan violadores, quienes crean desabastecimiento, quienes violan las leyes con frecuencia y naturalidad. Han puesto bombas, han incendiado bienes, le han disparado al Pueblo, trastocan en “actos políticos” asesinatos y golpes y para completar, se proclaman víctimas de la censura y del “autócrata maluco”.

Sus sapitos y ranitas se creen libres intoxicados de consumismo, manipulados por el sueño americano, adictos a un dólar inorgánico y corriendo como bolsas detrás de la ídem. Pero además les inyectan sobredosis de odio hacia quienes buscamos el verdadero sueño americano y sus azuzadores no aceptan rendición, no quieren paz, no procuran justicia, ni aguantan amnistía. Quieren el ritual del sacrificio para calmar la sed de sangre del imperio. Hemos sido osados profanadores de sus templos mercantiles.

En estos días boca abajo, usted no puede tomar un pasquín golpista sin empegostarse con las secreciones escatológicas de sus páginas, ni evitar una arcada por las vaharadas de “información” que de ellos emanan. Todos zumban y se apiñan ante el menor olor a tripas. En casa de una tía, Raúl, un venerable loro real que también ha cumplido 50, cuando le colocan uno de estos periodicuchos en su plataforma, protesta armando un zafarrancho hasta que no retiran ese “manto de caca” con la que pretenden tapizarle su espacio. Ejemplo a imitar, digo yo.

La hidra imperial necesita toda la energía disponible en el planeta. Gran parte de esa energía está en un solo lugar: Venezuela; esa es la realidad. La pesadilla: una oposición absurda y traidora, unos medios golpistas truculentos, una casta empresarial mezquina, unidos todos en el montaje, a nombre del imperio, de una realidad artificial para desdibujarnos el rumbo. ¡Fortaleza y memoria, compatriotas!

Solo el Pueblo salva al Pueblo, solo el Pueblo salva a Chávez.

pladel@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5255 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor