Comunicado del frente de damas indignadas por todo lo que haga el gobierno

Pero ¿Cómo es posible que aplaudan?

El jueves pasado fuimos obligados a presenciar un hecho espantoso: Las FARC liberaron a dos mujeres en manos del tirano.

Fue horrible, insisto, tener que ver que después de la heroica oposición del gobierno de Uribe, después de las elaboradas y astutas maniobras que lograron detener por un momento el desenlace que nadie quería, los terroristas torturadores y el autócrata de Miraflores se salen con la suya.

Le torcieron el digno brazo al presidente digno, lo obligaron a dejar de defender la paz y la democracia solo para que dos mujeres, que al final están locas, salgan en libertad y se crean con derecho a abrir la bocota.

Gracias presidente Chávez, decían ambas en medio de un ataque severo de síndrome de Estocolmo. Adiós muchachas y cuídense, dijeron las muy rastreras a sus captoras y tuvieron el tupé de salir peinadas y bonitas de esa odisea que dicen haber vivido. Ni un moretón, ni una cara desfigurada por torturas inenarrables, nada. ¡Esto es una estafa!

La más joven, madre soltera e irresponsable, porque a quién se le ocurre parir en medio de la selva, sin epidural ni ramos de flores con globos azules. Pues esa señora ni siquiera preguntó por su hijo en cámara, dejándonos con la certeza de que era, nada mas y nada menos, que lo que pensábamos de ella: un engendro.

Los familiares de las ¿víctimas? bajo el efecto bien conocido de la burundanga, le sonreían al tirano con caras embobadas. Se les notaba a leguas que estaban bajo la influencia de algo porque se abrazaban y besaban como si nada, delante de Cilia Flores y otros personajes que, como bien sabemos, todo aquel que se le acerque no puede contener un súbito ataque de nauseas.

Ahora aparece Chávez como el bueno de la película cuando todos sabemos que el bueno es Uribe, a quien importaríamos como presidente de Venezuela la mayoría pensante de este bello país.

En fin, que no voy a extenderme porque la ira me ahoga, que todos vimos como el circo tuvo un final macabro, que no va a haber quien quiera salvarnos de nuestro destino porque Chávez, aunque bruto, esta vez se las ingenió para pensar y ganar, que eso no es justo, que debemos marchar mañana mismo para que este tipo de eventos no se repitan.

Mujeres dignas de Venezuela a marchar hasta gastar nuestro zapatos, que no se sale de la selva tan bonita, que eso es una afrenta a todas nosotras y a nuestros dedicados cirujanos plásticos.

¡Libertad, libertad!

Marifer Popof.

Presidenta del frente de damas indignadas por todo lo que haga el gobierno.


carolachavez.blogspot.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2287 veces.



Carola Chávez

Periodista y escritora. Autora del libro "Qué pena con ese señor" y co-editora del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". carolachavez.wordpress.com

 tongorocho@gmail.com      @tongorocho

Visite el perfil de Carola Chávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carola Chávez

Carola Chávez

Más artículos de este autor