Chavez y el magnicidio

Escuchar a nuestro presidente sin lugar a dudas es un proceso de enseñanza y de fortalecimiento moral y de disciplina revolucionaria, que hoy los venezolanos (por lo menos la inmensa mayoría que lo apoya) sentimos con orgullo.

Ayer desde el Uruguay la disertación pausada, reflexiva que brindo nuestro presidente, me hizo revivir el orgullo de ser venezolano, una vez más y entender que es un hombre que se crece antes las adversidades. La fortaleza de su discurso y la enseñanza de su mensaje al mundo, permite visualizar la razón mas humana y calida de su ser, de su espíritu. Un hombre con una capacidad humanista en demasía, no solo preocupado por los problemas a lo interno, sino a lo externo. Un discurso que nos es egoísta, es solidario y motiva la reflexión de sus escuchas.

El miedo al discurso integracionista de nuestro presidente aunado al clamor de los pueblos de nuestra América en sus justas luchas a la reivindicación moral, política, económica y social, deja de ser preocupante y pasa a hacer un elemento mortal en los planes hegemónicos del Imperialismo, nuestro presidente es victima de la mirada asesina de propios y extraños que bajo la rasgadura de un discurso “democrático” clama su muerte. Chavez es un objetivo a cancelar.

La dictadura mediática impuesta por el imperialismo a través de sus títeres internos (globovision) y su aparato de propaganda internacional como lo es la SIP y la CNN, no baja la guardia y subliminalmente implanta en la mente de desadaptados provistos de maldad el magnicidio, como único elemento de callar la voluntad popular. La promoción del odio desmedido y visceral son parte de esa estructura propagandística que enlútese el corazón y la mente de venezolanos que promovidos y con la bendición del claustro eclesiástico adornan la muerte y la visten de perdón como solución terrenal.

Como entender a esas minorías que bajo el discurso de fe y amor a Cristo, hoy claman la muerte, pregonan el asesinato de nuestro presidente, un absurdo solo pensable bajo el patrocinio de miserables.

La oligarquía eclesiástica en clara muestra del irrespeto a uno de los sagrados mandamientos de la ley de dios, como lo es el NO MATAR, impunemente se hace cómplice de una idea llena de flagrante insensatez. No la reprueban, no la condenan su silencio es el mas claro fervor de irracionalidad, es tacita su aceptación.

La oligarquía venezolana por otro lado no quiere entender que el magnicidio, la desaparición física de nuestro presidente, se revertirá y será la proclama de su destrucción, el pueblo saldrá a las calles, primeramente llorara para luego pasar a hacer justicia, la justicia revolucionaria. Los muertos se contaran por decenas de miles, que irán a marchar al lado de nuestro comandante en algún lugar del espacio del infinito.

La falta de convicción moral de algunos elementos del entorno de nuestro presidente, los hacen vulnerables, sus debilidades son pieza fundamental del miedo, la traición se mediara en divisas. Como no renovar el entorno, mucha miseria humana cargada de negatividad insolente cubre al aura de nuestro comandante en jefe.

Hoy recibía un email, desde USA, y alguien me refería que deberíamos salir ala calle a defender a nuestro presidente, sin convocatoria, reunirnos en la av. Bolívar, o en Miraflores y decirle al mundo y a los agresores que hay un pueblo listo a defender a su líder, que un magnicidio en un supuesto negado no quedara impune. Muchas veces entendemos que el entorno presidencial esta cubierto de enemigos, lo manifestamos, lo denunciamos sin nombres ni apellidos, es difícil reconocer de donde saldrá la traición. Debemos cuidar a nuestro presidente para bien de nuestra amada Venezuela y poder enrumbar este proyecto de país que queremos, hacia el socialismo como única vía ante la maldad y la exclusión impuesta por las minorías.

Chavez es el único líder que seguimos NO HAY, otro con el arraigo popular, su identificación es total con los excluidos, su fortaleza moral es la base superior de su bondad, su humanismo es trascendental, su amor hacia el pueblo es inmenso, su vocación de servicio no conoce el descanso. Compañero presidente cuídese por favor, por amor a Venezuela, usted nos ha enseñado el significado de la palabra patria, tiene un pueblo hambriento de paz social, de bienestar, de socialismo, usted es irremplazable, por Venezuela, por los desplazados, por los excluidos cuídese.

Cuidar a Chávez es tarea de todos.

Patria, Socialismo o Muerte
Venceremos.

http://chamosaurio.blogspot.com/
chamosaurio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1880 veces.



Ricardo Abud

Estudios de Pre, Post-Grado. URSS. Ing. Agrónomo, Universidad Patricio Lumumba, Moscú. Estudios en Union County College, NJ, USA.

 chamosaurio@gmail.com

Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a47747.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO