¡ Venga Nitu, que te has puesto el escote al revé !

He tildado de rubia a esta descocada oposición y ustedes pensaran que soy un jodedor. No, todo lo contrario; vean como sus genes caucásicos ibéricos han surgido, empastados con el atavismo monárquico, el cual se les ha desecado en el pelaje para convertirlos en verdaderos coprolitos andantes. Aprecien cómo su rancio abolengo emerge como pupú, que es lo único que puede haber en sus retretes craneoencefálicos.

Llamar madre patria a España y además pedir disculpas por la pena causada lo considero aterrador porque de inmediato viene a mi mente como una especie de fetiche donde la que te conté le lame las botas a Franco o aplaude eufórica a Juanca por haberle metido un pepazo a el oso goloso que se robo la Ovomaltina.

Pero antes hizo lo propio Don Antonio (de) Ledezma, como seguramente le gusta ser llamado, en rueda de prensa. Con su cara de mochuelo y su estilo grave se excusó a nombre del -alianza bravo- pueblo por la vergüenza sufrida. Debe soñar el vejete que le sucede como en los tiempos de la colonia cuando el Gobernador era nombrado por su Majestad. ¡Despierta Toñito, que muchos de ellos fueron envenenados por los mantuanos de entonces por oponerse a sus negocios a escondidas de la Corona! Los de ahora lo que hacen es usarte como payasito saltador para entretener a los loquitos en el circo del este.

"El encandilao del Catatumbo" y "Corregidor para la microcapitanía de Coquivacoa" Don Manolito de los Rosales de la Zarzuela, fue precursor en estas lides cuando expuso con tino y salero que acudiría allende los mares para advertir a los países del orbe sobre las amenazas de sus intereses por acá en la Colonia.

Sin embargo no todo es jauja en sus dominios. Sus castas se detestan y pugnan intestinamente, pues aunque descocados, solo algunos son rubios. Hay blancos de orilla como Cabeza e´motor, Delsita dulcita, la come chicle y Casino Ortega. Hay criollos con muchos rollos, cuarterones y quinterones matones, sigüises y raspicuices, hay pardos y mulatos comiendo en el mismo plato. Hay casta universitaria con intención incendiaria. Están también los neo adecos que corrupción baten record. Existe además una horda microscópica de atormentaditos con ojos brotaos como Kiko, Carla, el cabeza e´tapara que les acompaña a modo de cacatua acicalada, Roberto, Antonetti y Aimara.

Los ibéricos de Santiago de León han sido ultrajados por un osado que les ha espetado en plena cara, que no nos callamos por que no nos da la republicana gana y que les recuerda que hace más de dos siglos mandamos a Fernandín y a sus huestes bien largo al carajo a punta de patadas.

De acuerdo a la gallera mediática que han formado los amanuenses monárquicos allá en España, están cagados los tíos del gobierno y sus empresarios acólitos porque Hugo el Terrible le meterá el ojo - y el güirisnei- a sus negocios. Andán arrechos con Juanca porque les ha estropeado la jarana en Latinoamérica por su incontinencia lingual (que no lingüística). Seguramente Zapatero pensará que es menos escandaloso salir con ese memo de cacería, que de gira a cumbres y foros.

Por su parte, Rebu-a-znar anda que echa chispas por los atrevimientos de Hugo y Daniel y se quejará como el gato Jim, del par de ratones latinos que siempre lo joden: ¡ Estos malditos roedores me tienen "ostinao"!

A todas éstas, los realistas "Globopatéticos" que no quieran vivir la cruda realidad emigrarán al c... de su madre patria. Me imagino que eso supone un dilema para ellos, pues se pondrán a deshojar margaritas diciendo me quiere no me quiere, para ver si cojen pa´ Mayami o pa´ Madrid. Se de buena fuente que ya en Mayami "jieden". Y eso que allá no hay monarquía, solo imperio.

Nitu, ni tú ni nadie para la revolución, ni tú ni nadie podrá con tanto amor, porque es el pueblo quien tiene la razón y ya tu alma no tiene salvación, ni la del choro de globovisión.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3075 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor