La Conferencia Episcopal y la Reforma Constitucional

Con la libertad que me da el ser HIJO DE DIOS, con el respeto y cariño sincero que siento por mis queridos hermanos Obispos y con el DEBER de expresar lo que siento y pienso en el verdadero concepto de LIBERTAD, DEMOCRACIA Y PLURALIDAD que debemos permitirnos en la IGLESIA, para dar EJEMPLO a los demás y poder así tener “FUERZA MORAL” en nuestras opiniones; me permito dar mi opinión sobre la reciente “Exhortación” del Episcopado a la propuesta de reforma de nuestro PRESIDENTE.

Primero que nada, si se trata de “iluminar” desde una valoración ética; lo primero que deberíamos hacer es “iluminar” el “TIPO DE SOCIALISMO” que pudiera ser compatible con nuestros principios CRISTIANOS (les refiero a mi artículo: “Hacia el Nuevo socialismo” (a la manera de CRISTO). Como Iglesia no debiéramos estar “condenando” sino ILUMINANDO para que se construya algo mejor de lo que tenemos. Me parece que debemos DEFINIR de cual “SOCIALISMO” estamos hablando. Me impresiona ver como se “condena” algo que todavía está por hacerse. Hablamos del “Socialismo del siglo XXI” y eso todavía NO EXISTE y ya lo estamos condenando “a priori”. ¿No creen que sea mas sano iluminar y no estar condenando un supuesto que imaginamos o tememos? “No teman a los que matan el cuerpo y después no pueden hacer mas nada; teman mas bien al que puede matar el alma… (Lc.12, 5). El artículo 16 de la Propuesta habla de “COMUNAS”… ¿Porqué tenerle miedo a eso? ¿Acaso no fuimos nosotros los que iluminamos con Medellín y el Concilio sobre la ORGANIZACIÓN EN COMUNIDADES ECLASIALES DE BASE para nuestro PUEBLO CATOLICO? ¿No fueron COMUNAS los que formaron nuestros primeros HERMANOS en la iglesia primitiva? No es el REINO DE DIOS aprender a vivir en COMUNIDAD, en una FRATERNIDAD donde todo lo pongamos en común y que todo lo tengamos al SERVICIO de nuestros hermanos? ¿No se parece esto mas a un “socialismo” que a un “capitalismo”? ¿Cuál es el “rollo”?

Cuando hablamos de Socialismo del siglo XXI, hablamos de PARTICIPACION PROTAGONICA DEL PUEBLO en sus diversas maneras y formas de ORGANIZARSE para ejercer el PODER (Art70); es decir, “pluralismo político”. En el Estado Socialista que se quiere construir no están prohibidos los demás “partidos”; sean de la tendencia que sean; es mas en la propuesta están garantizadas todas las formas de organización siempre que se rijan por las leyes del Estado socialista, como antes los partidos socialistas tenían que regirse por las leyes del estado “capitalista” mas que “democrático”.

No se trata por tanto de ningún “pensamiento único”, lo cual es una “aberración”; se trata de CREAR una organización que reúna a todos los que quieren un ESTADO SOCIALISTA para lograr la fuerza por la UNION. “Cesen los partidos para que se consolide la UNION”, decía Bolívar. Eso no quiere decir que todo el mundo tiene que pensar igual y mucho menos que no haya derecho a organizarse en otros “partidos” con otros fines distintos. La Constitución y la Reforma NO LOS PROHIBE.

Hay “democracia capitalista” (representativa) y “democracia socialista” (participativa). Otro aspecto que hay que aclarar e “iluminar” es la concepción del PODER POPULAR. Nosotros queremos un PODER POPULAR VERDADERO; es decir, que el PUEBLO ORGANIZADO (y no una masa de gente) tenga “poder de decisión”; es decir, poder político, económico, social, cultural, ecológico. Aquí ciertamente puede haber una “trampa” que hay que evitar pues a través de la historia se ha manipulado éste concepto y “a nombre del PUEBLO” se han aprovechado muchos, tantos “socialistas como capitalistas democráticos”, que no les interesa que el pueblo MANDE sino que les obedezcan a ellos. La soberanía reside en el PUEBLO y nadie tiene que conferírsela pues nace de el mismo pues así DIOS se la confiere, el cual la ejerce, no solo por el sufragio sino por el ejercicio soberano en las organizaciones populares de base (consejos comunales); las cuales son formadas por TODO EL PUEBLO, con diferencias incluso ideológicas. Deseo informar a mis queridos hermanos Obispos que los “consejos comunales” no son organizaciones que las “maneja el Gobierno” como ellos piensan sino que las maneja el mismo PUEBLO EN LA BASE; sino pregúntenle a los “consejos comunales” en Caricuao, en el Marqués, en Chacao y en otros lugares del País. Los consejos comunales NO nacen del sufragio porque se forman espontánea y LIBREMENTE por vecinos que deciden organizarse. Pueden pertenecer o no a “partidos”, pueden ser simpatizantes o no del Gobierno. TODOS PUEDEN ORGANIZARSE Y PARTICIPAR. Es un derecho constitucional que nadie puede impedirlo. Por tanto, yo no veo porque ustedes dicen que se “vulnera” la libertad de asociación. Creo que eso no se compagina con la realidad. El Estado y las demás instituciones (incluyo la nuestra) deberíamos estar TODOS A SU SERVICIO.

Claro que una DEMOCRACIA SIN VALORES se convierte en una dictadura; como era antes con la “partidocracia” que teníamos de “quítate tú para ponerme yo” (a eso llamaban alternabilidad democrática). Ahora queremos una DEMOCRACIA PARA TODOS, donde empecemos de una vez a FORMAR EN VALORES. En ésta semana estuve en un LICEO MILITAR aquí en la parroquia, invitado por el nuevo Director a dar una MISA y en ella tuve la oportunidad de enseñar sobre el VALOR DE LA VERDAD Y LA HONESTIDAD según el EVANGELIO DE NUESTRO SEÑOR JESUSCRISTO y lo hice con plena LIBERTAD sin ningún límite y con beneplácito del ciudadano director. Yo creo que eso es lo que debemos hacer como IGLESIA; iluminar y no condenar; encender LUCES y no maldecir la oscuridad.

Yo siento que el SOCIALISMO que se quiere proponer en Venezuela es muy distinto al “socialismo” que ustedes condenan y que sería “inaceptable a la LUZ de nuestra DOCTRINA SOCIAL y EVANGELICA”. Yo creo que en vez de “restringir” la LIBERTAD Y LA PROPIEDAD, lo que se está tratando de hacer es extender y fortalecer esa LIBERTAD Y PROPIEDAD para todos y no solo para un “grupito privilegiado” de la sociedad: Verdadera LIBERTAD y no “libertinaje”; no confundamos los términos ya que la LIBERTAD A LA CUAL ESTAMOS LLAMADOS es a la LIBERTAD que nos hace SERVIDORES y no explotadores de los demás. No se trata de cualquier LIBERTAD; es la EVANGELICA la que necesitamos, ya que esa sí es un VALOR REAL; la otra es un “disfraz”.

Mis queridos hermanos Obispos; no tengan MIEDO, no estamos retrocediendo, estamos mas bien avanzando hacia el REINO DEFINITIVO de NUESTRO PADRE; aquí en la tierra como en el “cielo”: Hacia el “cielo nuevo y la tierra nueva… (Apoc.21, 1ss). En CRISTO JESUS a quien SERVIMOS:
________________________

Pbro. Pablo Urquiaga

Párroco en Caricuao

omarcano@mct.gob.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1688 veces.



Omar Marcano

Trabajador jubilado del MPPCTII, Militante del PSUV, Ingeniero Eléctrico (USB, 1976)

 marcanoomarj@gmail.com      @pueblopatriota

Visite el perfil de Omar Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas