Fedecámaras soy yo

Cinthya Machado Zuloaga acaba de llegar de la Isla de Margarita. Me invitó a tomar un café al Centro San Ignacio y allí está, con esa piel bronceada y esos labios tan sexualmente provocadores y esas piernas al aire y...

- Te cuento Roberto que la Conferencia Anual de Fedecámaras en Margarita fue un fraude, un verdadero fraude. Aquello daba pena, ningún apellido importante, ninguna empresa importante, yo no sé de dónde está saliendo esa gente, y te confieso que antes, cuando yo iba con mi papá a esas conferencias, amigo, aquello daba gusto, qué familias, qué apellidos, ahora, en cambio, eso se llenó de González, de Hernández, de Rodríguez, sólo faltó un Malaver allí para que aquello fuera de lo peor.

El mesonero llega con su botellita de agua Evian y un café negro para mí. El hombre mira a Cinthya con ganas de caerle encima, pero se contiene por respeto. Y Cinthya sigue diciendo.

- A los estudiantes les pagaron los pasajes por avión porque ellos no se montan en esas barcazas del finado Fucho Tovar, y es verdad, amigo, da pena montarse en eso, lo último que hizo Conferry fue el embarque del año por La Guaira, eso sí fue un embarque, allí todos juramos no volver más a subir a un ferry de esos, pero te decía, los estudiantes llegaron y se la pasaban en la piscina del hotel y después se fueron a la playa hasta que los choferes salieron a buscarlos porque tenían que decir unas palabras, y mejor hubiera sido que no hablaran porque de entrada comenzaron reconociendo a los empresarios como sus padres, y me dirás tú, de qué hablamos cuando hablamos de política, amigo, qué desilusión.

Se toma un sorbo de la botellita de agua y los hombres que pasan por allí la ven con ese cruce de piernas tan escandaloso que a ella no le queda más que bajar su pierna derecha y sentarse tranquilita para no andar alebrestando espíritus por allí. Y sigue hablando.

- Esta conferencia anual demostró una sola cosa, Fedecámaras soy yo, o mejor dicho, mi familia. Nosotros, Roberto, cuando estuvimos allí, le dimos presencia, carácter, elegancia, no eso que estamos viendo ahora, esa lástima de empresarios que no saben ni hablar, mira al presidente diciendo vamos a profundar en vez de profundizar, no, amigo estamos rosaleando al país, estamos hablando el lenguaje de los marginales y así no se tumba al presidente éste que tienes tú allí, o sea, al Chávez.

robertomalaver@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2547 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: