¿Nadie se daba cuenta de que Didalco es un traidor?

El estado Aragua, ha sido castigado con los peores gobernantes desde que se decretó que el Pueblo eligiera sus gobernadores, alcaldes y concejales. Para nadie es un secreto que Aragua es el Estado donde las Misiones Revolucionarias o no tienen apoyo o, sencillamente, NO EXISTEN. Tenemos el triste registro de no poseer grandes obras de infraestructura como las de vialidad, acueductos o metros como el Caracas, Valencia o Maracaibo. En 1989, nos ilusionamos inútilmente con la candidatura de Carlos Tablante y celebré su triunfo como el primero de un socialismo que quedó solo en quimeras. Renuncio a detallar todo lo que fue su "desgobierno" lleno de ineficiencia y de asuntos oscuros como el caso del homicidio de Lorena Márquez, hábilmente "tapado" por su "gestión". Desde entonces, hice la promesa de no volver a votar por anónimos candidatos a Gobernadores, Alcaldes o Concejales. Cuando, finalmente, Tablante fue desalojado de la Gobernación, entró otro personaje no menos funesto que procedía, como aquel, de la podredumbre que ya era el MAS cuyo desprestigio era muy notorio. Por eso, no fui a votar por quien representaba la continuidad de lo que sería conocido después como la detestable Cuarta República.

Didalco, como otros hombres que nos "malgobiernan" viene de la llamada "dirigencia estudiantil" de la cual han salido tantos ineptos, ladrones y entreguistas. Su paso por la Universidad Pedagógica no fue sino el de un "dirigente" que protagonizaba frecuentes desórdenes por cualquier motivo. Siendo ya Gobernador, olfateó por donde venían los cambios y, aprovechándose del "portaaviones Chávez" con otros individuos tan bajos y de dudoso pasado como él, formó esa cosa que se denominó PODEMOS. Sentí que se traicionaba el verdadero sentir de la Revolución Bolivariana cuando el Presidente, en un gesto imperdonable, le alzó la mano a esa gente para darle su "bendición". Entonces, las voces disidentes dentro de la Quinta República fueron acalladas bajo el pretexto de no "dañar al Proceso". Didalco hizo y deshizo y continuó el compradazgo con los empresarios tramposos, como Anwar Halabi, a quien, en un pasado, denunciaba. Se dió el "lujo" de traicionar y desobedecer abiertamente al Presidente y, aun así, siguieron levantándole la mano. Cuando me dijeron que debía votar por la línea "para no traicionar el proceso" me indigné: ¿Para ser revolucionario hay que votar por MALHECHORES?. ¿Es que acaso estoy jugando al 5 y 6, cuando voy a decidir el futuro de mi país?. Desgraciadamente, Didalco volvió a ganar...pero no será por mucho tiempo.

Como otros alcaldes y gobernadores, Didalco es fiel exponente del más aberrante "culto a la personalidad", un mal que debe ser erradicado para siempre de la Revolución Bolivariana. Se ordena exhibir su imagen hasta el cansancio solo por iniciar obras que está obligado a construir por mandato del Pueblo. Por todo ello, estoy dispuesto a ingresar en el movimiento de los verdaderos revolucionarios que esté dispuesto a llevar a referendum consultivo a estos personajes y aún más, demandarlos ante los tribunales porque lo que hacen debe ser sancionable como ejemplo para quienes pretendan hacer igual al ocupar la misma posición. Por eso no callo mi descontento y reafirmo, que por el bien de esta Revolución, todo funcionario traidor debe ser descubierto y desalojado con el poder del voto, además de enjuiciado, como ya ocurre en la misma Bolívia. Y eso que no hemos detallado a los alcaldes "bolivareros" como Humberto Prieto (Municipio Girardot) y Carlos Javier Velarde (Municipio Mario Briceño Iragorry) que con su vergonzoso "desempeño" como alcaldes, desprestigian como buenos "Quinta Columnas" al Proceso Bolivariano, poniéndolo en peligro. Y, antes de que se me olvide: si ya están diciendo que en el futuro Partido Socialista Unido se infiltra la derecha...entonces, HAY QUE DESALOJARLA A TIEMPO. Levantarle la mano a verdaderos aprovechadores solo servirá para poner en peligro los logros. No podemos darnos el lujo de regresar...

Presidente Chávez, tiene Ud. la palabra. Al no levantarle la mano, ni apoyar con su voz a los sinvergüenzas que se presentan con harta frecuencia en "La Hojilla", le hará el mejor servicio posible a nuestra Revolución.

¡No volverán!.

maplacom@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3541 veces.



Roberto Arenas


Visite el perfil de Roberto Arenas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Arenas

Roberto Arenas

Más artículos de este autor