Entre pendejos y pendencieros

En Venezuela, la palabra pendejo ha vivido dos momentos verdaderamente trascendentales. Uno con el pensador Arturo Uslar Pietri y el otro recientemente con Hugo Rafael Chávez Frías. En ambos casos la cobertura de la prensa fue inmensa y podría decirse que intencionada. Me acuerdo que cuando Don Arturo dijo esa palabra era como destapar lo prohibido, el prejuicio. Los artistas y cómicos de toda Venezuela recibieron licencia para expresar por todos los medios de comunicación lo que por mucho tiempo había sido tabú.

Recientemente el presidente Chávez utilizó esta palabra para endosársela al Secretario General de la OEA y esto causó un verdadero escándalo no solo nacional, sino también a nivel internacional. Los mismos canales que hace algunos años se destaparon por esta misma palabra dándole categoría de palabra divina, ahora la califican de palabra prohibida, satánica e irreverente. Todo por que ha sido pronunciada públicamente por Hugo Chávez Frías.

Decía el padre cantor Alí Primera que la peor grosería es esta misma sociedad, Estos fariseos que limpian el vaso por fuera, pero que por dentro lo dejan con toda su inmundicia, ahora se rasgan las vestiduras de la moralidad burguesa. Jesús llamó en una ocasión a este tipo de gente, Sepulcros blanqueados. Tienen una impecable apariencia externa y por dentro llevan toda su carga de pudrición e inmoralidad.

Cuando la gran prensa nacional e internacional pone su excesivo énfasis en cosas sin mucha importancia, solo para intentar perjudicar a Chávez, están demostrando que quien domina el discurso político en Venezuela es el presidente, por lo tanto es el ganador. Además se olvidan que así habla el pueblo de a pie, el que verdaderamente decide en las elecciones quien va para Miraflores o quien va para el cementerio del olvido. Se olvidan que aunque diga groserías, el pueblo tiene derecho.

La historia tradicional de Venezuela nos ha enseñado a disfrazar la realidad, en un intento de refinar con gestos de hipocresía la esencia misma de ser venezolanos y venezolanas. El grito de Vuelvan Carajo, fue convertido por obra y gracia de un puritanismo moralizante en un neutral, más elegante y Light Vuelvan cara. Las amantes y barraganas se convirtieron en secretarias privadas de la presidencia y posteriormente en esposas de segundo plato.

Un presidente borracho era doctor y los corruptos vinieron a ser nuevos ricos que oligarquicamente llevan el título de DON y DOÑAS. Los asesinos y hambreadores del pueblo son hoy héroes en un exilio dorado en Miami.

Los pendejos de pantalla, se llaman periodistas y moderadores en los diferentes medios de desinformación. Se presentan ante el país como cualquier guapetón cobarde, como aquellos que promueven impunemente la cultura del odio, la división y la muerte, con una licencia de uso del espectro radioeléctrico que pertenece a todos los habitantes de nuestro país.

Ellos y ellas muy refinados se han escandalizado por la pendejada que expresó el presidente en referencia a Insulza y se olvidan de la inmensa insolencia que cometió la triste e inexactamente llamada Coordinadora democrática, cuando organizó los golpes, petrolero y militar. Lo que es peor aun, organizaron, el asesinato de muchos venezolanos y venezolanas para justificar un golpe militar contra el gobierno revolucionario legitimo.

Que mayor grosería que la que cometen los dueños de supermercados, cuando en tiempos de elecciones presidenciales, que casi siempre es en navidad, promueven rumores de motines, guerras y saqueos, para inducir a través de los noticieros compras nerviosas y compulsivas para renovar toda la vieja mercancía de sus depósitos.

Que mayor insolencia que esconder los artículos de primera necesidad y venderlos con sobreprecio en el intento de presionar a un alza forzada de los precios de los mismos. Vender el producto acaparado a un precio mayor que el original es un grave delito contra el pueblo.

Que mayor grosería que aquellas programaciones que se esfuerzan todos los días en deformar la mente y el espíritu de nuestra juventud con programas de fuertes contenidos de violencia, sexo.

Nadie en los medios de desinformación e incomunicación internacional y local, dice nada de la insolencia y morbosidad de un gobierno como el norteamericano, que desatiente las recomendaciones de parar la guerra en Irak e intenta seguir matando a toda la población iraquí y sacrificar a la juventud norteamericana por la ambición de empresarios petroleros.

Nadie dijo nada del sadismo como Israel, apoyado y apertrechado por el gobierno de Mr. Bush, bombardeó aldeas, escuelas, hospitales y refugios en Palestina y en el Líbano, matando injustamente niños niñas, jóvenes y ancianos.

Todos son unos pendejos, no se dan cuenta que su programación mediocre y agresiva contra el presidente Chávez y contra la revolución bolivariana, lo que hace es hundirlos más en el desprecio de un pueblo que despertó para conquistar su futuro.

Son tan pendejos que siguen rebuznando mentiras en las pantallas y por la radio. Se engañan a si mismos cuando una y otra vez se repiten la falsedad que Venezuela está mal, que la economía va mal y que aquí existe un régimen dictatorial. Ellos y ellas se inventaron esas mentiras y al ver que el pueblo, la mayoría, no se las cree, entonces se la van creyendo ellos mismos.

Pendejos disociados y desadaptados que se han construido un mundo de mentiras y engaño, se han arropado con su propia falsedad. Se han convertido en Ciegos guías de ciegos, cayeron en su propia trampa.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3715 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor