Amnistía con amnesia

Ahora los sectores opositores se reconocen minoría, pero apelan a ese término en la acepción de minoría en su "sentido balcánico", como si ellos (y eso si que lo pretenden), formaran parte de un grupete étnico exclusivo, que ocupa el territorio del este de la ciudades capitales de Venezuela; así, como si habláramos de las minorías croatas de la Bosnia musulmana.

Su condición minoritaria no abarca el sentido electoral, en ese caso son mayoría; étnicamente puros y poquitos - electoralmente muchos y engañados.- Son insondables los caminos del alma escuálida... De este modo tenemos que son un grupo inmenso, reducido a pocos; aislados en sus guetos y víctimas de la represión del rrrégimen.

En su más reciente historia, unos de sus luchadores colocaron bombas e intentaron derrocar al gobierno extraño que los oprimía; marchas, sabotaje económico - los más aguerridos impidieron que el gobierno de la minoría virtual chavista enviara petróleo al extranjero, avanzaron en avalancha hasta el palacio del jefe del rrrégimen para derrocarle y por fin traerles la civilización ¡Hip Hip Hurra!

Finalmente derrotados piden amnistía - la extinción de la responsabilidad penal, en un acto en el que los individuos que habían sido declarados culpables de un delito pasan a ser inocentes por desaparición de la figura delictiva. ¿Y al pedir amnistía, no aceptan acaso su delito?

A la actual "exigencia categórica" del perdón, la oposición pide también diálogo, es lo que espera del sector "oficialista"; porque sencillamente el pueblo debe actuar como le han enseñado – obedecer.

En el campo opositor - en el territorio capitalista - la revolución bolivariana no ha ocurrido, allí si se mencionan los cambios que han tenido lugar en nuestro país, es sólo para negarlos; niegan - el sector social, que avanza de manera galopante y que en su momento transformará de manera más determinante, el perfil económico del país y como consecuencia los demás órdenes de la vida.

No pensamos en el diálogo, creemos que esa "etnia opositora" será objeto de un largo proceso de reinserción dentro de una nueva realidad que lo envuelve todo y que indefectiblemente llegará a los centros comerciales, donde ellos desarrollan gran parte de su vida social; alguna vez comprarán pantalones confeccionados por cooperativas, utensilios, computadoras, teléfonos celulares nacionales y así, poco a poco, se derrumbarán los prejuicios que los paralizan y les llenan de odio. Ya los veremos, es sólo cosa de tiempo.
Por lo demás eso de amnistía no va con un pueblo que decidió no olvidar, nunca jamás olvidar, porque es larga la cuenta de muertos y agravios que ha tenido que sufrir para poder llegar hasta donde está ahora y para seguir adelante, más allá, hasta donde no hay fronteras para alcanzar un mundo mejor. Amnistía es amnesia y tenemos por ley: Prohibido Olvidar.

elmacaurelio@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2595 veces.



Marco Aurelio Rodríguez García

Periodista, Politólogo, poeta, escritor, humorista y ensayista. Columnista en varios medios, digitales e impresos.

 elmacaurelio@yahoo.es

Visite el perfil de Marco Aurelio Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a28948.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO