Guaidó está preparando una marcha sin retorno para el 1 de enero

Da que pensar la tenacidad de Juan Guaidó para estar convocando a concentraciones que luego resultan en cuatro o cinco pelagatos, lo que ha captado la atención de políticos, científicos de las ciencias sociales y hasta psicólogos, interesados en el talento o en el inusual empeño que este hombre pone en fracasar con sus recurrentes marchas sin retorno hasta el cese de la usurpación.

Igualmente se han mostrado interesados los mumerólogos de mi parroquia, quienes se han estado reuniendo y cavilando sobre tan peculiar acontecer. Según los mismos las marchas sin retorno y hasta que cese la usurpación convocadas por Juan Guaidó, siguen un patrón que apunta a terminar de arruinarnos la temporada decembrina, mas allá de la política económica del Gobierno que nos ha arruinado la vida con su dolarización de todo menos del salario. Y no sería extraño que así fuera ya que el propio Guaidó amenazó en días pasados impedirle las navidades al régimen porque los venezolanos tampoco las tendríamos. Fue algo mas o menos así: «si los venezolanos no tendremos navidades, entonces no permitiremos que el régimen las tenga». Puede ser que ese ofuscado marchista esté pensando en crear disturbios en navidad para arruinarle a Maduro y a Cilia el disfrute de los perniles que seguramente tendrán listos en sus bien repletas neveras para las cenas de 24, 25, 31, 1 de enero y día de reyes. No les deseo una indigestión.

El asunto de las marchas, dicen mis amigos de esta ciencia oculta, es que del estudio de la sucesión de fechas de las mismas han creído descubrir una especie de ley que permite predecir cuando el empecinado presidente interino va a convocar a otra marcha sin retorno para que Maduro se vaya. Esto viene a confirmar las intuiciones de algunos opinadores que habían sugerido que el autoproclamado había querido decir algo con sustancia cuando contestó a aquella periodista la pregunta: ¿Y después del 16 que viene? Como se sabe Juancho respondió que ‟el 17, el 18,… ". Algunos de sus seguidores, que todavía los tiene aunque usted no lo crea, juzgaron como brillante y muy intelectual la respuesta, mientras que varios jodedores rojos rojitos llegaron al extremismo de asegurar que este hombre ni siquiera sabía contar, conjetura que no tuvo mucha aceptación ya que se sabe públicamente que el hombre puede contar fácilmente hasta 52 millones.

La sucesión de fechas recientes que ha ocupado la atención de estos esotéricos de las ciencias ocultas ha sido: 16, 18, 21, 25, y que han cruzado con la alineación de los astros y la posición de Mercurio retrógrado. Prontamente publicarán un informe completo por las redes donde explican la metodología científica que aplicaron y que contiene muchas otras informaciones que usaron para obtener el modelo que permite predecir la ocurrencia de las siguientes marchas fracasadas con bastante exactitud. El modelo en cuestión dice que el tenaz autoproclamado nos tiene preparada una marcha para la noche buena del 24, otra para el 25, y otra mas comenzando el año nuevo, el 1 de enero de 2020… ¡Ave María Purísima!

Con todo el respeto a mis amigos numerólogos les sugiero que revisen ese modelo y le hagan los ajustes pertinentes. Yo en lo particular creo que ese hombre se va a pasar sus navidades en el norte donde se echará palo del bueno y, quien sabe, una peladita de nalgas adicional para agradar a sus jefes de por allá y a ver cómo lo salvan de la extinción con la prometida ocupación militar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2903 veces.



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Licenciado en Educación, mención Matemática y Física, Universidad del Zulia.

 oscar.fmyor@gmail.com

Visite el perfil de Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Más artículos de este autor