Una reflexión...

Hoy amaneció una Nueva Venezuela. Por una parte, el Presidente con un
discurso “incluyente”, con líneas maestras que apuntan a una lucha frontal
contra la corrupción, el burocratismo y la inseguridad, haciendo un llamado
a profundizar el proceso en todas sus vertientes, y por la otra, y quizás la
mas importante, un candidato que reconoce su derrota y anuncia una
proyección a futuro de su accionar político. Mas aún, todos observamos cómo,
cuando uno de los tantos dirigentes de la oposición, de esos que sufre de
infofremia, pretendió dar un discurso para generar violencia, la propia
Globovisión lo sacó del aire.

Debemos reconocer que desde las elecciones de Diciembre de 1.998, no ocurría
algo similar. Todas las situaciones de alta conflictividad política de estos
ocho años (Paros Empresariales, Golpes de Estado, Paro Petrolero, Guarimbas,
Revocatorio, y todos los Procesos Electorales), habían sido manipulados por
la oposición para hacernos creer que el árbitro estaba vendido, que los
procedimientos estaban trucados, y en consecuencia los resultados tampoco
eran confiables. Unido a esto, unos medios que no entendían que la política
es algo mas profundo que un Reality Show.
Todo esto condujo a esa pandemia que sufrió la Oposición, que le impedía
reconocer que efectivamente, y por ahora, no tenía la mayoría. Esto es lo
que explica ese porcentaje histórico de votos oposicionistas que se asemeja
al del 98, al del 2000 y al del 2002.

Digo que amaneció una Nueva Venezuela, porque creo que en cierto modo, una
oposición responsable puede asumir una buena carga de Contraloría Social. De
ahora en adelante, el Chavismo sabrá que allí estará una Oposición que
tratará de capitalizar los puntos débiles de este proceso. Ya no funcionará
tan fácilmente el “dedazo” para seleccionar Asambleístas, Gobernadores,
Alcaldes, y pare usted de contar. Ya será necesario que el chavismo escoja a
verdaderos líderes con credenciales de honestidad, capacidad y eficiencia,
pues de lo contrario una oposición les podrá ocupar los espacios que tienen.
Obviamente, asumo en mi sueño, que los medios que durante estos ocho años
han pretendido maximizar las peores miserias humanas, regresarán a su
verdadero fin que les asigna el periodismo. Programas como los “Aló
Ciudadano” hasta “La Hojilla”, tendrán el necesario equilibrio y veremos
mayor pluralidad y mayor equilibrio.

Lo ocurrido el domingo 3 de diciembre, es verdaderamente histórico, y a su
vez lo asumo como un punto de quiebre que nos beneficiará a todos. Ojalá que
la oposición haya podido leerlo en toda su dimensión. Eso es absolutamente
indispensable, para que el proceso de inclusión que propicia nuestro
Presidente, tenga una efectiva viabilidad, y para que nuestra democracia,
incluyente, participativa y protagónica sea un ejemplo para el mundo.

Ya el Presidente marcó su agenda. Ahora falta que la oposición marque la
suya, y ojalá que comience por desmarcarse del albañal donde han permanecido
los que condujeron a Venezuela a la postración y exclusión en que la
encontramos en Diciembre del 98. Que entienda la profundidad democrática de
este proceso revolucionario que es sin duda, un ejemplo para nuestro
continente y el mundo. Se que es difícil este sueño, porque el pobre Rosales
debería comenzar por renunciar a la Gobernación, y asumir una posición
ideológica que conduciría a la desbandada de la variopinta oposición que lo
acompañó. Ojalá que "adios" a Bandera Roja, Un Solo Pueblo, AD, COPEY, Etc.
etc.

ggoldingl@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1320 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter