El golpe de Estado en flux desde otra mirada (quizás apresurada)

Me apresuro a lanzar una mirada a la acción golpista realizada por Juan Guaido con un grupo de efectivos militares y policiales en las inmediaciones del Distribuidor Altamira, municipio Chacao, necesaria y urgente debido a los posibles objetivos no declarados de sus perpetradores, a los que pudiéramos contribuir sin saberlo desde el campo patriótico.

Este curioso Golpe, encabezado por Guaidó en traje de gala (flux) tuvo a la vez la virtud de tomar por sorpresa a los organismos de seguridad y defensa, así como la desvirtud de hacerlo a kilómetros de distancia del palacio de Miraflores, y de manera escandalosamente mediática, mostrando a las claras que la toma del poder no estaba realmente entre los objetivos de la comentada acción.

Siendo así, hay que preguntarse por los objetivos reales y en función de ello mantener activas nuestras alertas para que nuestra reacción no contribuya a los resultados esperados por los golpistas.

A mi modo de ver y a la luz de la experiencia reciente sobre esta materia, son apreciables, entre otros, cuatro objetivos.

El primero de ellos sería el de envalentonar a los simpatizantes y militantes de la oposición de cara a la movilización de calle a la que están convocando para mañana 1ro de mayo, tal como lo hicieron con apreciable éxito antes del 23 de enero con aquel intento de levantamiento militar usando activos del componente Guardia Nacional; este objetivo, a juzgar por el brote de algunos focos de manifestaciones en varias ciudades del país en lo que va de día, parece estarse logrando, aunque tendremos que esperar hasta mañana para confirmar la efectividad de la acción a este respecto. Del mismo modo es de suponer que el plato fuerte de este nuevo intento golpista esté previsto para mañana, día de las trabajadoras y los trabajadores.

Un Segundo objetivo es provocar el casus belli, es decir la justificación para la intervención gringa en nuestra patria, de ahí la subida de la apuesta por parte de Guaidó, quien ya acostumbrado a declarar en un tenor similar al de hoy sin que ello produzca ningún efecto real sobre la situación política nacional, esta vez organizó la evasión de Leopoldo de su reclusión domiciliaria para hacerlo figurar a su lado durante la aparición ante los medios, de manera que la actitud de reto al Estado coloque al gobierno en una posición que le fuerce a encarcelar a Guaidó, con el propósito de presentarlo ante el mundo como un presidente secuestrado, preso de un régimen usurpador, que merece ser rescatado, con lo que se serviría la entrada en escena de las fuerzas militares norteamericanas como ejecutoras de dicho rescate.

Este objetivo depende de nosotros y por más que nos hierva la sangre debemos tener claro que solo el gobierno tiene la información de análisis suficiente para saber el momento indicado en el que eso deba ocurrir. Es decir que el apresamiento de Guaidó debe realizarse en las condiciones y momento que fije el Gobierno y no cuando lo determinen los gringos, ya que de esa forma servirá a sus planes y no a nuestro interés.

Un tercer objetivo, es la propia evasión de Leopoldo López, quien libre y fuera del país se convertiría en otro de los agentes internacionales contra la revolución y en sujeto presidenciable cuando ya el desechable Guaidó no resulte mas de utilidad para los gringos. Si la evasión de López se consuma con su salida del país, este objetivo habría sido alcanzado por los golpistas, con el valor añadido de dejar en ridículo al Estado.

Y un cuarto pero no menos importante objetivo de este amague golpista de es el de paralizar o posponer acciones pre-anunciadas por el Gobierno. Al respecto recordemos que días previos al golpe eléctrico el presidente había preanunciado decisiones gubernamentales en materia económica y de tren de gobierno, las cuales producto de la agresión eléctrica fueron aplazadas y nuevamente pre-anunciadas para el 1ro de mayo. Entonces, si como resultado del intento golpista de hoy el gobierno se abstuviera de poner en práctica decisiones urgentes y necesarias ya definidas, este objetivo también habría sido alcanzado, con lo cual estaríamos ante una efectividad de 3 de 4, y como tal ante una acción exitosa de la antipatria, tanto más peligrosa cuanto aparece ante la opinión pública como una derrota.

fedemarxg@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1042 veces.



Luis Fedemarx Gamboa


Visite el perfil de Luis Fedemarx Gamboa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: