La contradicción de Rosales

En elecciones presidenciales de décadas pasadas no faltaban candidatos de lamentable nivel intelectual. Patéticos fueron CAP y Lusinchi, cuyo discurso deslucía frente a candidatos como, Luis Beltrán Prieto, Arturo Uslar, José Vicente Rangel y otros de reconocida jerarquía intelectual. Candidatos como Rosales o Rausseo es el colmo. La oposición, en su decadencia, no tiene porque echarle esa vaina al país. En la oposición hay personalidades de reconocido nivel intelectual. Tanta vacuidad de los candidatos de la derecha oposicionista es insólita en un evento de tal naturaleza. Adquiere vigencia el dicho, “la oposición tiene el candidato que se merece”; “de tal oposición tal astilla”; “por sus candidatos los conoceréis “

Pero no es éste el tema de hoy, sino, la “originalidad” de Rosales y su “programa de gobierno”, que consiste en mantener los planes de Chávez, pero, “mejorados”. Para promover dicho plan, no necesita de caminatas maratónicas ni discursos insulsos. Le basta con enchinchorrarse. Dejar que Chávez –que tiene buena labia- le diga al país cuál ha sido su obra de gobierno, y entonces Rosales sale el 3 de diciembre y recoge los votos. Rosales tiene razón, “mejorar” lo que Chávez ha hecho es un excelente programa de gobierno. Como buen “gocho”, Rosales no es tonto. Parece es nativo de Tabay, porque según dice todo “estabay” cuando llegó Chávez (autopistas, puentes, ferrocarriles, metros, Mercal, Barrio Adentro). Chávez en 7 años no ha hecho nada, todo “estabay”.

Pero Rosales tiene una contradicción que no consigo descifrar: ¿Cómo financiar los planes “mejorados” de Chávez? Para ejecutarlos, Chávez ha mantenido una política agresiva en la defensa de los precios del petróleo que subieron de 7 a 60 dólares el barril y para ello estrechó vínculos y alianzas con los países de la OPEP; despidió la meritocracia de Pdvsa; reformó la Ley de Hidrocarburos; aumentó impuestos y regalías a las transnacionales que explotan el petróleo.

Si Rosales va a restituir en los cargos a la “meritocracia” de Pedevesa; si estos señores –como ya lo han anunciado- van a retirar a Venezuela de la OPEP; si van a romper relaciones con Cuba; si van a elevar la producción para que caigan los precios no a 7 dólares, sino, a 5 o 3 dólares por barril, y así cosechar la gratitud de los países imperialistas ¿Con qué va a financiar la “negra”; y el programa “mejorado”de Chávez; y los veinte mil médicos cubanos de Barrio Adentro; y las demás misiones? ¡He ahí el dilema que no logro dilucidar!

El programa de Rosales presenta un escollo insalvable ¡Cómo financiarlo! Este paìs vive del chorro de divisas del petróleo cuyos ingresos al fisco y distribución al pueblo, hasta ahora Chávez ha sido garantía; y como soy desempleado, sin jubilación ni cestatiket, es más posible que por ese tubo del gobierno de Chávez, algo me llegue del chorrito petrolero. ¡Señor Rosales! con vuestro programa de gobierno, “habéis demostrado, no, que sois la oposición, sino, que vos queréis ser chavista asimilado” .


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3080 veces.



León Moraria

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor