El colmo del cinismo

La crisis política, Económica, social, de salud y laboral, que hoy afecta a la población Venezolana, es altamente preocupante, aún, los que desde distintos portales y medios de comunicación radiales y escritos predecíamos lo que podía venir, nunca nos imaginamos que la crisis llegaría a tal magnitud, hasta el punto de perderse vidas, por la falta de medicinas y alimentos. Recuerdo, como desde las esferas gubernamentales, se expresaba molestia por los escritos publicados, cuya única intensión, era la de alertar sobre lo que se estaba ejecutando en el orden económico, para quebrar a la población, y así poder sacar al chavismo del gobierno, lo que se había intentado, con el paro petrolero, el golpe de estado, los eventos de la plaza Altamira, las guarimbas y otros. No cabe duda, que a la oposición, la estrategia política para quebrar la economía del País, ha sido la que le ha dado mejores resultados, logrando ganar la mayoría en la Asamblea Nacional, en el año 2015; a mi juicio, no alcanzando mejores beneficios en el ámbito ´político, por sus propios problemas internos. Es importante acotar, que cuando nos referimos a la estrategia política para afectar la economía del País, estamos haciendo referencia a Dólar Todei, cuya página web, hoy en día ignoran los actores políticos de oposición en las entrevistas radiales, escritas y televisivas, cuando en los años 2012, 2013, 2014 y 2015, era noticia diaria, en espacios informativos y de opinión, así como en entrevistas, realizadas a voceros de la oposición Venezolana. Recuerdo, como los comerciantes, sobre todo los mayoristas, permanecían conectados a esta página web, a los fines de consultarla, cada vez que un cliente llegaba a adquirir la mercancía, aumentando el costo de la misma, a medida que subía el dólar con relación al bolívar en esta página, fijada a capricho por los administradores del portal, sin tomar en cuenta, aspecto económico alguno, que justificara este aumento progresivo. Así se inició este descalabro económico que hoy vivimos y que afecta a toda la población, provocando la emigración de miles de compatriotas, desarticulando muchas familias venezolanas, cuyos resultados negativos los iremos observando paulatinamente y que afectarán a la sociedad, pero este será un tema de otro artículo. Mientras dólar todei cumplía su objetivo, muchos empresarios se unían a esta guerra económica, impulsando la escasés de productos esenciales, alegando entre otras razones, que no se les otorgaban los dólares para producir, cosa que en estudios publicados, especialmente los de Pascualina Curcio ha quedado demostrado que tal matriz de opinión, era falsa, ya que incluso, algunos sectores económicos empresariales, recibieron mayor cantidad de dólares, desviando al parecer, un volumen importante de los mismos, al mercado paralelo, según revelan las investigaciones que a tal efecto realiza el Actual Fiscal General de la República, a los fines de multiplicar de manera grosera sus ganancias y dejando al país, sin la materia prima necesaria. La escasés se acentuaba, la simplificación de la producción también se ponía en práctica, muchos funcionarios civiles y militares, se corrompían, surgieron de los barrios los llamados bachaqueros, quienes por el entramado de la corrupción representada entre otros por comerciantes y funcionarios civiles y militares, tenían acceso a los productos, que adquirían a un precio y lo vendían tres o cuatro veces por encima de su valor real. Mientras tanto, los ciudadanos padecíamos , ante la actitud indiferente de autoridades gubernamentales: Nacionales, regionales y locales, pasando largas horas en cola bajo la inclemencia del sol y del agua, para tratar de adquirir un producto, alimenticio o de aseo personal, soportando además del rigor de la naturaleza, los maltratos de los funcionarios y de los bachaqueros, quienes de manera verbal y hasta física, arremetían sobre todo, en contra de adultos mayores y personas con discapacidad, tal como ha sido denunciado en forma permanente, conducta que aún hoy en día se observa, quizás con menor frecuencia, pero no porque los funcionarios hayan tomado consciencia, sino porque la escasés de alimentos y medicinas se ha acentuado en los comercios, pero no en el mercado informal, liderizado por los llamados bachaqueros, quienes en conjunto con los comerciantes formales, aumentan a diario los precios de los bienes y servicios, ocasionando la bestial hiperinflación que hoy vivimos, sin explicación lógica alguna, percibiendo la población, tal como se escucha en la calle, que la causa fundamental no es otra, que la lucha política por el poder. Y así se fue construyendo esta crisis que hoy vivimos, que se acentuó con la corrupción e indiferencia de muchos entes gubernamentales, promoviendo entre otras actividades delictivas, el contrabando de extracción sobre todo de alimentos Medicinas y gasolina, robo del efectivo bajo la complicidad del gobierno Colombiano, algunos Banqueros y funcionarios civiles y militares, la disminución de los precios petroleros y a la cual se siguen sumando ingredientes, para hacerla cada vez más devastadora, sin importar, que por esta causa, mueran ciudadanos, ya sea por falta de comida o medicinas. Entre estos ingredientes externos que se suman a los ya mencionados, están las gestiones realizadas por voceros de la oposición ante gobiernos extranjeros y grupos financieros, a cuya cabeza se ha colocado el señor Julio Borges, pidiendo sanciones y más sanciones para funcionarios del gobierno, responsables de tramitar la importación de los requerimientos, que necesita el País, para la producción de alimentos, medicinas, y otros bienes y servicios necesarios, para satisfacer las necesidades de la población, ocasionando, un fuerte bloqueo financiero internacional, que le impide al país, importar con regularidad, materias primas e insumos, para la fabricación de alimentos y medicinas, así como repuestos, baterías, cauchos, entre otros bienes y servicios, necesarios para su funcionamiento ordinario. Como si todo esto fuera poco, ahora tenemos la amenaza de invasión por parte del Gobierno de los Estados Unidos, en complicidad con gobiernos Latinoamericanos, a cuyos ciudadanos le dimos cobijo en nuestro País, cuando lo necesitaron, además de ser liberados del yugo español, por el Ejército Venezolano, encabezado por Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, entre otros. Por otra parte, los medios de comunicación también cumplen su rol, expresando a diario y a toda hora, que es el gobierno y en especial el Presidente Nicolás Maduro, el único responsable de esta crisis, por su desacertada política económica, colocándole cuanto remoquete se les ocurre y acusándole de dictador, narcotraficante, lo que repican medios internacionales preparando así el coctelito que justifique cualquier acción bélica, que la mayor potencia militar del mundo, decida desarrollar en nuestro país, tal como pasó en Livia, Siria, Irac, Afganistán entre otros países. Si bien se puede criticar como en oportunidades hasta nosotros mismos lo hemos hecho, algunas políticas económicas gubernamentales, pensamos, que dichos errores en este orden, aun no siendo corregidos, los mismos no nos hubiesen llevado a esta grave crisis que hoy vivimos, al menos en la magnitud que se ha presentado. Lo que si creemos, es que si se hubiese atacado esta problemática a tiempo, con medidas contundentes, pues estábamos y estamos ante una guerra total, quizás no hubiésemos llegado a estos extremos. Estamos convencidos, que si diputados nacionales y regionales, gobernadores, alcaldes y Concejales, así como los funcionarios civiles y militares, todos como una estructura monolítica, acompañados del poder popular, organizado en los Consejos Comunales, asumiendo cada uno su rol, hubiesen ejecutado las leyes existentes y las órdenes presidenciales para atacar este flagelo, indudablemente, no estuviésemos sufriendo los rigores de esta guerra económica impulsada por motivos de carácter político. Sería mezquino no reconocer, el esfuerzo que hace el Presidente por mitigar la crisis, pero el mal ocasionado es tan grande, que aún las medidas implementadas, no surten el efecto esperado, pues la corrupción, las mafias bachaqueriles de productos y hasta de efectivo, presente en la estructura de gobierno y en el sector financiero, así como dentro de las comunidades, no permite superar esta grave crisis, menos aún, con empresarios y comerciantes que a diario atacan al pueblo, con aumentos desmedidos de precios y escasés de productos alimenticios, de aseo personal y medicamentos entre otros, ello pese a la apertura al diálogo con los sectores económicos que realiza el ciudadano Presidente, evidenciado en múltiples reuniones con los distintos sectores, llegando incluso a firmar acuerdos, que posteriormente se incumplen por la parte empresarial, como por ejemplo, el acuerdo de los 50 bienes y servicios que según iba a recibir la población a un precio justo, experimentando inmediatamente, la desaparición de los mismos y el posterior aumento desmedido y permanente que aun observamos, llegando a niveles de no poder ser adquiridos por la clase trabajadora, ya que no hay salario, que aguante esta hiperinflación inducida., Sino estamos claros, que al punto que ha llegado esta crisis solo unidos pueblo organizado y gobierno podremos superarla, independientemente de su posición política, pues todos estamos siendo afectados por igual, será imposible salir de esto, aun cuando se tengan las mejores intenciones. Ya no se trata solo de un problema gobierno y oposición, se trata de un problema de todos, donde cada uno debe asumir con responsabilidad y consciencia patria, el rol que le corresponde, pues está en juego la vida de nuestros niños, de nuestros adultos mayores y de toda la población, que hoy padece, por la especulación desmedida y la escasés de alimentos y medicinas. No será la invasión Norteamericana la que nos sacará de esto, pues la misma solo traerá muerte y destrucción, así como una deuda gigantesca, ya que como es costumbre, los pueblos invadidos, deben luego pagar las bombas y todo el arsenal militar que lo destruyó, entregando al gobierno invasor, las riquezas naturales que posee el País. Dios con su poder omnipotente, la justicia del hombre y la historia, juzgarán por igual a los que con sus acciones condujeron a la destrucción del país, dándole a cada quien lo que le corresponde como castigo, por perjudicar de manera inmisericorde a este noble pueblo, que en su momento, le dio cobijo y le abrió sus brazos, a quienes lo necesitaron por estar padeciendo dificultades en sus países de origen.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1253 veces.



Denis Rivero

Secretario General del PPT, Carabobo


Visite el perfil de Denis Rivero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Denis Rivero

Denis Rivero

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a259761.htmlCd0NV CAC = Y co = US