Los cobardes mueren en el baño

Ya es costumbre ver como los "guerreros de la luz", los "valientes comandantes", los "salida o muerte", los amos de las calles, los bendecidos por un cura, los "con Maduro nada, sin Maduro todo", Los pelucones, los lechuguinos, los hijos de mamá y papa, huyen como unos cobardes de mala monta. Unos por los caminos verdes. Otros por el mar. Y los demás se meten en una embajada, sudorosos y orinándose en los pantalones del miedo, tras la persecución de los esbirros de la dictadura. Así actúan esta camada de "dirigentes" que un día decidieron meterse a políticos para darle rienda sueltas a sus bajos instintos como seres humanos pertenecientes a una categoría extraña, que no existe en los manuales que estudian a los hombres que les falta bolas para enfrentar sus responsabilidades y dar la cara por las torpezas que han cometido en su afán de elevar sus apetencias hasta la cúspide del poder. Son los "guerreros de causas perdidas". Son los bocazas que se crecen ante una cámara de televisión y ante la mirada complaciente de reporteros extranjeros acostumbrados al disfrute de ver como las balas matan a hombres, mujeres y niños, ante sus ojos saltones y una cámara que pide a gritos más sangre, más muerte y más barbarie para ellos llevar al mundo el falso positivo de que Venezuela es un Estado forajido, sin control y en manos de un sangriento dictador. ¡Carajo eso no se los cree ni la hermanita menor!

Estos "dirigentes" payasos y tragicómicos son la especie de seres que quieren gobernarnos. ¿Quién le cree un ápice a Fredy Guevara? Bocón, piromaniático, correlón, acostumbrado a tirar piedras y a esconder la mano. ¿Quién le cree a un Julio Borges? Quien sin la menor pizca de honor se arrastran a los pies de los enemigos de la patria para pedir sanciones, intervención e invasión a la tierra donde él dice que nació. ¿Quién le cree una cosita así, como así, a Henry Ramos Allup? Quien hoy dice que participaran en cuantas elecciones haya por delante, y el siguiente día afirma que no irán a las elecciones municipales por no haber condiciones, pero señala que se preparan para ir a las presidenciales. ¡Qué falta de palabra la de este genuino representante de la IV. El resto de los "dirigentes" de la desintegrada MUD no merecen ser nombrados, ya que son peores que estos paquidermos (con el perdón de los elefantes). En síntesis, estamos ante hombres que se asumen como dirigentes políticos, pero que obran como unos verdaderos mercachifles de la política que pretender llegar al poder para entregar las riquezas del país al mejor postor. O dicho con más exactitud: para entregárselas al amo, señor Donad Trump. Por eso dicen que los cobardes mueren en el baño…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1769 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a254945.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO